La Uni­dad de Mer­ca­do, un va­lor eco­nó­mi­co a de­fen­der

Metales & Metalurgia - - TRIBUNA | SUMARIO -

Vi­vi­mos a ni­vel in­ter­na­cio­nal un mo­men­to en el que se cues­tio­nan al­gu­nas de las gran­des ven­ta­jas de la glo­ba­li­za­ción y la ex­ten­sión del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal y se vuel­ve a prác­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas que pa­re­cían ol­vi­da­das y que po­nen en du­da que la aper­tu­ra de los mer­ca­dos ha per­mi­ti­do la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de las em­pre­sas y la me­jo­ra de su com­pe­ti­ti­vi­dad que es tan­to co­mo de­cir de su ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar ac­ti­vi­dad y em­pleo.

En el ca­so de Es­pa­ña, una de las po­cas con­se­cuen­cias po­si­ti­vas que tu­vo la pa­sa­da cri­sis fue que mu­chas em­pre­sas se vie­ron obli­ga­das a mi­rar fue­ra de las fron­te­ras na­cio­na­les y en­con­tra­ron en los mer­ca­dos ex­te­rio­res una sa­li­da a la caí­da de la de­man­da in­ter­na, que, fi­nal­men­te, re­dun­dó en su efi­cien­cia, su com­pe­ti­ti­vi­dad y su ren­ta­bi­li­dad.

La aper­tu­ra y la con­so­li­da­ción de nue­vos mer­ca­dos y el es­ta­ble­ci­mien­to de alian­zas co­mer­cia­les in­ter­na­cio­na­les han per­mi­ti­do que un nú­me­ro ca­da vez ma­yor de em­pre­sas en­con­tra­ran su sal­va­vi­das en el ex­te­rior y que par­tir de ello sa­lie­ran re­for­za­das.

Es­te pro­ce­so de in­ter­na­cio­na­li­za­ción de las em­pre­sas ha exi­gi­do cam­bios a ni­vel de ges­tión, or­ga­ni­za­ción y tec­no­lo­gía, pe­ro a cam­bio ha ge­ne­ra­do nue­vas opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo y con­so­li­da­ción de ne­go­cio y ma­yo­res exi­gen­cias de in­no­va­ción y for­ma­ción.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, mien­tras las em­pre­sas es­pa­ño­las se han be­ne­fi­cia­do de la aper­tu­ra de mer­ca­dos ex­te­rio­res, de una ho­mo­lo­ga­ción y ho­mo­ge­nei­za­ción nor­ma­ti­va cre­cien­te y de una re­duc­ción de obs­tácu­los aran­ce­la­rios aho­ra en pe­li­gro, en el mer­ca­do in­terno la si­tua­ción es muy di­fe­ren­te.

En Es­pa­ña, la es­truc­tu­ra te­rri­to­rial y una cul­tu­ra po­lí­ti­ca po­co aten­ta a la sen­si­bi­li­dad de la em­pre­sa y la crea­ción de ri­que­za es­tán ac­tuan­do co­mo fre­nos al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, en lu­gar de ser sus vec­to­res prin­ci­pa­les.

La ho­mo­ge­nei­za­ción de las nor­mas es cla­ve pa­ra las em­pre­sas y en Es­pa­ña es­tá le­jos de ser un ob­je­ti­vo com­par­ti­do. La com­pe­ten­cia le­gis­la­ti­va de­ri­va en una so­bre­rre­gu­la­ción que po­ne en pe­li­gro la uni­dad de mer­ca­do, obs­ta­cu­li­za el desa­rro­llo de las em­pre­sas y aho­ga la ini­cia­ti­va em­pre­sa­rial.

Muy a me­nu­do, las ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­re­cen es­for­za­se en re­sal­tar las di­fe­ren­cias y con­ver­tir­las en pro­ble­mas pa­ra las em­pre­sas que ne­ce­si­tan, ob­via­men­te mer­ca­dos am­plios y abier­tos y con re­glas úni­cas pa­ra po­der desa­rro­llar­se y ofre­cer me­jo­res pro­duc­tos y ser­vi­cios con ca­li­da­des y pre­cios más com­pe­ti­ti­vos. Esa ma­sa crí­ti­ca de con­su­mo su­fi­cien­te que ase­gu­ran los mer­ca­dos am­plios, fa­vo­re­ce la in­ver­sión, la in­no­va­ción y la crea­ción de em­pleo.

La dis­per­sión nor­ma­ti­va, la po­ca coor­di­na­ción, cuan­do no la com­pe­ten­cia, las con­tra­dic­cio­nes y los so­la­pa­mien­tos en­tre ad­mi­nis­tra­cio­nes a la ho­ra de le­gis­lar y re­gu­lar, su­po­nen pa­ra las em­pre­sas, es­pe­cial­men­te pa­ra las py­mes, di­fi­cul­ta­des pa­ra su cre­ci­mien­to e in­clu­so, en al­gu­nos ca­sos, pa­ra su su­per­vi­ven­cia.

En un país con el ta­ma­ño y la es­truc­tu­ra po­lí­ti­co-te­rri­to­rial del nues­tro, la des­coor­di­na­ción y la com­pe­ten­cia del “yo más” no tie­ne en cuen­ta que la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial es ca­da vez más com­ple­ja, me­nos lo­cal y más glo­bal.

En el mun­do se am­plían los mer­ca­dos po­ten­cia­les y se ofre­cen más opor­tu­ni­da­des, lo que con­tras­ta en Es­pa­ña con la vo­lun­tad de frac­cio­nar­lo, de ha­cer­lo más pe­que­ño po­nien­do puer­tas al cam­po y re­du­cien­do su ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar ri­que­za.

Com­pe­tir en los mer­ca­dos glo­ba­les re­quie­re, en el lo­cal, una ma­sa crí­ti­ca que los pro­ce­sos de rup­tu­ra de la uni­dad co­mo el que vie­ne su­frien­do la eco­no­mía es­pa­ño­la des­de ha­ce años, pue­den ha­cer inal­can­za­ble.

No se­rá po­si­ble que Es­pa­ña sea un com­pe­ti­dor glo­bal de pri­me­ra lí­nea sin un mer­ca­do in­terno am­plio, ho­mo­gé­neo y nu­clea­do en torno a ob­je­ti­vos so­cia­les y po­lí­ti­cos, co­mo la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, el uso sos­te­ni­ble de los re­cur­sos, el desa­rro­llo de nue­vos ma­te­ria­les que res­pon­dan a las ne­ce­si­da­des ac­tua­les de una vi­da más sa­lu­da­ble, de ma­yor se­gu­ri­dad y mo­vi­li­dad y de más in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.