PRE­SIÓN DE NEU­MÁ­TI­COS

Moto Verde - - ONDA VERDE -

La pre­sión de los neu­má­ti­cos es uno de los ele­men­tos im­por­tan­tes que de­ter­mi­na las sen­sa­cio­nes que ob­te­ne­mos de nues­tra mo­to cuan­do con­du­ci­mos. Es­to es de­bi­do a que bá­si­ca­men­te el neu­má­ti­co es un mue­lle, que for­ma par­te de la sus­pen­sión de tu mo­to, con una par­ti­cu­la­ri­dad que cuan­do se de­for­ma acu­mu­la ener­gía y en la ac­ción de re­cu­pe­rar su for­ma no tie­ne nin­gún ele­men­to de con­trol que le ayu­de a ha­cer­lo.

Es in­dis­pen­sa­ble pa­ra que tu mo­to sea se­gu­ra que la pre­sión de los neu­má­ti­cos sea la ade­cua­da, la ri­gi­dez de un neu­má­ti­co es la su­ma de la pro­pia es­truc­tu­ra del neu­má­ti­co y de la pre­sión que de­ja­mos den­tro. To­do neu­má­ti­co es­tá pen­sa­do y di­se­ña­do pa­ra que tra­ba­je con una pre­sión de­ter­mi­na­da. La de­for­ma­ción del neu­má­ti­co du­ran­te su uso es­tá pen­sa­da pa­ra fa­vo­re­cer que el neu­má­ti­co se de­for­me en la me­di­da jus­ta te­nien­do en cuen­ta pa­rá­me­tros ta­les co­mo el pe­so, po­ten­cia, ve­lo­ci­dad del vehícu­lo. De es­te mo­do se con­si­gue que el neu­má­ti­co en to­do mo­men­to ten­ga la ma­yor su­per­fi­cie po­si­ble en con­tac­to con el te­rreno (hue­lla del neu­má­ti­co).

El usua­rio pue­de mo­di­fi­car la pre­sión de ai­re del neu­má­ti­co fa­vo­re­cien­do el au­men­to o dis­mi­nu­ción de su ri­gi­dez que co­mo con­se­cuen­cia au­men­ta o dis­mi­nu­ye la hue­lla del neu­má­ti­co en con­tac­to con el te­rreno. Cuan­do re­du­ci­mos la pre­sión au­men­ta­mos la hue­lla del neu­má­ti­co so­bre el te­rreno, en mu­chos ca­sos es­to se tra­du­ce en un au­men­to del aga­rre de­bi­do a que es­ta­mos re­par­tien­do en una ma­yor hue­lla (su­per­fi­cie) la pre­sión ejer­ci­da por la mo­to. El au­men­to de la pre­sión dis­mi­nu­ye la hue­lla del neu­má­ti­co con­cen­tran­do mu­cho más la pre­sión y di­fi­cul­tan­do en al­gu­nos ca­sos el aga­rre del mis­mo. Es ver­dad que es­to pue­de ir en uno u otro sen­ti­do en fun­ción de las con­di­cio­nes el te­rreno.

Pa­ra ma­ni­pu­lar la pre­sión he­mos de ser muy cons­cien­tes de cuá­les son los va­lo­res re­co­men­da­dos por el fa­bri­can­te, re­du­cir o au­men­tar en ex­ce­so la pre­sión pue­de ge­ne­rar si­tua­cio­nes pe­li­gro­sas. La re­duc­ción en ex­ce­so pue­de pro­vo­car el des­pren­di­mien­to de la ban­da de ro­da­du­ra, en ca­sos ex­tre­mos, o fa­vo­re­cer que el neu­má­ti­co pue­da des­ta­lo­nar.

Una vez con­tem­pla­dos los fac­to­res de se­gu­ri­dad he­mos de en­con­trar la pre­sión que me­jor se adap­ta a nues­tro es­ti­lo de pi­lo­ta­je y ne­ce­si­da­des del mo­men­to. En unas con­di­cio­nes bue­nas de aga­rre la me­jor re­co­men­da­ción es siem­pre ir to­do lo rí­gi­do que nos po­da­mos per­mi­tir de es­te mo­do uti­li­za­re­mos me­jor nues­tros neu­má­ti­cos. Cuan­do di­go to­do lo rí­gi­do que nos po­da­mos per­mi­tir no siem­pre sig­ni­fi­can pre­sio­nes al­tas, ca­da pi­lo­to en fun­ción de su fí­si­co y es­ti­lo de pi­lo­ta­je pue­de re­que­rir pre­sio­nes muy di­fe­ren­tes. Pi­lo­tos de con­duc­ción agre­si­va con la par­te de­lan­te­ra de su mo­to, nor­mal­men­te ten­de­rán a re­que­rir pre­sio­nes más al­tas en el neu­má­ti­co de­lan­te­ro y al re­vés los pi­lo­tos de po­si­ción re­tra­sa­da de pi­lo­ta­je. Pa­ra al­gún pi­lo­to, su pre­sión al­ta pue­de sig­ni­fi­car pre­sión ba­ja con res­pec­to al std que re­co­mien­da el fa­bri­can­te.

Otro de los fac­to­res que afec­tan al ren­di­mien­to de tus neu­má­ti­cos es cuan­do mon­tas al­gún ti­po de mous­se, au­men­tan­do la ri­gi­dez de es­te. Es­te ti­po de ele­men­tos ayu­da mu­cho a evi­tar des­ta­lo­nar y pin­char, pe­ro afec­ta a las pres­ta­cio­nes del mis­mo de­bi­do que au­men­ta la ri­gi­dez. Exis­ten pro­duc­tos que ayu­dan a evi­tar los pin­cha­zos no afec­tan­do a es­ta ri­gi­dez ti­po el Blues­hield49. Juan Mar­tí­nez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.