Se­gun­da mano: Hon­da CRF 450 2012.

Moto Verde - - SUMARIO -

Las dos ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res de la CRF 450 des­ta­ca­ron por sus so­lu­cio­nes in­no­va­do­ras y un ta­lan­te ge­ne­ral que apos­ta­ba por una fa­ci­li­dad de uso má­xi­ma.

La s pri­me­ras ge­ne­ra­cio­nes de la CRF 450 fue­ron un éxi­to in­me­dia­to gra­cias a su ex­ce­len­te com­bi­na­ción en­tre pres­ta­cio­nes y li­ge­re­za. La mar­ca del ala do­ra­da tra­tó de ri­zar el ri­zo con la re­no­va­da ver­sión de 2009, que se­guía un rum­bo nue­vo, en­fa­ti­zan­do el ali­ge­ra­mien­to de pe­so y an­te­po­nien­do la ma­ne­ja­bi­li­dad y la efi­ca­cia del apar­ta­do ci­clo, al au­men­to de pres­ta­cio­nes. Es­to se tra­du­jo en un bas­ti­dor muy es­tre­cho, con co­tas de di­rec­ción muy ce­rra­das, un bas­cu­lan­te más lar­go y la apli­ca­ción de un amor­ti­gua­dor de di­rec­ción -que en reali­dad se ha­bía es­tre­na­do en 2008. El con­cep­to se mos­tró acer­ta­do, al me­nos en cuan­to a con­se­guir el ob­je­ti­vo mar­ca­do, pues las CRF 450 de 2009 a 2012 des­ta­ca­ron sin du­da por su ex­ce­len­te agi­li­dad, ba­sa­da en un con­jun­to muy li­ge­ro, cla­ra­men­te el más li­viano de su épo­ca con 103 ki­los en va­cío -3 me­nos que la mo­to ac­tual…-. Tam­bién go­za­ba de un pues­to de con­duc­ción muy có­mo­do, con un con­jun­to es­tre­chí­si­mo y efi­cien­te. A cam­bio, eso sí, pe­na­li­za­ba un po­co más por la es­ta­bi­li­dad en rec­ta, asun­to que se tra­tó de ata­jar con cam­bios en las sus­pen­sio­nes Ka­ya­ba, cu­yo re­gla­jes se fue­ron en­du­re­cien­do cons­tan­te­men­te en 2010, 2011 y 2012, tan­to de­lan­te co­mo de­trás. Tam­bién se pro­ba­ron dis­tin­tas bie­le­tas y so­por­tes de mo­tor pa­ra au­men­tar el aplo­mo del tren tra­se­ro. En 2013, Hon­da per­fec­cio­na­ba to­da­vía más el con­cep­to con el es­treno de la sex­ta ge­ne­ra­ción de su cha­sis en alu­mi­nio, con cen­tro de gra­ve­dad más cen­tra­do y ba­jo, in­clu­yen­do la re­ubi­ca­ción de los ra­dia­do­res, com­po­nen­tes eléc­tri­cos y has­ta con un sis­te­ma de es­ca­pe con do­ble si­len­cia­dor. En­ton­ces, tam­bién des­ta­có la lle­ga­da de la hor­qui­lla neu­má­ti­ca de Ka­ya­ba, que man­te­nía un com­por­ta­mien­to ge­ne­ral có­mo­do pe­ro fal­to de efi­ca­cia en uso exi­gen­te.

FA­CI­LI­DA­DES

La plan­ta mo­triz tam­bién evo­lu­cio­nó en es­tos años pe­ro man­te­nien­do la ba­se co­no­ci­da, con cu­la­ta Uni­cam, en­gra­se de mo­tor y cam­bio se­pa­ra­dos e in­yec­ción elec­tró­ni­ca. En 2011 se apos­tó por un cuer­po de in­yec­ción más pe­que­ño, pa­ra me­jo­rar la po­ten­cia en ba­jos, mien­tras que en 2013 se op­tó por una dis­tri­bu­ción más de­por­ti­va, y en 2014 lle­gó el sis­te­ma de in­yec­ción se­cuen­cial PGM­FI Dual Fuel. La res­pues­ta del mo­tor se ca­rac­te­ri­zó en to­do mo­men­to por una en­tre­ga sua­ve y apro­ve­cha­ble, no tan­to por fal­ta de po­ten­cia -so­bre 49 ca­ba­llos, co­mo las me­nos po­ten­tes de su cla­se-, sino por su subida de vuel­tas pro­gre­si­va, que in­clu­so re­per­cu­tía en un so­ni­do de mo­tor muy ba­jo. Has­ta 2012, la res­pues­ta en ba­jos era de­ma­sia­do sua­ve, mien­tras que en 2013 se avi­vó el ca­rác­ter a po­cas vuel­tas, a cos­ta de per­der es­ti­ra­da arri­ba. La me­cá­ni­ca mos­tra­ba una fia­bi­li­dad muy bue­na, sal­vo por lo rá­pi­do que se gas­ta­ba el em­bra­gue y al­gu­nos pro­ble­mas con la ca­ja de cam­bios sub­sa­na­dos en sus co­rres­pon­dien­tes cam­pa­ñas. MV

FÁ­CIL DE APRO­VE­CHAR ES­TI­RA­DA DEL MO­TOR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.