Car­ta Abierta al Mi­nis­te­rio de In­dus­tria

Metales & Metalurgia - - TRIBUNA - Por: Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Or­ga­ni­za­cio­nes Em­pre­sa­ria­les del Me­tal (Con­fe­me­tal)

La In­dus­tria es el em­brión a par­tir del cual se desa­rro­lló la ac­tual po­ten­cia eco­nó­mi­ca eu­ro­pea y su es­ta­do del bie­nes­tar, Sin la in­dus­tria no pue­den en­ten­der­se la his­to­ria, la cul­tu­ra y la eco­no­mía del con­ti­nen­te, y, en Es­pa­ña, a es­ca­la de su desa­rro­llo y su par­ti­cu­lar pro­ce­so de in­dus­tria­li­za­ción, ocu­rre lo mis­mo. La ac­ti­vi­dad in­dus­trial es la que re­per­cu­te más po­si­ti­va­men­te en el res­to de la eco­no­mía y mejora en ma­yor me­di­da la pro­duc­ti­vi­dad glo­bal, es fun­da­men­tal pa­ra la in­no­va­ción, las ex­por­ta­cio­nes y la crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo de ca­li­dad en el con­jun­to del sis­te­ma. Nin­gún sec­tor eco­nó­mi­co es ca­paz de apor­tar más que la In­dus­tria a la con­se­cu­ción de objetivos so­cia­les y po­lí­ti­cos co­mo la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, el uso sos­te­ni­ble de los re­cur­sos, el desa­rro­llo de nue­vos ma­te­ria­les que res­pon­dan a las ne­ce­si­da­des ac­tua­les de una vi­da más sa­lu­da­ble, de ma­yor se­gu­ri­dad y movilidad y a las de in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción. Que la In­dus­tria man­ten­ga y re­fuer­ce su po­si­ción de mo­tor del con­jun­to de la eco­no­mía no de­pen­de só­lo de la pro­pia In­dus­tria ni del cre­ci­mien­to del con­jun­to de la eco­no­mía, sino tam­bién de la aten­ción que se pres­te a po­lí­ti­cas claves pa­ra el co­rrec­to de­sen­vol­vi­mien­to de su ac­ti­vi­dad. Re­cu­pe­ra­da una es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va del má­xi­mo ni­vel ca­paz de con­tem­plar y aten­der a la in­dus­tria des­de el pun­to de vis­ta mul­ti­dis­ci­pli­nar en el que se desa­rro­lla su ac­ti­vi­dad, es el mo­men­to de de­fi­nir una po­lí­ti­ca in­dus­trial rea­lis­ta y efi­caz. La Po­lí­ti­ca In­dus­trial, con ma­yús­cu­las, tie­ne que ser un ins­tru­men­to de­ci­si­vo pa­ra apo­yar la in­no­va­ción y el co­no­ci­mien­to, im­pul­sar la in­ver­sión en in­fraes­truc­tu­ras y ase­gu­rar un desa­rro­llo me­dioam­bien­tal­men­te sos­te­ni­ble y un su­mi­nis­tro de ener­gía fia­ble y a pre­cios com­pe­ti­ti­vos. De ello de­pen­de, en gran me­di­da, nues­tra com­pe­ti­ti­vi­dad co­mo país y las po­si­bi­li­da­des de ge­ne­rar ri­que­za y bie­nes­tar. Pe­ro tam­bién po­lí­ti­cas “ho­ri­zon­ta­les” co­mo la la­bo­ral, la edu­ca­ti­va, la fis­cal, o la de com­pe­ten­cia, en­tre otras, ha­brán de con­si­de­rar de ma­ne­ra es­pe­cial las ne­ce­si­da­des de la In­dus­tria, si se quie­ren con­se­guir esos objetivos de país. La In­dus­tria ne­ce­si­ta in­no­va­ción, y pa­ra ello han de acer­car­se la in­ves­ti­ga­ción y el mer­ca­do. Se de­be ha­cer más por apro­ve­char los re­sul­ta­dos de la in­ves­ti­ga­ción y por fa­ci­li­tar su in­cor­po­ra­ción en las Py­mes, y hay que me­jo­rar las fór­mu­las pa­ra su fi­nan­cia­ción. Un “ban­co pa­ra la in­no­va­ción”, fi­nan­cia­ción a más lar­go pla­zo ba­jo con­di­cio­nes co­mer­cia­les, y un “fon­do pa­ra la in­no­va­ción” que asis­tie­se en las di­fe­ren­tes fa­ses de los pro­yec­tos, des­de la in­ves­ti­ga­ción y los en­sa­yos, a la im­plan­ta­ción y la pro­duc­ción co­mer­cial, se­rían bue­nas so­lu­cio­nes. La In­dus­tria ne­ce­si­ta un mar­co re­gu­la­dor re­suel­to y efi­caz. La nor­ma­ti­va eu­ro­pea es com­ple­ja y cam­bian­te, y la es­pa­ño­la y las au­to­nó­mi­cas, cuan­do no las nor­ma­ti­vas mu­ni­ci­pa­les, le aña­den com­pli­ca­cio­nes y tra­bas. La In­dus­tria, el sec­tor más ale­ja­do de la es­pe­cu­la­ción, só­lo se desa­rro­lla con un buen cli­ma in­ver­sor y la po­lí­ti­ca in­dus­trial de­be­ría fa­vo­re­cer­lo, más que con ayu­das y sub­ven­cio­nes, con una fis­ca­li­dad ade­cua­da que in­te­re­se a los in­ver­so­res en la ac­ti­vi­dad in­dus­trial. Ele­var los im­pues­tos, ob­via­men­te, no es el me­jor ca­mino pa­ra con­se­guir­lo. Es­pa­ña su­fre al­gu­nos de los ma­yo­res ti­pos im­po­si­ti­vos de la Unión Eu­ro­pea que fun­cio­nan de he­cho co­mo un obs­tácu­lo a la in­ver­sión, el cre­ci­mien­to y la crea­ción de em­pleo. Ade­más, el sis­te­ma fis­cal de­be te­ner en cuen­ta que la in­dus­tria es cí­cli­ca. La po­si­bi­li­dad de con­ta­bi­li­zar pér­di­das de ejer­ci­cios an­te­rio­res sin lí­mi­te de tiem­po per­mi­ti­ría a las em­pre­sas re­du­cir dis­tor­sio­nes, y la com­pen­sa­ción se­ría de gran ayu­da a em­pre­sas de nue­va crea­ción, mi­cro­em­pre­sas y ac­ti­vi­da­des in­no­va­do­ras de al­to ries­go. Tam­bién se ha de armonizar la ba­se del im­pues­to de so­cie­da­des en el con­jun­to de la Unión Eu­ro­pea. La In­dus­tria se en­fren­ta tam­bién a la es­ca­sez de mano de obra cua­li­fi­ca­da, in­com­pa­ti­ble con con­cep­tos co­mo com­pe­ti­ti­vi­dad, desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co y po­ten­cial in­no­va­dor. Com­pe­tir con las eco­no­mías emer­gen­tes en tér­mi­nos sa­la­ria­les no es po­si­ble ni desea­ble y hay que ha­cer­lo, pues, con una for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria, pro­fe­sio­nal, dual, ocu­pa­cio­nal y con­ti­nua efi­ca­ces, y con con­di­cio­nes la­bo­ra­les fle­xi­bles que per­mi­tan la movilidad que las em­pre­sas ne­ce­si­tan pa­ra res­pon­der a la pre­sión de la com­pe­ten­cia glo­bal. Por úl­ti­mo, en la se­gu­ri­dad y el pre­cio del su­mi­nis­tro ener­gé­ti­co se jue­ga par­te del fu­tu­ro de la In­dus­tria. La In­dus­tria ne­ce­si­ta un su­mi­nis­tro ener­gé­ti­co efi­cien­te y fa­vo­re­ce­dor tan­to de la sos­te­ni­bi­li­dad co­mo de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. La In­dus­tria va a se­guir sien­do la cla­ve del cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble de la eco­no­mía y del bie­nes­tar de la so­cie­dad y que cum­pla con esa la­bor va a de­pen­der de las me­di­das efec­ti­vas que se to­men y de los es­fuer­zos que se ha­gan pa­ra me­jo­rar su com­pe­ti­ti­vi­dad, des­de el ám­bi­to de la po­lí­ti­ca in­dus­trial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.