El per­so­na­je

Hung Fai.

Mia Cocina - - SUMARIO - por BEGOÑA CAS­TE­LLA­NOS

Na­ció en Hong Kong, tie­ne pa­sa­por­te bri­tá­ni­co y adop­ción es­pa­ño­la. Se en­cuen­tra fe­liz en Bil­bao, don­de ate­rri­zó ha­ce tres años, se enamoró, se ca­só y de­ci­dió que­dar­se. Allí ejer­ce de je­fe de cocina en el res­tau­ran­te del Ho­tel Ige­ret­xe, de Al­gor­ta. Has­ta ese mo­men­to ha­bía tra­ba­ja­do en Fran­cia, Ita­lia y Ale­ma­nia. A Es­pa­ña lle­gó en 1982 y trabajó en Ca­na­rias (Fuer­te­ven­tu­ra y Te­ne­ri­fe) y en Sevilla. Pa­ra en­ton­ces, su fa­mi­lia te­nía tres res­tau­ran­tes en Ma­drid, ade­más de uno en Gi­jón y otro en Los Án­ge­les. Co­ci­ne­ro de ter­ce­ra ge­ne­ra­ción, nun­ca ha pen­sa­do en otra co­sa que con­ver­tir­se en chef. El con­cur­so de te­le­vi­sión Top Chef le hi­zo po­pu­lar, pe­ro no era la pri­me­ra vez que se aso­ma­ba a la pan­ta­lla de la te­le; en Ca­nal Cocina pro­ta­go­ni­zó Orien­ta y tal. Des­pués pu­bli­có li­bro, Sus­hi y más pa­ra tor­pes. En la ac­tua­li­dad, es­tá car­ga­do de tra­ba­jo y pro­yec­tos y, en­tre otras co­sas, ejer­ce co­mo em­ba­ja­dor de los pro­duc­tos del mar de No­rue­ga y es un ex­per­to en la fu­sión de la cocina ja­po­ne­sa, vas­ca y me­di­te­rrá­nea.

Un chino enamo­ra­do de la cocina ja­po­ne­sa, de la es­pa­ño­la y de la no­rue­ga. Te atre­ves con to­do. ¿Es esa la cla­ve de tu éxi­to?

Hung Fai: El éxi­to no tie­ne cla­ves, só­lo el tra­ba­jo del día a día, con es­fuer­zo y per­se­ve­ran­cia, sien­do siem­pre cohe­ren­te. Y es eso lo que al fi­nal se con­vier­te en éxi­to. Pe­ro sí, soy una per­so­na que me atre­vo con to­do.

Pro­pón dos re­ce­tas pa­ra dis­fru­tar del verano.

H. F.: Una de mis re­ce­tas pre­fe­ri­das, con la que con­quis­té a mi mu­jer, es un pa­pi­llo­te de lo­mos de sal­món no­rue­go con ca­ma de verduras al horno. La otra, que co­ci­né ha­ce po­qui­to de­lan­te de mil per­so­nas, es un ce­vi­che de sal­món no­rue­go con gra­ni­za­do de man­za­na ver­de. Fue en un even­to ce­le­bra­do en Bur­gos jun­to a mis com­pa­ñe­ros de Top Chef.

¿Qué pro­yec­tos an­das ‘co­ci­nan­do’?

H. F.: Ade­más de mi tra­ba­jo en Ige­ret­xe, ase­so­ro a dos res­tau­ran­tes asiá­ti­cos en Do­nos­ti, co­la­bo­ro -des­de ha­ce más de sie­te años- con la Es­cue­la de Hos­te­le­ría de Sevilla, con la Ta­ber­na del Ala­bar­de­ro, de Ma­drid, y es­toy ce­rran­do un pro­yec­to muy bo­ni­to, que me ha­ce mu­cha ilu­sión, co­mo for­ma­dor de pro­fe­sio­na­les, que oja­lá vea pron­to la luz. Por su­pues­to, in­ves­ti­go con pro­duc­tos del mar de No­rue­ga, con su bacalao, su sal­món, su tru­cha, y es­pe­ro con ilu­sión abrir pron­to res­tau­ran­te pro­pio en Bil­bao: El Txino con Txa­pe­la.

¿A qué chef ad­mi­ras? ¿Quién te ins­pi­ró más?

H. F.: Han si­do mu­chos, pe­ro una de mis prin­ci­pa­les re­fe­ren­cias ha si­do mi abue­lo, Chi Yuen Ch­yon. Lue­go es­tán Ken­ji­ro Sa­to, mi maes­tro, Án­gel León, Da­vid Mu­ñoz y No­bu Mat­suhi­sa.

¿Cuál es tu pla­to fa­vo­ri­to?

H. F.: ¡Buf!, ten­go mu­chos, pe­ro mu­chos, mu­chos... Qui­zá, por des­ta­car al­guno, po­dría­mos ha­blar de uno que me en­can­ta, arroz con bo­ga­van­te. Cuan­do es­tá bien pre­pa­ra­do, la ver­dad es que me pi­rra.

HUNG FAI em­pe­zó co­ci­nan­do en fa­mi­lia (abue­lo, tíos, pri­mo) des­de ni­ño. Tie­ne 40 años y es­tá ca­sa­do con una bil­baí­na de Ba­sur­to. Es pa­dre de una ni­ña y es­pe­ra su se­gun­do hi­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.