EL DIÁ­LO­GO SO­CIAL, UN VA­LOR AÑA­DI­DO PARA LA ECO­NO­MÍA

Metales & Metalurgia - - TRIBUNA - Por: Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Or­ga­ni­za­cio­nes Em­pre­sa­ria­les del Me­tal (Con­fe­me­tal)

La con­cer­ta­ción so­cial en Es­pa­ña ha si­do, con sus al­ti­ba­jos y mo­men­tos de cri­sis, una ca­rac­te­rís­ti­ca cen­tral de nues­tro pro­ce­so de de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial des­de la res­tau­ra­ción de la de­mo­cra­cia. Sus logros son in­men­sos, y más en un país co­mo el nues­tro, don­de en el úl­ti­mo si­glo la au­sen­cia de con­sen­so tra­jo tan­tos ma­les y tan­ta con­fron­ta­ción. El Con­se­jo Eco­nó­mi­co y So­cial (CES), que ahora cum­ple 25 años de exis­ten­cia, es el ór­gano cons­ti­tu­cio­nal crea­do para dar cum­pli­mien­to y cau­ce a di­cho va­lor: el diá­lo­go y el con­sen­so en­tre los agen­tes eco­nó­mi­cos y so­cia­les. El diá­lo­go so­cial cons­ti­tu­ye un ele­men­to fun­da­men­tal y cons­ti­tu­ti­vo del modelo so­cial eu­ro­peo. Se tra­ta de un ob­je­ti­vo común, tan­to de la UE co­mo de sus Es­ta­do miem­bro, y tan­to sea es­te de ca­rác­ter bi­par­ti­to (en­tre or­ga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les y em­pre­sa­ria­les re­pre­sen­ta­ti­vas), co­mo tri­par­ti­to (con im­pli­ca­ción de los go­bier­nos de los es­ta­dos y afec­ta­ción a las po­lí­ti­cas pú­bli­cas), al su­po­ner un ni­vel especialme­nte cua­li­fi­ca­do de con­cre­ción de la de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va, y una he­rra­mien­ta de pri­mer or­den para la bue­na go­ber­nan­za en las so­cie­da­des com­ple­jas co­mo la nues­tra. El CES pre­vis­to en el art. 131.1 de la Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la, y crea­do por Ley 21/1991 si­guien­do las pau­tas eu­ro­peas, es la ins­ti­tu­ción que exal­ta y con­si­de­ra co­mo im­pres­cin­di­ble el diá­lo­go co­mo bús­que­da de pun­tos de en­cuen­tro, de to­le­ran­cia an­te las le­gi­ti­mas dis­cre­pan­cias en­tre los in­ter­lo­cu­to­res, co­mo ins­tru­men­to para el de­sa­rro­llo so­cial, y la cons­truc­ción de una so­cie­dad más jus­ta, más par­ti­ci­pa­ti­va y más abier­ta. El CES, en el que están las or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les y sin­di­ca­les, el sec­tor agra­rio, el ma­rí­ti­mo, el pes­que­ro; los con­su­mi­do­res y usua­rios y los re­pre­sen­tan­tes del sec­tor de la eco­no­mia so­cial, se con­fi­gu­ra co­mo un al­to ór­gano con­sul­ti­vo, el más im­por­tan­te, del Go­bierno en ma­te­ria eco­nó­mi­ca y so­cio­la­bo­ral. Las fun­cio­nes del Con­se­jo Eco­nó­mi­co y So­cial son cla­ras al res­pec­to. En con­cre­to se de­di­ca a: ➧ Emi­tir dic­ta­men, con ca­rác­ter pre­cep­ti­vo, so­bre los An­te­pro­yec­tos de Le­yes del Es­ta­do y Pro­yec­tos de Reales De­cre­tos Le­gis­la­ti­vos que re­gu­lan ma­te­rias so­cioe­co­nó­mi­cas y la­bo­ra­les y so­bre los Pro­yec­tos de Reales De­cre­tos que se con­si­de­re por el Go­bierno que tie­nen una es­pe­cial tras­cen­den­cia en la re­gu­la­ción de las ma­te­rias in­di­ca­das. ➧ Emi­tir dic­ta­men, tam­bién con ca­rác­ter pre­cep­ti­vo, so­bre An­te­pro­yec­tos de Le­yes o Pro­yec­tos de dis­po­si­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas que afec­ten a la or­ga­ni­za­ción, com­pe­ten­cias o fun­cio­na­mien­to del Con­se­jo; so­bre la se­pa­ra­ción del Presidente y del Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral del Con­se­jo y so­bre cual­quier otro asun­to que, por pre­cep­to ex­pre­so de una Ley, ha­ya que con­sul­tar al Con­se­jo. ➧ Emi­tir dic­ta­men so­bre los asun­tos que, con ca­rác­ter fa­cul­ta­ti­vo, se so­me­tan a con­sul­ta del Con­se­jo por el Go­bierno de la Na­ción o sus miem­bros. ➧ Ela­bo­rar, a so­li­ci­tud del Go­bierno o de sus miem­bros, o por pro­pia ini­cia­ti­va, es­tu­dios e in­for­mes que se re­la­cio­nen, en el mar­co de los in­tere­ses eco­nó­mi­cos y so­cia­les que son pro­pios de los in­ter­lo­cu­to­res so­cia­les, con las si­guien­tes ma­te­rias: Eco­no­mía y Fis­ca­li­dad; Re­la­cio­nes La­bo­ra­les, Em­pleo y Seguridad So­cial; Asun­tos So­cia­les; Agri­cul­tu­ra y Pesca; Edu­ca­ción y Cul­tu­ra; Sa­lud y Con­su­mo; Me­dio Am­bien­te; Trans­por­te y Co­mu­ni­ca­cio­nes; In­dus­tria y Ener­gía; Vi­vien­da; De­sa­rro­llo Re­gio­nal; Mercado Úni­co Eu­ro­peo y Coope­ra­ción para el De­sa­rro­llo. ➧ Re­gu­lar su pro­pio ré­gi­men de or­ga­ni­za­ción y fun­cio­na­mien­to in­terno. ➧ Ela­bo­rar y ele­var anual­men­te al Go­bierno, den­tro de los pri­me­ros cin­co me­ses de ca­da año, una Me­mo­ria en la que se ex­pon­gan sus con­si­de­ra­cio­nes so­bre la si­tua­ción so­cio­eco­nó­mi­ca y la­bo­ral de la na­ción. Me­mo­ria que co­mo los es­tu­dios e in­for­mes, es de una ca­li­dad y ni­vel téc­ni­co ejem­plar, re­fle­jo de la plu­ra­li­dad de in­tere­ses de los que los ela­bo­ran. La cri­sis eco­nó­mi­ca de los úl­ti­mos años ha pues­to de re­lie­ve la ne­ce­si­dad acu­cian­te de diá­lo­go, y co­mo go­ber­nar sin el mis­mo no só­lo no me­jo­ra la si­tua­ción, sino que la em­peo­ra. Una so­cie­dad ma­du­ra, pres­ti­gia a sus in­ter­lo­cu­to­res so­cia­les, no los ig­no­ra o, lo que es peor, los de­bi­li­ta. La re­cons­truc­ción y re­vi­ta­li­za­ción del diá­lo­go a to­dos los ni­ve­les es im­pres­cin­di­ble en es­tos mo­men­tos, así co­mo una ma­yor im­pli­ca­ción de los in­ter­lo­cu­to­res so­cia­les en la go­ber­nan­za eco­nó­mi­ca de Eu­ro­pa y de Es­pa­ña, y en las po­lí­ti­cas que tie­nen un im­pac­to di­rec­to o in­di­rec­to so­bre el em­pleo y el mercado de tra­ba­jo, la igual­dad y el ni­vel de vi­da. Es ne­ce­sa­rio que los Go­bier­nos crean y, por otro la­do, alien­tan el va­lor del diá­lo­go so­cial, y no lo uti­li­cen co­mo pro­pa­ga­da de­ma­gó­gi­ca o con fi­na­li­dad po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.