El III Con­ve­nio Co­lec­ti­vo Es­ta­tal de la In­dus­tria, la Tec­no­lo­gía y los Ser­vi­cios del Sec­tor del Me­tal

Metales & Metalurgia - - TRIBUNA - Por: Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Or­ga­ni­za­cio­nes Em­pre­sa­ria­les del Me­tal (Confemetal)

El pa­sa­do día 5 de no­viem­bre, CONFEMETAL, CCOO de In­dus­tria y FICA-UGT fir­ma­ron el III Con­ve­nio Co­lec­ti­vo Es­ta­tal de la In­dus­tria, la Tec­no­lo­gía y los Ser­vi­cios del Sec­tor del Me­tal (CEM). El III CEM su­po­ne un sal­to cua­li­ta­ti­vo en la ne­go­cia­ción del Sec­tor, ya que me­jo­ra de for­ma sus­tan­cial los con­te­ni­dos nor­ma­ti­vos del con­ve­nio an­te­rior y, al mis­mo tiem­po, des­de el pun­to de vis­ta de la es­truc­tu­ra ne­go­cial, si­gue dan­do con­ti­nui­dad a la acu­sa­da des­cen­tra­li­za­ción en con­ve­nios sec­to­ria­les pro­vin­cia­les y de em­pre­sa que ca­rac­te­ri­zan al Sec­tor.

La es­truc­tu­ra de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va en el Sec­tor es­tá do­mi­na­da tra­di­cio­nal­men­te por el ni­vel sec­to­rial pro­vin­cial. Cons­cien­te de esa reali­dad, el CEM no re­gu­la ni tie­ne co­mo fin, ne­go­ciar con­di­cio­nes de tra­ba­jo de ca­rác­ter eco­nó­mi­co, ni la or­de­na­ción del tiem­po de tra­ba­jo, sino un con­jun­to de­ter­mi­na­do de ma­te­rias, en­tre ellas, to­das las re­ser­va­das por el art. 84.4 ET y al­gu­na otra res­pec­to de la cuál en­tien­de que re­sul­ta ade­cua­da una or­de­na­ción co­mún.

El CEM es un con­ve­nio pa­ra con­ve­nir, o me­jor un con­ve­nio co­lec­ti­vo mar­co im­pro­pio o mix­to, que en par­te re­gu­la con­di­cio­nes ge­ne­ra­les de tra­ba­jo y en par­te la es­truc­tu­ra de la ne­go­cia­ción del Sec­tor co­mo un con­ve­nio co­lec­ti­vo mar­co.

Es­te ti­po de con­ve­nio co­lec­ti­vo es­ta­tu­ta­rio mix­to, no es usual en el sis­te­ma de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va es­pa­ño­la, do­mi­na­da por con­ve­nios de cor­te tra­di­cio­nal.

Una de las fi­na­li­da­des más im­por­tan­tes del CEM es blin­dar a los con­ve­nios co­lec­ti­vos sec­to­ria­les pro­vin­cia­les, da­do que la he­te­ro­ge­nei­dad de las ac­ti­vi­da­des com­pren­si­vas del ám­bi­to fun­cio­nal del Sec­tor ha­ce que es­té es­pe­cial­men­te ex­pues­to a la frag­men­ta­ción y a la ac­ción in­va­si­va de an­ti­guos y nue­vos sec­to­res eco­nó­mi­cos que le dispu­tan di­cho ám­bi­to fun­cio­nal.

Las nue­vas tec­no­lo­gías di­gi­ta­les exi­gen pro­fun­dos cam­bios en el mun­do del tra­ba­jo. La for­ma­ción per­ma­nen­te del ca­pi­tal hu­mano se con­ver­ti­rá en los pró­xi­mos años en un as­pec­to nu­clear esen­cial en el que la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va y el diá­lo­go so­cial ten­drán un pa­pel de­ter­mi­nan­te.

La for­ma­ción per­ma­nen­te, la con­ci­lia­ción fa­mi­liar y la­bo­ral, la pro­tec­ción de da­tos, el de­re­cho a la in­ti­mi­dad, la des­co­ne­xión di­gi­tal o los as­pec­tos de sos­te­ni­bi­li­dad y me­dio am­bien­te y la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial cor­po­ra­ti­va y, des­de lue­go, la igual­dad en­tre mu­je­res y hom­bres, es al­go in­elu­di­ble, es la ma­te­ria de nues­tro tiem­po, el con­ven­ci­mien­to so­cial so­bre el avan­ce en di­chas ma­te­rias no tie­ne mar­cha atrás y ten­drá su re­fle­jo, nos gus­te o no, en la nue­va ne­go­cia­ción co­lec­ti­va que se ave­ci­na.

La ne­go­cia­ción co­lec­ti­va de­be im­pul­sar me­di­das en as­pec­tos co­mo: la orien­ta­ción de la for­ma­ción en las empresas ha­cia los nue­vos re­que­ri­mien­tos y ca­pa­ci­da­des, fa­vo­re­cien­do la adap­ta­ción y el re­ci­cla­je de los tra­ba­ja­do­res; el tiem­po de tra­ba­jo y el desem­pe­ño de la pres­ta­ción en los nue­vos en­tor­nos la­bo­ra­les mar­ca­dos por la di­gi­ta­li­za­ción y las in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas; fa­vo­re­cer que la con­ci­lia­ción en­tre vi­da la­bo­ral y per­so­nal pue­dan per­mi­tir que las nue­vas for­mas de tra­ba­jo se uti­li­cen de ma­ne­ra equi­li­bra­da en­tre hom­bres y mu­je­res; re­for­zar la vi­gi­lan­cia de la sa­lud la­bo­ral an­te el sur­gi­mien­to de nue­vos ries­gos co­mo los de­ri­va­dos de la so­bre­ex­po­si­ción tec­no­ló­gi­ca; fa­vo­re­cer que las nue­vas for­mas de ges­tión del tra­ba­jo y de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les que per­mi­ten las úl­ti­mas tec­no­lo­gías (re­des so­cia­les, in­ter­net de las co­sas, in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial), que pue­den afec­tar al ejer­ci­cio de de­re­chos fun­da­men­ta­les de los tra­ba­ja­do­res, se lle­ven a ca­bo de for­ma ne­go­cia­da, equi­li­bra­da y trans­pa­ren­te.

Pa­ra afron­tar al­gu­nos de los múl­ti­ples desafíos de la de­no­mi­na­da Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial, en­tre los que se en­cuen­tra la for­ma­ción y cua­li­fi­ca­ción de los tra­ba­ja­do­res, el CEM apues­ta por la crea­ción de un Ob­ser­va­to­rio In­dus­trial pa­ra ana­li­zar los cam­bios in­dus­tria­les y de la or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo en el Sec­tor en sus múl­ti­ples as­pec­tos.

Es­te III CEM, que en reali­dad es el se­gun­do que se pu­bli­ca co­mo tal en el BOE, in­tro­du­ce en su tex­to nu­me­ro­sas no­ve­da­des. Así, in­cor­po­ra a su ám­bi­to fun­cio­nal el man­te­ni­mien­to y fa­bri­ca­ción de sis­te­mas no tripulados, ya sean es­tos au­tó­no­mos o di­ri­gi­dos (los dro­nes, etc.), la fa­bri­ca­ción, ins­ta­la­ción y mon­ta­je de sis­te­mas de se­gu­ri­dad, etc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.