¿Duer­mes? Úl­ti­mos da­tos so­bre el in­som­nio.

El 50% de la po­bla­ción pa­de­ce al­gu­na ra­cha de in­som­nio a lo largo de su vi­da. Ver dis­cu­rrir el tiem­po sin po­der con­ci­liar el sue­ño ha­ce que mu­chas mu­je­res sien­tan te­rror al acer­car­se el momen­to de irse a la ca­ma.

Mia Belleza - - CONTENTS - por MAR­TA CÁ­MA­RA

Los bue­nos há­bi­tos an­tes de irse a la ca­ma son fun­da­men­ta­les, pe­ro en oca­sio­nes se re­quie­re de ayu­da pa­ra tra­tar los pro­ble­mas de in­som­nio.

Según los úl­ti­mos da­tos fa­ci­li­ta­dos por la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Neu­ro­lo­gía, cua­tro mi­llo­nes de adul­tos en Es­pa­ña -en su ma­yo­ría mu­je­res- pa­de­cen de in­som­nio cró­ni­co. Las ci­fras au­men­tan año tras año a con­se­cuen­cia del mo­do de vi­da ac­tual. Y no se tra­ta de una sim­ple in­con­ve­nien­cia. Sus es­tra­gos en el día a día se ha­cen no­tar. El in­som­nio afec­ta al ren­di­mien­to dia­rio, va aso­cia­do a dé­fi­cits cog­ni­ti­vos y de me­mo­ria y a pro­ble­mas de an­sie­dad y de­pre­sión.

La no­che en ve­la

Di­fi­cul­ta­des pa­ra la con­ci­lia­ción, frag­men­ta­ción o mantenimiento, des­per­tar pre­coz o sen­sa­ción de sue­ño no re­pa­ra­dor. Es­tas son las va­rian­tes del in­som­nio. Según un es­tu­dio desa­rro­lla­do por el hos­pi­tal Vall d´He­brón de Bar­ce­lo­na, es más co­mún des­per­ta­se tem­prano y te­ner des­pués di­fi­cul­tad pa­ra con­ci­liar el sue­ño. Sin em­bar­go, la di­fi­cul­tad pa­ra co­ger el sue­ño va au­men­tan­do con la edad. En los ca­sos de in­som­nio se de­be ha­cer una dis­tin­ción en­tre lo que son cau­sas pri­ma­rias, que son las más fre­cuen­tes y que es­tán re­la­cio­na­das prin­ci­pal­men­te con una hi­gie­ne inade­cua­da del sue­ño o con as­pec­tos psi­co­ló­gi­cos; y las se­cun­da­rias, en las que el in­som­nio es sín­to­ma de otra pa­to­lo­gía. Cuan­do las cau­sas son pri­ma­rias, la te­ra­pia que ha re­sul­ta­do más efec­ti­va es la

Se ha aler­ta­do de que las ben­zo­dia­ce­pi­nas au­men­tan el ries­go de pa­de­cer alz­hei­mer en un 51%. No se de­be­rían usar más de 12 se­ma­nas se­gui­das.

con­duc­tual-cog­ni­ti­va. Es­ta te­ra­pia pue­de re­sol­ver apro­xi­ma­da­men­te un 70% de los in­som­nios y con­sis­te en tra­tar de con­tro­lar los fac­to­res que lo ge­ne­ran, que nor­mal­men­te sue­len ser ma­los há­bi­tos de sue­ño. Ade­más, tran­si­to­ria­men­te se pue­de em­plear al­gún tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co pa­ra re­du­cir la an­sie­dad y fa­ci­li­tar el sue­ño.

Yon­quis del sue­ño La Di­vi­sión de Far­ma­coe­pi­de­mio­lo­gía y Far­ma­co­vi­gi­lan­cia, de la Agen­cia Es­pa­ño­la de Me­di­ca­men­tos y Pro­duc­tos Sa­ni­ta­rios aler­tó de que en 10 años el uso de an­sio­lí­ti­cos e hip­nó­ti­co ha­bía au­men­ta­do en un 46,1%, mu­cho más que la me­dia eu­ro­pea. Nos re­fe­ri­mos a los me­di­ca­men­tos “del sue­ño” que só­lo se ven­den con re­ce­ta. Los que más au­men­ta­ron fue­ron los de la fa­mi­lia de las ben­zio­dia­ce­pi­nas. En la ac­tua­li­dad, Es­pa­ña con­su­me 8 mi­llo­nes de ca­jas de tran­qui­li­zan­tes y an­ti­de­pre­si­vos al mes. Lo di­ce la So­cie­dad Es­pa­ño­la pa­ra el Es­tu­dio de la An­sie­dad y el Es­trés, que aler­ta ade­más de los ries­gos de con­su­mir es­te ti­po de sus­tan­cias a me­dio y largo pla­zo. Es­tos fár­ma­cos no ata­can la raíz del pro­ble­ma, sino que lo “ma­qui­llan” y ocul­tan las cau­sas que nos pue­den lle­var a pa­de­cer el in­som­nio. En­tre los efec­tos fu­tu­ros, una re­cien­te in­ves­ti­ga­ción vin­cu­la el con­su­mo de ben­zo­dia­ce­pi­nas con un ma­yor ries­go de pa­de­cer alz­hei­mer. Un 4% de la po­bla­ción tie­ne pro­ble­mas de de­pen­den­cia. No po­de­mos ol­vi­dar que hay op­cio­nes más na­tu­ra­les pa­ra com­ba­tir los pro­ble­mas de an­sie­dad y sue­ño y que no crean de­pen­den­cia. La na­tu­ra­le­za po­ne a nues­tro al­can­ce plan­tas efec­ti­vas ca­pa­ces de tra­tar los tras­tor­nos le­ves u oca­sio­na­les de in­som­nio. Se tra­ta de re­la­jar el or­ga­nis­mo y ha­cer des­cen­der su gra- do de aler­ta pa­ra pro­pi­ciar un es­ce­na­rio ade­cua­do pa­ra el sue­ño.

Crear am­bien­te La hi­gie­ne en torno al sue­ño es fun­da­men­tal pa­ra evi­tar epi­so­dios de in­som­nio y pro­pi­ciar un buen des­can­so. . No uti­li­ces el dor­mi­to­rio pa­ra otra co­sa que no sea dor­mir. . Ce­na li­ge­ro y al me­nos dos ho­ras an­tes de ir­te a la ca­ma a dor­mir. . Desa­rro­lla una ru­ti­na y haz lo mis­mo to­das las no­ches. Ba­ño, lec­tu­ra... - Si no pue­des dor­mir pa­sa­dos 15 mi­nu­tos, sal de la ha­bi­ta­ción y lee o prác­ti­ca al­gu­na ac­ti­vi­dad tran­qui­la has­ta que te vuel­vas a sen­tir can­sa­da. - In­ten­ta acos­tar­te y le­van­tar­te siem­pre a la mis­ma ho­ra. Se fi­ja­rá tu rit­mo. - Haz ejer­ci­cio a dia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.