La Eco­no­mía ne­ce­si­ta es­ta­bi­li­dad y pre­vi­si­bi­li­dad

Metales & Metalurgia - - TRIBUNA - Por: Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Or­ga­ni­za­cio­nes Em­pre­sa­ria­les del Me­tal (Con­fe­me­tal)

Las elec­cio­nes del pa­sa­do 28 de abril han su­pues­to un cam­bio con­si­de­ra­ble de la re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria de las op­cio­nes po­lí­ti­cas ma­yo­ri­ta­rias sin que, sin em­bar­go, ha­ya cam­bia­do sus­tan­cial­men­te el equi­li­brio en­tre los gran­des blo­ques ideo­ló­gi­cos. En sín­te­sis, los re­sul­ta­dos pro­lon­gan la au­sen­cia de ma­yo­rías cla­ras que arras­tró nues­tro Par­la­men­to en las dos le­gis­la­tu­ras an­te­rio­res y la ne­ce­si­dad de pac­tos que ase­gu­ren apo­yos al fu­tu­ro Eje­cu­ti­vo. Pe­ro, tam­bién es un he­cho que la gran ma­yo­ría de los vo­tan­tes han res­pal­da­do can­di­da­tu­ras de­fen­so­ras de la mo­de­ra­ción, el res­pe­to del mar­co cons­ti­tu­cio­nal y la uni­dad de Es­pa­ña, pre­mi­sas a par­tir de las que de­be exi­gir­se un diá­lo­go con am­pli­tud de mi­ras pa­ra bus­car la con­ver­gen­cia y ale­jar­se de ma­xi­ma­lis­mos que en na­da me­jo­ra­rían la si­tua­ción. Al mar­gen de con­si­de­ra­cio­nes tác­ti­cas o de opor­tu­ni­dad po­lí­ti­ca, es ne­ce­sa­rio va­lo­rar las con­se­cuen­cias que pa­ra la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca pue­de te­ner la com­po­si­ción del Con­gre­so de los Dipu­tados en la nue­va le­gis­la­tu­ra que se abri­rá con la cons­ti­tu­ción de las cá­ma­ras el pró­xi­mo 21 de ma­yo. Des­de un pun­to de vis­ta es­tric­ta­men­te em­pre­sa­rial, el im­pul­so a la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, es de­cir la crea­ción de em­pleo y la ge­ne­ra­ción de ri­que­za, ne­ce­si­tan es­ta­bi­li­dad y pre­vi­si­bi­li­dad, muy es­pe­cial­men­te en un es­ce­na­rio eco­nó­mi­co pa­ra el que la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca su­po­ne un ries­go aña­di­do y en el que dis­tin­tas ame­na­zas ex­te­rio­res pue­den com­pro­me­ter el avan­ce re­gis­tra­do en los úl­ti­mos años. La ines­ta­bi­li­dad y un per­ma­nen­te cli­ma elec­to­ral, obs­ta­cu­li­zan el de­sa­rro­llo de las re­for­mas y po­lí­ti­cas, real­men­te se­rias y efi­ca­ces, que ne­ce­si­ta nues­tra eco­no­mía pa­ra in­fun­dir con­fian­za en los mer­ca­dos, en los in­ver­so­res y en las ins­ti­tu­cio­nes eco­nó­mi­cas in­ter­na­cio­na­les, de mo­do que Es­pa­ña si­ga sien­do atrac­ti­va pa­ra la in­ver­sión pro­duc­ti­va. Más allá de las po­lí­ti­cas cor­to­pla­cis­tas y el tac­ti­cis­mo, las em­pre­sas, muy es­pe­cial­men­te las pe­que­ñas y me­dia­nas, ne­ce­si­tan que la Po­lí­ti­ca, con ma­yús­cu­las, afron­te los gran­des desafíos que pa­ra una eco­no­mía desa­rro­lla­da co­mo la nues­tra su­po­nen la in­no­va­ción, la fi­nan­cia­ción, la in­ter­na­cio­na­li­za­ción, la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, la ra­cio­na­li­za­ción nor­ma­ti­va, la di­gi­ta­li­za­ción y la ges­tión del ca­pi­tal hu­mano. To­dos esos desafíos coin­ci­den con un en­torno na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal lleno de in­cer­ti­dum­bres de to­do ti­po que la ac­ción po­lí­ti­ca y de go­bierno de­be con­tri­buir, cuan­do me­nos a re­du­cir. Esa es la exi­gen­cia de los ciu­da­da­nos y los sec­to­res pro­duc­ti­vos que ne­ce­si­tan que no se pon­gan tra­bas a su ini­cia­ti­va y su ta­len­to. Pro­lon­gar la ac­tual fa­se de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, que al­gu­nos in­di­ca­do­res co­mien­zan a ver en ries­go, de­pen­de­rá fun­da­men­tal­men­te de las me­di­das que se apli­quen pa­ra me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad y la pro­duc­ti­vi­dad de las em­pre­sas y la cua­li­fi­ca­ción del ca­pi­tal hu­mano y pa­ra eli­mi­nar los obs­tácu­los de to­do ti­po que di­fi­cul­tan la ac­ti­vi­dad. Las em­pre­sas y muy es­pe­cial­men­te las del sec­tor in­dus­trial, han si­do las pro­ta­go­nis­tas in­dis­cu­ti­bles de la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía y del em­pleo en los úl­ti­mos años apo­ya­das en un pro­ce­so de re­for­mas que de­be con­ti­nuar si se quie­re pro­lon­gar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la crea­ción de em­pleo que son los úni­cos ins­tru­men­tos real­men­te úti­les pa­ra ase­gu­rar el es­ta­do el bie­nes­tar. To­do ello se ve­ría be­ne­fi­cia­do por la for­ma­ción de un go­bierno ca­paz de man­te­ner las gran­des lí­neas de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y la sen­da de las re­for­mas que han per­mi­ti­do cam­biar la ten­den­cia de nues­tra eco­no­mía y crear em­pleo. La res­pon­sa­bi­li­dad de los par­ti­dos po­lí­ti­cos y los agen­tes so­cia­les de­be aho­ra ser­vir pa­ra in­fun­dir con­fian­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.