Me­nos im­pues­tos al em­pleo

Metales & Metalurgia - - TRIBUNA - Por: Vi­cen­te La­fuen­te, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Em­pre­sa­rial Me­ta­lúr­gi­ca Va­len­cia­na (Fe­me­val)

Que la hu­cha de las pen­sio­nes es­tá prác­ti­ca­men­te va­cía es un he­cho. Que la Se­gu­ri­dad So­cial es­tá en nú­me­ros ro­jos con 18.800 mi­llo­nes de eu­ros de pér­di­das tam­bién. Y si a es­to le aña­di­mos que las co­ti­za­cio­nes so­cia­les que so­por­ta­mos las em­pre­sas es­pa­ño­las son un 30% su­pe­rio­res a las eu­ro­peas, la si­tua­ción re­quie­re de un se­rio aná­li­sis. En pri­mer lu­gar, el Pac­to de To­le­do es­tá es­tu­dian­do una se­rie de me­di­das pa­ra pa­liar las ne­ce­si­da­des fi­nan­cie­ras de la Se­gu­ri­dad So­cial que no nos aca­ban de en­ca­jar des­de nues­tro pun­to de vis­ta co­mo or­ga­ni­za­ción em­pre­sa­rial. Me re­fie­ro en con­cre­to a que se es­tá plan­tean­do to­car las co­ti­za­cio­nes a la Se­gu­ri­dad So­cial ele­van­do pro­gre­si­va­men­te la ba­se má­xi­ma de co­ti­za­ción pa­ra ele­var los in­gre­sos del sis­te­ma con el ob­je­ti­vo de ali­viar una bue­na par­te de ese agu­je­ro ne­gro. Una subida de la ba­se má­xi­ma de un 1,4% cu­yo cos­te em­pre­sa­rial se es­ti­ma en 216 mi­llo­nes de eu­ros anua­les. Es de­cir, una fac­tu­ra que re­cae­ría so­bre las em­pre­sas que so­mos quie­nes so­por­ta­mos el grue­so de las co­ti­za­cio­nes so­cia­les. Y no ha­ce fal­ta re­cor­dar que és­tas son el im­pues­to que más de­trae la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, ya que re­cae di­rec­ta­men­te so­bre la crea­ción de em­pleo. En segundo lu­gar, co­mo de­cía al prin­ci­pio de es­te post, la pre­sión de las cuo­tas en España es, jun­to con la fran­ce­sa, la más ele­va­da en Eu­ro­pa. Es de­cir, la car­ga con­tri­bu­ti­va que so­por­ta­mos los em­pre­sa­rios su­po­ne que, de me­dia, ca­da em­plea­dor pa­ga­mos un 29,9% a la Se­gu­ri­dad So­cial por tra­ba­ja­dor, muy por en­ci­ma del res­to de paí­ses eu­ro­peos que apor­tan en torno a un 23,11. Un cla­ro des­in­cen­ti­vo que de­be­ría re­ba­jar­se por­que es un im­pues­to al em­pleo. Por tan­to an­te es­te es­ce­na­rio y pa­ra ate­nuar la pre­sión de di­chos cos­tes con­si­de­ra­mos prio­ri­ta­rio una re­ba­ja de las cuo­tas em­pre­sa­ria­les a la Se­gu­ri­dad So­cial. Una de­man­da his­tó­ri­ca de or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les que, co­mo FE­ME­VAL, sa­be­mos que no só­lo per­mi­ti­ría ba­jar los cos­tes la­bo­res y, por tan­to, po­si­bi­li­tar la subida de los sa­la­rios, sino que tam­bién con­tri­bui­ría a crear pues­tos de tra­ba­jo. In­sis­ti­mos. Un 99% del te­ji­do em­pre­sa­rial en España es­tá com­pues­to por pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas, que ge­ne­ran más del 60% de los em­pleos. Sin em­bar­go, en vez de re­ci­bir apo­yo, nos lle­nan la mo­chi­la con car­gas ad­mi­nis­tra­ti­vas y cos­tes la­bo­ra­les que li­mi­tan nues­tro cre­ci­mien­to, com­pe­ti­ti­vi­dad y ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar ri­que­za y bie­nes­tar so­cial. La fór­mu­la es sen­ci­lla: si se re­ba­jan de for­ma ge­ne­ra­li­za­da las co­ti­za­cio­nes so­cia­les el re­sul­ta­do se­rá un ma­yor es­tí­mu­lo de la con­tra­ta­ción es­ta­ble y la po­si­bi­li­dad de au­men­tos sa­la­ria­les. Es­pe­ro que nues­tros go­ber­nan­tes to­men no­ta y re­con­si­de­ren es­te apo­yo a la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial por­que es el úni­co que pue­de man­te­ner el sis­te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.