Mía

Hipotecas inversas.

Este tipo de hipotecas empiezan a cobrar fuerza como una alternativ­a y una forma de financiars­e o tener unos ingresos extra cuando nos hacemos mayores, especialme­nte, si las pensiones no son altas.

- POR

LAURA VALDECASA

Desde hace algunos años, algunas entidades bancarias están ofreciendo entre sus opciones las llamadas hipotecas inversas, un producto fi anciero que proporcion­a una cantidad económica a las personas mayores de 65 años o en situación de dependenci­a severa o grande, siempre que sean propietari­os de una vivienda. Como explican Pedro Serrano, profesor titular de finanzas Universida­d Carlos III, y Juan Ángel Lafuente, catedrátic­o de finanzas Universita­t Jaume I y director de la Cátedra Ciutat de Castelló, la hipoteca inversa es un préstamo contra el valor de la vivienda, es decir, un préstamo que tiene como garantía la vivienda en propiedad.

El funcionami­ento es el mismo que el de una hipoteca, y se llama inversa porque, en una hipoteca normal, tú eres la que paga al banco para quedarte con la casa, pero aquí la casa ya es tuya, y el banco paga en ese préstamo a condición de que, a tu fallecimie­nto, se lo devuelvas. Es decir, es un crédito que obtienes del banco dejando la casa como garantía, cuya única condición es que, a tu fallecimie­nto, pueden ocurrir dos cosas: o tus herederos se van a hacer cargo de ese crédito y reciben la casa, o, si los herederos no quieren hacerse cargo de ese crédito, la casa está como garantía y se la queda el banco.

EL TITULAR DE LA VIVIENDA RECIBE EL DINERO POR PARTE DEL BANCO Y PUEDE SEGUIR RESIDIENDO EN SU HOGAR.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain