Fe­me­val apues­ta por una in­dus­tria 4.0 más hu­ma­na y se­gu­ra.

Metales & Metalurgia - - PORTADA -

Tec­noes­trés, tec­no­fo­bia, tra­ba­jo nó­ma­da sin lí­mi­tes… son al­gu­nos de los nue­vos ries­gos y es­ce­na­rios la­bo­ra­les aso­cia­dos a la di­gi­ta­li­za­ción que re­co­ge el es­tu­dio ‘R-Evo­lu­ción In­dus­trial: Pre­ven­ción y re­tos 4.0’. Un pro­yec­to pio­ne­ro y co­la­bo­ra­ti­vo que, por pri­me­ra vez y des­de tres vi­sio­nes -em­pre­sa­rial, pre­ven­ti­va e in­no­va­do­ra- da vi­si­bi­li­dad a los ries­gos la­bo­ra­les emer­gen­tes re­sul­tan­tes de la re­la­ción per­so­na-má­qui­na, y res­pues­ta a desafíos has­ta aho­ra des­co­no­ci­dos e inex­plo­ra­dos del uso de tec­no­lo­gías ha­bi­li­ta­do­ras en el en­torno de tra­ba­jo.

Se tra­ta de un tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción im­pul­sa­do, en­tre otros, por la Fe­de­ra­ción Em­pre­sa­rial Me­ta­lúr­gi­ca Va­len­cia­na (Fe­me­val), Unión de Mu­tuas, Uni­mat Pre­ven­ción, y la Agru­pa­ción Em­pre­sa­rial pa­ra la In­no­va­ción de los Pro­ce­sos Pro­duc­ti­vos del Me­tal y Afi­nes (Val­me­tal).

Se­gún el pre­si­den­te de Fe­me­val, Vi­cen­te La­fuen­te, “con la pri­me­ra fa­se de es­ta ini­cia­ti­va ofre­ce­mos pau­tas pa­ra ha­cer de la in­dus­tria 4.0 más pro­duc­ti­va, más se­gu­ra y más hu­ma­na. Por­que la sa­lud y se­gu­ri­dad la­bo­ral son va­lo­res in­ne­go­cia­bles y no hay na­da más im­pro­duc­ti­vo que un ac­ci­den­te”. “Por eso po­ne­mos el fo­co en las per­so­nas, por­que cual­quier trans­for­ma­ción, sea di­gi­tal o no, co­mien­za por ellas. Así y en un mo­men­to en el que la tec­no­lo­gía se ha si­tua­do co­mo te­lón de fon­do en nues­tras vi­das, te­ne­mos que ar­ti­cu­lar y po­ner en prác­ti­ca es­tra­te­gias pa­ra que las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras no pa­guen un pea­je emo­cio­nal ni fí­si­co”, se­ña­la La­fuen­te.

Cuan­do tu com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo es un ro­bot

Se es­ti­ma que en 2025 ha­brá más de 50.000 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos IoT co­nec­ta­dos y que los 2,4 mi­llo­nes de ro­bots industrial­es re­gis­tra­dos en el mun­do en 2017, au­men­ta­rán has­ta 3,8 mi­llo­nes en 2021. En es­te sen­ti­do, es­te pro­yec­to con­tem­pla las ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas de la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gías ha­bi­li­ta­do­ras en el sec­tor del me­tal. En­tre ellas, pro­ce­sos más efi­cien­tes y con me­no­res cos­tes; pro­duc­ción de ma­yor ca­li­dad y pre­ci­sión; o la aper­tu­ra a tér­mi­nos co­mo la cus­to­mi­za­ción o la ser­vi­ti­za­ción. Pe­ro tam­bién ana­li­za los cam­bios que con­lle­va en las con­di­cio­nes de tra­ba­jo co­mo nue­vos rit­mos, ex­ten­sión de jor­na­das, ho­ra­rios, al­te­ra­cio­nes en las re­la­cio­nes per­so­na­les y je­rar­quías pro­fe­sio­na­les o nue­vas for­mas de con­tra­ta­ción.

Unos es­ce­na­rios que van a po­ten­ciar la apa­ri­ción de ries­gos la­bo­ra­les emer­gen­tes tan­to psi­co­so­cia­les, or­ga­ni­za­cio­na­les, de se­gu­ri­dad, hi­gie­ne co­mo de er­go­no­mía y ci­ber­se­gu­ri­dad. En­tre ellos, se in­tro­du­cen con­cep­tos co­mo tec­noes­trés, tec­noa­dic­ción o tec­no­fo­bia, el tra­ba­jo nó­ma­da sin lí­mi­tes, vul­ne­ra­bi­li­dad, ais­la­mien­to so­cial, in­se­gu­ri­dad la­bo­ral, se­den­ta­ris­mo aso­cia­do con obe­si­dad, pro­ble­mas éti­cos por el ac­ce­so ili­mi­ta­do a in­for­ma­ción, así co­mo una in­va­sión del ám­bi­to per­so­nal o un fuer­te re­cha­zo ini­cial por mie­do a lo des­co­no­ci­do o por ver­se en la obli­ga­ción de sa­lir de la zo­na de con­fort por par­te del per­so­nal de más edad o me­nos for­ma­do en tec­no­lo­gías di­gi­ta­les.

An­te es­te ho­ri­zon­te, el pro­yec­to de es­tas seis en­ti­da­des plan­tea una ho­ja de ru­ta con es­tra­te­gias pa­ra ayu­dar a las com­pa­ñías a eli­mi­nar­los, re­du­cir­los o pre­ve­nir­los. Ac­tua­cio­nes co­mo téc­ni­cas de men­to­ring; el bu­si­ness-ga­me pa­ra ad­qui­rir co­no­ci­mien­tos en en­tor­nos dis­ten­di­dos; có­di­gos éti­cos que con­tem­plen el te­le­tra­ba­jo y el de­re­cho a la des­co­ne­xión; eva­lua­cio­nes de ries­gos psi­co­so­cia­les; el uso de co­bots pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes er­go­nó­mi­cas o de dis­po­si­ti­vos wea­ra­bles pa­ra pre­ve­nir y pro­te­ger la se­gu­ri­dad y sa­lud, así co­mo la im­por­tan­cia de in­cor­po­rar sis­te­mas de pro­tec­ción per­so­nal in­te­li­gen­tes (smart EPIs).

Nue­vos per­fi­les pro­fe­sio­na­les

Se­gún el es­tu­dio, la trans­for­ma­ción di­gi­tal con­lle­va tam­bién la apa­ri­ción de nue­vos per­fi­les pro­fe­sio­na­les y la ad­qui­si­ción de com­pe­ten­cias trans­ver­sa­les cen­tra­das en los ám­bi­tos más hu­ma­nos que las má­qui­nas no pue­den al­can­zar. Los pro­fe­sio­na­les del fu­tu­ro más de­man­da­dos re­que­ri­rán co­no­ci­mien­tos de di­se­ño, tec­no­lo­gía y pro­gra­ma­ción (ex­per­tos en ana­lí­ti­ca de Da­tos, Da­ta Scien­tist, Big Da­ta y ro­bó­ti­ca, Chief Di­gi­tal Of­fi­cer y ex­per­tos en di­gi­ta­li­za­ción de pro­ce­sos, ro­bó­ti­ca e ingenieros); y ha­bi­li­da­des hu­ma­nas ana­lí­ti­cas, re­so­lu­ti­vas, de li­de­raz­go e in­fluen­cia so­cial, co­mo pro­fe­sio­na­les de ven­tas y mar­ke­ting, ge­ren­tes, per­fi­les de in­no­va­ción y per­so­nal de ser­vi­cio al clien­te. Co­mo dato des­ta­car que en Es­pa­ña en 2020, ha­brá 800.000 pues­tos va­can­tes de nue­vas tec­no­lo­gías en el ám­bi­to de las TIC co­mo desa­rro­lla­do­res, ana­lis­tas de da­tos, etc. Y en 2022 el gru­po de pro­fe­sio­nes emer­gen­tes au­men­ta­rá su par­ti­ci­pa­ción en el em­pleo un 40%.

Tam­bién in­sis­te en que la tec­no­lo­gía vie­ne a re­em­pla­zar a las ta­reas y no a las per­so­nas. Y aque­llos tra­ba­jos que po­ten­cial­men­te po­drán ser sus­ti­tui­dos son los cla­si­fi­ca­dos ba­jo las tres Ds, “dirty, dan­ge­rous and de­mea­ning”: ta­reas re­pe­ti­ti­vas, pe­no­sas y de me­nor va­lor aña­di­do que con­lle­van ma­yor ries­go.

Al res­pec­to, el pre­si­den­te de Fe­me­val des­ta­ca que “la pre­ven­ción de ries­gos la­bo­ra­les en la in­dus­tria 4.0 exi­ge es­tar en cons­tan­te aler­ta y nun­ca sa­tis­fe­chos con lo con­se­gui­do por­que que­da mu­cho por des­cu­brir. Por eso, las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das te­ne­mos dos gran­des re­tos por de­lan­te”. Uno le­gis­la­ti­vo pa­ra afron­tar los ries­gos la­bo­ra­les de las nue­vas reali­da­des de fle­xi­bi­li­dad y co­nec­ti­vi­dad, así co­mo in­te­grar las nue­vas tec­no­lo­gías en los mar­cos nor­ma­ti­vos. Y otro for­ma­ti­vo pa­ra aca­bar con la ob­so­les­cen­cia de los ac­tua­les pla­nes de ca­pa­ci­ta­ción, dan­do pa­so a la adap­ta­ción y ad­qui­si­ción de com­pe­ten­cias trans­ver­sa­les cen­tra­das en los ám­bi­tos más hu­ma­nos que las má­qui­nas no pue­den al­can­zar, pa­ra con ello, evi­tar el des­em­pleo tec­no­ló­gi­co. De es­ta ma­ne­ra, el fu­tu­ro de la edu­ca­ción es­ta­rá en com­bi­nar di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas, las lla­ma­das STEM (Scien­ce, Tech­no­logy, En­gi­nee­ring and Mat­he­ma­tics) con las HECI (Hu­ma­nity, Et­hics, Crea­ti­vity, Ima­gi­na­tion).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.