Re­vin­di­ca­ción del pa­pel de los in­ter­lo­cu­to­res so­cia­les

Metales & Metalurgia - - TRIBUNA - Por: Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Or­ga­ni­za­cio­nes Em­pre­sa­ria­les del Me­tal (Con­fe­me­tal)

Uno de los pi­la­res esen­cia­les del Es­ta­do de De­re­cho en los paí­ses de la Unión Eu­ro­pea es la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción del diá­lo­go so­cial en­tre los go­bier­nos, ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas y los de­no­mi­na­dos in­ter­lo­cu­to­res so­cia­les (sin­di­ca­tos y or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les). En nues­tro con­tex­to na­cio­nal, la Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la (CE) re­ser­va un pa­pel muy re­le­van­te a di­chas or­ga­ni­za­cio­nes en su art. 7, su ubi­ca­ción en el Tí­tu­lo Pre­li­mi­nar, da una idea cla­ra de la im­por­tan­cia que les otor­ga pa­ra que pue­dan lle­var a ca­bo la de­fen­sa de los in­tere­ses eco­nó­mi­cos y so­cia­les que les son pro­pios.

La con­cer­ta­ción so­cial es un va­lor per­ma­nen­te, un ins­tru­men­to de es­ta­bi­li­dad y par­ti­ci­pa­ción en la con­fi­gu­ra­ción del or­de­na­mien­to ju­rí­di­co la­bo­ral. Es cier­to que es­ta ha pa­sa­do por muy dis­tin­tas eta­pas; de te­ner un pro­ta­go­nis­mo in­dis­cu­ti­ble du­ran­te la Tran­si­ción, a su pa­pel va­cuo o de me­ra com­par­sa du­ran­te los años de la cri­sis eco­nó­mi­ca, en los que se le uti­li­zó o ig­no­ró en fun­ción de los in­tere­ses de la ac­ción po­lí­ti­ca del Go­bierno.

Con­se­cuen­te­men­te, ac­tua­cio­nes co­mo la pro­pues­ta de fi­ja­ción de un Sa­la­rio Mí­ni­mo In­ter­pro­fe­sio­nal (SMI) ajeno a lo re­co­gi­do en el Acuer­do Es­ta­tal pa­ra la Ne­go­cia­ción Co­lec­ti­va (IV AENC), sus­cri­to el pa­sa­do ju­lio por los in­ter­lo­cu­to­res so­cia­les, cons­ti­tu­yen prác­ti­cas que di­lu­yen los es­fuer­zos rea­li­za­dos en los in­ten­sos pro­ce­sos de ne­go­cia­ción in­he­ren­tes al diá­lo­go so­cial, ob­vian­do la le­gi­ti­mi­dad y la so­li­dez de las de­ci­sio­nes res­pal­da­das por acuer­dos, así co­mo el res­pe­to de­bi­do a la au­to­no­mía de la Ne­go­cia­ción Co­lec­ti­va.

El art. 7 CE per­mi­te afir­mar que no es ad­mi­si­ble una in­ter­pre­ta­ción que res­trin­ja el ám­bi­to de ac­tua­ción de los in­ter­lo­cu­to­res so­cia­les a la em­pre­sa o nie­gue el de­re­cho a par­ti­ci­par en la con­fi­gu­ra­ción de las nor­mas que ri­gen las re­la­cio­nes la­bo­ra­les. Tam­po­co es posible una lec­tu­ra del art. 7 que li­mi­te su es­fe­ra de in­ter­ven­ción a las cues­tio­nes es­tric­ta­men­te re­la­cio­na­das con las re­la­cio­nes de tra­ba­jo, por­que es evi­den­te que los in­tere­ses eco­nó­mi­cos y so­cia­les que les son pro­pios van más allá. Es­to es así tam­bién en la UE, de ahí que, si bien, el pa­pel prin­ci­pal de la con­cer­ta­ción so­cial se cen­tra en la nor­ma­ti­va la­bo­ral, el ám­bi­to de in­ter­ven­ción de los agen­tes so­cia­les, se pue­de in­cluir en un con­cep­to mu­cho más am­plio, co­mo es el del diá­lo­go so­cial.

El am­plio aba­ni­co de in­tere­ses cir­cuns­cri­to a la es­fe­ra de ac­tua­ción de los in­ter­lo­cu­to­res so­cia­les ha­ce im­pres­cin­di­ble re­vi­ta­li­zar y ca­pa­ci­tar el diá­lo­go so­cial tan­to a ni­vel na­cio­nal co­mo de la Unión, re­sul­tan­do el tra­ba­jo de re­pre­sen­tan­tes de tra­ba­ja­do­res y em­pre­sas de gran re­le­van­cia pa­ra la efi­ca­cia y desa­rro­llo de las po­lí­ti­cas en am­bos ám­bi­tos.

En es­te sen­ti­do y en tér­mi­nos si­mi­la­res al mar­co re­gu­la­to­rio es­pa­ñol, el Tra­ta­do de Fun­da­ción de la Unión Eu­ro­pea (TFUE) con­ce­de a los in­ter­lo­cu­to­res so­cia­les re­pre­sen­ta­ti­vos un pa­pel pri­vi­le­gia­do en re­la­ción a las ini­cia­ti­vas de po­lí­ti­ca pú­bli­ca im­pul­sa­das por la Co­mi­sión Eu­ro­pea. Los ar­tícu­los 154 y 155 TFUE es­ta­ble­cen la po­si­bi­li­dad pa­ra los in­ter­lo­cu­to­res so­cia­les de co­le­gis­lar en aque­llas po­lí­ti­cas de ca­rác­ter so­cial, de­bién­do­se de­fen­der en es­te pun­to el co­me­ti­do le­gí­ti­mo y úni­co de los in­ter­lo­cu­to­res so­cia­les so­bre otros agen­tes so­cia­les no re­pre­sen­ta­ti­vos.

Sin los in­ter­lo­cu­to­res so­cia­les no ha­bría ne­go­cia­ción co­lec­ti­va. Los con­ve­nios co­lec­ti­vos, co­mo es sa­bi­do, desem­pe­ñan un va­ria­do y com­ple­jo pa­pel, tan­to en la re­gu­la­ción de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo, co­mo en el desa­rro­llo de la pro­duc­ti­vi­dad y ges­tión de las em­pre­sas.

Co­mo par­te esen­cial del con­te­ni­do de la li­ber­tad sin­di­cal, el con­ve­nio co­lec­ti­vo ha si­do y es un ins­tru­men­to que du­ran­te años ha per­mi­ti­do des­ac­ti­var y me­diar en el con­flic­to so­cial.

Es in­ne­ga­ble tam­bién su pa­pel en la uni­fi­ca­ción de con­di­cio­nes de tra­ba­jo por sec­to­res o ra­mas de ac­ti­vi­dad, per­mi­tien­do, en­tre otras co­sas, afec­tar a la con­cu­rren­cia des­leal en­tre em­pre­sas, ya que, si bien no pue­de eli­mi­nar­la to­tal­men­te, sí la re­du­ce de for­ma sus­tan­cial.

En España, la li­ber­tad de afi­lia­ción tan­to en su ver­tien­te sin­di­cal, co­mo la re­fe­ri­da a las aso­cia­cio­nes de em­pre­sa­rios, con­for­me al art. 28 CE los pri­me­ros y al art. 22 CE los se­gun­dos, tie­ne al me­nos en reite­ra­da ju­ris­pru­den­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, dos ma­ni­fes­ta­cio­nes: una po­si­ti­va que con­du­ce a la elec­ción in­di­vi­dual de un sin­di­ca­to de en­tre los exis­ten­tes o a la po­si­bi­li­dad de fun­dar uno nue­vo, y a otra ne­ga­ti­va que afir­ma el de­re­cho a la no sin­di­ca­ción, de for­ma que el tra­ba­ja­dor y el em­pre­sa­rio se man­tie­nen vo­lun­ta­ria­men­te fue­ra de cual­quier or­ga­ni­za­ción (sin­di­cal o em­pre­sa­rial). Am­bas op­cio­nes go­zan de la ga­ran­tía ju­rí­di­ca que otor­ga la CE.

Qui­zás ha lle­ga­do el momento de que se re­co­noz­ca por par­te de los po­de­res pú­bli­cos, pe­ro tam­bién so­cial­men­te, el enor­me es­fuer­zo y la ines­ti­ma­ble la­bor que vie­nen rea­li­zan­do los sin­di­ca­tos y or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les, en cuan­to a la ci­ta­da ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción del diá­lo­go so­cial, la ne­go­cia­ción de los con­ve­nios y la ca­na­li­za­ción de los con­flic­tos la­bo­ra­les con al­tí­si­ma efi­ca­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.