A gol­pe de efec­to. Splas­lights, con­tou­ring, red ends... des­cu­bre el nue­vo có­di­go ca­pi­lar.

Ya no hay lí­mi­tes. Ni cro­má­ti­cos, ni de mé­to­dos de apli­ca­ción del co­lor. Las me­le­nas más trendy se rin­den a la anar­quía y las fir­mas cos­mé­ti­cas lo­gran cual­quier aca­ba­do.

Mia Belleza - - CONTENTS - por MAR­TA CÁ­MA­RA

El lé­xi­co ca­pi­lar de la co­lo­ra­ción se pla­ga de an­gli­cis­mos y nue­vos vo­ca­blos que na­cen pa­ra de­fi­nir las nue­vas téc­ni­cas de co­lo­ra­ción. No se te ocu­rra ir a la peluquería a pe­dir unas me­chas, el tin­te o re­fle­jos por­que te ta­cha­rán de an­ti­gua. Ac­tua­li­za tu vo­ca­bu­la­rio, tu me­le­na y atré­ve­te con los nue­vos to­nos.

Hair chal­king. A ti­za

Lle­ga­ron ha­ce tres tem­po­ra­das pa­ra con­ver­tir la co­lo­ra­ción en un jue­go sin pa­de­cer las con­se­cuen­cias de un co­lor erra­do. Azul me­ta­li­za­do, ro­jo in­ten­so, ro­sa pas­tel, ver­de men­ta... El lla­ma­do tin­te ca­pi­lar con ti­za só­lo ne­ce­si­ta­ba de una do­sis de cham­pú y agua pa­ra des­apa­re­cer del pe­lo. Las chi­cas más jó­ve­nes -y las no tan jó­ve­nes- apren­die­ron las téc­ni­cas de co­lor a la per­fec­ción. Aho­ra me ha­go una co­le­ta, pe­ro de­jo suel­tos unos me­cho­nes pa­ra pin­tar­los de vio­le­ta; aho­ra me co­lo­reo las pun­tas del fle­qui­llo... Lle­var el ca­be­llo ver­de o azul de­jó de ser ex­clu­si­vo de los gru­pos ur­ba­nos más lan­za­dos y las ti­zas die­ron el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da pa­ra que mu­je­res de to­dos los es­ti­los pro­ba­ran los efec­tos de to­da la ga­ma cro­má­ti­ca en sus fi­bras ca­pi­la­res. Las fir­mas L´Oréal Pro­fes­sion­nel y The Body Shop fue­ron las pri­me­ras en apos­tar por la ti­za. El te­rreno ya es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra abrir la car­ta de to­nos de otros sis­te­mas de co­lo­ra­ción a nue­vos pig­men­tos y ex­pe­rien­cias.

Con­tou­ring ca­pi­lar

El ros­tro es el que man­da. Si­guien­do la es­te­la de la téc­ni­ca de ma­qui­lla­je, el con­tou­ring lle­ga a las téc­ni­cas de apli­ca­ción de co­lor y per­si­gue re­sal­tar tus pun­tos fuer­tes. No es­pe­res unas me­chas o re­fle­jos ho­mo­gé­nea­men­te re­par­ti­dos. Si te po­nes en ma­nos de un pe­lu­que­ro es­pe­cia­lis­ta de­bes de­jar­te lle­var por su vi­sión y con­ven­cer­te de que el fin es que sal­gas más fa­vo­re­ci­da del sa­lón. Lo ideal es ser­vir­se de él pa­ra ha­cer des­ta­car el cor­te, sua­vi­zar o en­fa­ti­zar fac­cio­nes, qui­tar al­gún año que otro a la ex­pre­sión glo­bal del ros­tro. La cla­ve de su éxi­to ra­di­ca en que en­tre el co­lor de ba­se y el tin­te que se apli­que no ha­ya más de 4 to­nos de di­fe­ren­cia. Por lo de­más, pue­des ju­gar con do­ra­dos (pa­ra ani­mar me­le­nas cas­ta­ñas), co­bri­zos (com­bi­nan muy bien con los mo­re­nos), pla­ti­nos (que­dan es­pe­cial­men­te bien so­bre los ru­bios) o ro­ji­zos (so­bre me­le­nas más os­cu­ras).

El rei­na­do del pas­tel

Era de es­pe­rar. Des­pués de ex­pe­ri­men­tar con los hair chalks, los to­nos más vi­vos vol­vie­ron a for­mar par­te de las tri­bus o es­ti­lis­mos más ra­di­ca­les, y fue­ron los pas­te­les los que per­du­ra­ron. Des­de en­ton­ces, son mu­chas las fir­mas ca­pi­la­res que han aña­di­do pig­men­tos azu­la­dos, ro­sa­dos o verdes a di­fe­ren­tes sis­te­mas de co­lo­ra­ción (des­de los tin­tes per­ma­nen­tes a los me­nos du­ra­de­ros). En la de­li­ca­de­za es­tá la cla­ve. Y es se­gu­ro -a la vis­ta de las ten­den­cias en ma­qui­lla­je, mo­da y co­lo­ra­ción vis­tas en las úl­ti­mas pa­sa­re­las- que sea el es­ti­lo es­tre­lla del in­vierno. Fun­cio­nan me­jor so­bre ba­ses no de­ma­sia­do os­cu­ras. Si quie­res pro­bar sin ju­gár­te­la, prue­ba con sis­te­mas de co­lo­ra­ción no per­ma­nen­tes. Los Lac­quer Lights de Ma­trix, que se re­ti­ran dis­cre­ta­men­te des­pués de cua­tro la­va­dos, pue­den ser tu me­jor puer­ta de entrada. Ade­más, per­mi­ten cam­biar de co­lor con la mis­ma fa­ci­li­dad con la que pue­des cam­biar de bol­so. Si te gus­ta el re­sul­ta­do, prue­ba la versión per­ma­nen­te. Tú eli­ges des­ti­nar­lo a me­chas fi­nas, un solo me­chón o me­le­na en­te­ra.

Acla­rar la ba­se

Si ha­ce unos años nos hu­bie­ran di­cho que te­ñi­ría­mos el ca­be­llo con el fin de de­jar la ba­se más cla­ra y me­dios y pun­tos más os­cu­ros, no lo hu­bié­ra­mos creí­do. Sin em­bar­go, las pa­sa­re­las, los pho

to­calls y las ca­lles de­jan ver ca­da vez más a me­nu­do me­le­nas os­cu­re­ci­das en de­gra­da­do ha­cia las pun­tas. En esos ca­sos el co­lor se apli­ca al mo­do de las me­chas ca­li­for­nia­nas, pe­ro cam­bian­do el or­den de los fac­to­res. Las más arries­ga­das se atre­ven a al­ter­nar ru­bios y ro­ji­zos, ne­gros con azu­la­dos; las “dis­cre­tas” se li­mi­tan a os­cu­re­cer la par­te ba­ja de la me­le­na unos cuan­tos to­nos con res­pec­to al ru­bio de ba­se. Do­ra­do os­cu­ro so­bre cla­ro es la com­bi­na­ción más vis­ta.

Re­to­ques ex­prés

Es­te boom sin pre­ce­den­tes del uni­ver­so de la co­lo­ra­ción tam­bién ha traí­do bue­nas no­ti­cias pa­ra las es­cla­vas de los re­to­ques de raíz. No ha­bla­mos de las “más­ca­ras de pes­ta­ñas pa­ra raí­ces” de an­ta­ño que fue­ron dis­con­ti­nua­das a con­se­cuen­cia de la in­co­mo­di­dad y tex­tu­ra. Ni de los pol­vos suel­tos di­si­mu­lan­tes a los que re­cu­rrían nues­tras ma­dres o abue­las. Nos re­fe­ri­mos a pro­duc­tos de tex­tu­ra gel o es­pu­ma que se apli­can so­bre la raíz pa­ra acla­rar el con­tras­te de­po­si­tan­do unos ve­los de co­lor que uni­fi­can el tono. Has­ta los pe­lu­que­ros re­cu­rren a ellos pa­ra dar­nos al­go de mar­gen en­tre re­to­que y re­to­que. Tam­bién pue­den uti­li­zar­se pa­ra co­rre­gir unos re­fle­jos de­ma­sia­do in­ten­sos o co­rre­gir las po­si­bles im­per- fec­cio­nes que ha­yan po­di­do que­dar en tu me­le­na des­pués de un tra­ba­jo de co­lo­ra­ción. El pró­xi­mo ve­rano, es­te seg­men­to de pro­duc­tos pro­me­te con­ver­tir­se en el com­ple­men­to per­fec­to pa­ra neu­tra­li­zar los vi­ra­jes in­de­sea­dos a ver­de o na­ran­ja por el sol.

Grown Out Blon­de

Aun así, de­bes sa­ber que las raí­ces os­cu­ras se han con­ver­ti­do tam­bién en ten­den­cia. La téc­ni­ca con­sis­te en apli­car las me­chas, el tin­te o los re­fle­jos no des­de la raíz, sino dos o tres de­dos más aba­jo y de for­ma irre­gu­lar. Te aho­rra­rás el efec­to raíz y que­da­rá cla­rí­si­mo que lo lle­vas así por­que quie­res y no por­que te ha­yas re­la­ja­do en­tre vi­si­ta y vi­si­ta al pe­lu­que­ro. Es im­por­tan­te que el tono el­gi­do no cam­bie con los la­va­dos.

Sun­setlight, de in­te­rior

Es­ta téc­ni­ca tam­bién aten­ta con­tra los pre­cep­tos más asen­ta­dos. Se tra­ta de me­chas in­te­rio­res en las que el tono más cla­ro -por lo ge­ne­ral en me­cho­nes grue­sos- se apli­ca en las zo­nas más ocul­tas -nu­ca y la­te­ra­les in­te­rio­res-. Es en mo­vi­mien­to cuan­do se de­jan ver y crean unos se­duc­to­res efec­tos de 3D en tu me­le­na. Mi­ran­da Kerr fue una de las pri­me­ras ce­le­bri­ties en atre­ver­se con ellas.

¿Te acla­ras o no?

Es­pe­re­mos que sí, por­que nun­ca fue tan fá­cil. Acla­rar un ru­bio de ba­se un gra­do a tra­vés de sprays o es­pu­mas sí era po­si­ble. Pe­ro aho­ra, con las ge­la­ti­nas de nue­va ge­ne­ra­ción (Su­nKiss Jelly de L´Oréal Pa­ris a la ca­be­za) es po­si­ble acla­rar dos to­nos el co­lor de ba­se de tu ca­be­llo, sea cual sea, pro­gre­si­va­men­te y de ma­ne­ra na­tu­ral. Pue­den uti­li­zar­se una y otra vez has­ta dar con el tono desea­do, ha­cer tra­ba­jos com­ple­tos o re­ser­var­lo a cier­tos me­cho­nes o zo­nas.

Splash Lights, a medias

Las me­chas ca­li­for­nia­nas han de­ja­do de ser la úni­ca téc­ni­ca vá­li­da en co­lo­ra­ción (bá­si­ca­men­te con­sis­tía en acla­rar el ca­be­llo en efec­to de­gra­da­do des­de los me­dios a las pun­tas si­mu­lan­do el efec­to del sol so­bre el ca­be­llo). Lo úl­ti­mo son las splash lights. En es­te ca­so, el co­lor se con­cen­tra -en ma­yor o menor lon­gi­tud- en la zo­na me­dia de la me­le­na y tam­bién jue­ga con efec­tos de de­gra­da­do. Se tra­ta de evi­tar el efec­to cor­te ra­di­cal en­tre un co­lor y otro y de di­fu­mi­nar los lí­mi­tes al má­xi­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.