CO­NE­XIÓN GROBCN

Moto Verde - - AVENTURA CONEXIÓN - SAN­TI AYA­LA. Fo­tos: FMONTERO&APUIG

Dos con­ce­sio­na­rios Hon­da, Tow­ca en Gra­na­da e Im­pa­la en Bar­ce­lo­na, han or­ga­ni­za­do la pri­me­ra edi­ción del tour trail pa­ra co­nec­tar am­bas ciu­da­des. Cua­tro jor­na­das, 1.500 km., aven­tu­ra y una for­ma de co­nec­tar tam­bién con sus clien­tes pa­ra des­cu­brir­les su po­ten­cial des­co­no­ci­do y el de sus mo­tos.

Ex­pe­rien­cias y vi­ven­cias, car­ga­das de aven­tu­ra y épi­ca. Es lo que ca­da vez de­man­da más el usua­rio de la mo­to, abier­to a sen­tir y dis­fru­tar pro­pues­tas que le des­pier­ten el ins­tin­to de ex­pri­mir la con­duc­ción en for­ma­to par­ti­ci­pa­ti­vo y, ade­más, co­lec­ti­vo. A ello se une el men­sa­je que bus­can mu­chos de crear víncu­lo y fi­de­li­za­ción con la mar­ca, que la pue­den sen­tir co­mo pro­pia en el pre­sen­te o asen­tar esa pa­sión en el fu­tu­ro. La pa­sión, par­te fun­da­men­tal en la mo­to, de­fi­ni­ti­va pa­ra lle­var ade­lan­te mu­chas ideas y pro­yec­tos, ha mo­vi­do a dos ex­ce­len­te em­pre­sa­rios, ge­ren­tes de con­ce­sio­na­rios Hon­da, a lan­zar una pro­pues­ta de ac­ti­vi­dad. Es­tre­char la­zos en­tre sus se­des, la de Tow­ca en Gra­na­da (con el que­ri­dí­si­mo Jo­sé Luis Ma­ciá «Pi­liky» a los man­dos) con la de Im­pa­la en Bar­ce­lo­na (el hom­bre mo­to por ex­ce­len­cia, Xa­vi Are­nas, al fren­te). Ha­cién­do­lo con una ru­ta trail pa­ra sus clien­tes a cu­brir con los mo­de­los que con­si­de­ren opor­tu­nos, in­clui­das las en­du­ro, aun­que ló­gi­ca­men­te la es­tre­lla ac­tual de la mar­ca en su ga­ma trail, la CRF Afri­ca Twin 1000 L/Ad­ven­tu­re Sports de­be­ría ser la gran pro­ta­go­nis­ta.

PROS­PEC­TO

An­tes de to­mar un me­di­ca­men­to hay que leer­se bien el pros­pec­to que ex­pli­ca los de­ta­lles cu­ra­ti­vos, la do­sis a to­mar y los efec­tos se­cun­da­rios. Eso mis­mo ha­bía que ha­cer con la pro­pues­ta de Tow­ca-Im­pa­la, en la que pron­to se des­cu­bre el po­der es­ti­mu­lan­te de la mis­ma. Cua­tro eta­pas pa­ra sur­car Gra­na­da, Ciu­dad Real, So­ria, Hues­ca, y lle­gar a Bar­ce­lo­na. Sur­can­do por pis­tas, ca­mi­nos y ca­ña­das ma­yo­ri­ta­ria­men­te, con el re­co­rri­do de ca­da eta­pa a se­guir por GPS con track. Con re­co­rri­dos dia­rios en torno a los 350 km. de me­dia, pa­ra su­pe­rar los 1400 km to­ta­les. Con 70% de tra­za­do so­bre tie­rra pre­do­mi­nan­do así cla­ra­men­te la orien­ta­ción off road de la ru­ta so­bre el as­fal­to. Mo­ti­vo por el que re­sul­ta­ba re­co­men­da­ble mon­tar neu­má­ti­cos con ta­co. La bue­na con­si­de­ra­ción de la or­ga­ni­za­ción ha­cia los par­ti­ci­pan­tes in­cluían una fur­go­ne­ta de asis­ten­cia con re­cam­bio/he­rra­mien­ta y re­mol­que de res­ca­te en la que, ade­más, via­ja­ban las bol­sas/ma­le­tas de equi­pa­je en ca­da jor­na­da. Por­que una de las nor­mas obli­ga­to­rias a cu­brir con­tem­pla­ba el no car­gar ni ma­le­tas ni equi­pa­je en la mo­to­ci­cle­ta, so­lo una bol­sa de he­rra­mien­tas, cá­ma­ras re­for­za­das y des­mon­ta­bles.

A mi­tad de ru­ta, ca­da día, pun­to de avi­tua­lla­mien­to pa­ra re­po­ner ener­gía con nu­trien­tes só­li­dos y lí­qui­dos, con­tro­lan­do ade­más el pa­so de los par­ti­ci­pan­tes. Con­trol que ade­más se te­nía por sis­te­ma de po­si­cio­na­mien­to vía mó­vil con un vehícu­lo 4X4 que cu­bría la­bo­res de se­gu­ri­dad y res­ca­te. Ade­más de una mo­to es­co­ba ce­rran­do la ru­ta.

Lo bueno del plan­tea­mien­to de es­ta ru­ta es que adop­ta la ti­po­lo­gía de no te­ner ca­rác­ter com­pe­ti­ti­vo y per­mi­te que ca­da uno adap­te su rit­mo al gus­to, así co­mo la for­ma de cu­brir los ki­ló­me­tros. Que si ape­te­ce pa­rar a sa­car una fo­to, pues se pa­ra. Eso sí, siem­pre con la re­co­men­da­ción de la or­ga­ni­za­ción de ro­dar en pa­re­jas co­mo mí­ni­mo y gru­pos de cua­tro, má­xi­mo.

Eso en­tre los 25 pio­ne­ros de es­ta pri­me­ra edi­ción de una ru­ta que pre­ten­de con­ver­tir­se en una clá­si­ca ci­ta anual, al­ter­nan­do ca­da año el sen­ti­do del re­co­rri­do.

Re­co­noz­co que la in­vi­ta­ción de Hon­da pa­ra for­mar par­te de la lis­ta de par­ti­ci­pan­tes me cau­só es­pe­cial mo­ti­va­ción. Ca­da vez soy más fan de las ru­tas trail por cam­po por esa mez­cla en los ca­mi­nos tra­za­dos de ho­ras de mo­to, ki­ló­me­tros re­co­rri­dos, ve­lo­ci­dad, orien­ta­ción, con­tras­te de pai­sa­jes…

Qui­zás sea cues­tión de la ma­du­rez que apor­ta la edad en la que cam­bian la for­ma de vi­vir los va­lo­res y las afi­cio­nes que te­ne­mos, sin re­nun­ciar a ellos, pe­ro plas­mán­do­los de otra ma­ne­ra.

La sen­sa­cio­nal pro­pues­ta de es­ta ru­ta plan­tea­ba una opor­tu­ni­dad pa­ra des­cu­brir te­rre­nos des­co­no­ci­dos y, a su vez, des­cu­brir en prue­ba de lar­go re­co­rri­do las ca­pa­ci­da­des y ap­ti­tu­des de la Afri­ca Twin Ad­ven­tu­re Sports. Uni­dad de se­rie sal­vo por los neu­má­ti­cos Dun­lop RR que lle­va­ba ins­ta­la­dos así co­mo por la in­cor­po­ra­ción del GPS ne­ce­sa­rio pa­ra se­guir la ru­ta y unos cu­bre­ma­ne­tas Block­bus­ter.

Co­no­ci­mien­to e im­pli­ca­ción. Dos va­lo­res que tan­to Pi­liky co­mo Xa­vi Are­nas han sa­bi­do plas­mar en es­ta ru­ta pues no so­lo han crea­do la idea, tam­bién han for­ma­do par­te de ella. No hay me­jor ma­ne­ra de ava­lar un pro­yec­to que sien­do par­te de él y vi­vién­do­lo en pri­me­ra per­so­na, lo cual aña­de un ex­tra de va­lor a lo que se pro­po­ne. Una do­sis ma­yor de credibilidad que so­lo dos gran­des co­mo ellos pue­den vi­vir lo­gran­do así con­ven­cer a los clien­tes. Ade­más de po­der sa­car ellos mis­mos sus con­clu­sio­nes en cuan­to a lo mon­ta­do pa­ra, den­tro de su es­pí­ri­tu per­fec­cio­nis­ta, bus­car me­jo­ras fu­tu­ras. Ade­más de mar­car un ma­yor víncu­lo con sus clien­tes y de en­con­trar ellos a unos ge­ren­tes que es­tán im­pli­ca­dos ple­na­men­te y que son «uno de los nues­tros».

SE­DUC­CIÓN

La atrac­ción de la ru­ta ha si­do ab­so­lu­ta tan­to por el re­co­rri­do mar­ca­do co­mo por el es­que­ma es­co­gi­do pa­ra ca­da jor­na­da. En un mo­men­to en el que la crí­ti­ca es la úni­ca ex­pre­sión que pa­re­ce sa­lir de for­ma na­tu­ral, el ha­la­go y el aplau­so a lo bien he­cho de­be en­con­trar mo­men­to y es­pa­cio. Por ello hay que aplau­dir a los crea­do­res de la ru­ta. Mon­tan­do por los, a mi en­ten­der, me­jo­res es­ce­na­rios de pis­tas que se pue­den en­con­trar en Es­pa­ña pa­ra ha­cer ki­ló­me­tros en lí­nea, so­bre to­do Cas­ti­lla-La Man­cha y Ara­gón.

La pri­me­ra eta­pa (Gra­na­da-Al­cá­zar de San Juan) mar­ca­ba una ru­ta lar­ga con es­ce­na­rios des­de oli­va­res has­ta se­rra­nía pa­san­do por esas pis­tas man­che­gas de rá­pi­do trán­si­to. Una bue­na ma­ne­ra de co­men­zar con sue­los di­ver­sos en cuan­to al ti­po de te­rreno, des­de al ar­ci­llo­so has­ta el más com­pac­ta­do. Si bien los oli­va­res con ba­rro pe­ga­jo­so de­ja­ron mo­men­tos de épi­ca pa­ra su­pe­rar­los, obli­gan­do a ti­rar de ri­ño­nes pa­ra se­guir ade­lan­te, ade­más de te­ner que qui­tar el guar­da­ba­rros de­lan­te­ro al que­dar­se blo­quea­da la rue­da por acu­mu­la­ción de ba­rro. Al­go de lo que se li­bra­ron los me­jo­res adap­ta­dos al me­dio con guar­da­ba­rros al­to en sus Afri­ca Twin.

Pa­ra el se­gun­do día, en­tre Al­cá­zar (Ciu­dad Real) y Al­ma­zán (So­ria), la pis­ta ini­cial con sue­lo de ba­rro ar­ci­llo­so en al­gu­nos pun­tos per­mi­tía sen­tir La Man­cha en es­ta­do pu­ro pa­ra tran­si­tar por Gua­da­la­ja­ra y en­con­trar una ar­ci­lla, em­pa­pa­da por la llu­via caí­da an­tes de nues­tro pa­so, de com­pli­ca­da si­tua­ción a re­ba­sar. Zo­nas con pa­sos por lo­ca­li­da­des de car­ga his­tó­ri­ca co­mo Si­güen­za, pa­ra lue­go te­ner mo­men­tos jun­to a la vía del tren, o es­pa­cio de mon­te más ce­rra­do. Pis­tas de ve­lo­ci­dad me­dia-al­ta en las que siem­pre apa­re­cían sus­tos con al­gu­nas len­guas de ba­rro.

El día tres co­men­za­ba ba­jo la nie­bla en Al­ma­zán, co­mo ca­da día sa­lien­do a las 8 de la ma­ña­na, con esas pis­tas en las que la hier­ba, mo­ja­da por el ro­cío ma­ti­nal, obli­ga a te­ner tac­to pa­ra no per­der el apo­yo de­lan­te. Eso y el no caer en tram­pas de ba­rro de ar­ci­lla que apa­re­cen en el tra­za­do. Las pis­tas se van abrien­do pa­ra lle­gar has­ta el es­pa­cio de Ara­gón y su fa­mo­so te­rreno de La Mue­la don­de tan­tas ve­ces ha com­pe­ti­do la Ba­ja Es­pa­ña. Pa­san­do por Za­ra­go­za rum­bo ha­cia Los Mo­ne­gros, te­rreno en­tre los te­rre­nos de re­fe­ren­cia pa­ra dis­fru­tar de cual­quier ru­ta que se pre­cie en for­ma­to raid/trail. Ve­lo­ci­dad y buen rit­mo, el que se man­tie­ne an­tes de to­mar una par­te de tra­za­do tria­le­ro, más len­to, de se­gun­da y pri­me­ra, re­vi­ra­do y com­pli­ca­do por los pa­sos de ba­rro. Así has­ta lle­gar a Fra­ga por zo­nas don­de, a ve­ces, asus­tan las ve­lo­ci­da­des pun­ta que se ven en el ve­lo­cí­me­tro.

La cuar­ta jor­na­da de­ja­ba Ara­gón has­ta en­trar en Ca­ta­lu­ña, con la nie­bla ma­ti­nal ha­bi­tual de Lé­ri­da, ru­ta de pis­ta más es­tre­cha, de me­nos es­pa­cio. de ve­lo­ci­dad pun­ta y con más cru­ces así co­mo cam­bios de rit­mo. Ya no flu­yen los ki­ló­me­tros igual y hay que pi­lo­tar con más aten­ción. Te­rreno de ca­mino de mon­ta­ña, más de en­du­ro y de me­nos ve­lo­ci­dad, con al­gu­nos pa­sos de cier­ta exi­gen­cia de téc­ni­ca pa­ra evi­tar el sus­to de turno. Con fi­nal en las ins­ta­la­cio­nes de Hon­da Es­pa­ña en San­ta Per­pe­tua de Mo­go­da. Co­lo­fón a cua­tro jor­na­das de aven­tu­ra car­ga­da de contrastes, de ma­ti­ces, de ri­que­za de te­rre­nos y te­rri­to­rios off road, ca­da uno con su per­so­na­li­dad y su se­llo dis­tin­ti­vo.

au­tén­ti­ca eva­sión, cu­ra de stress la­bo­ral, en la que la men­te y el cuer­po de­di­can to­da su ac­ti­vi­dad de for­ma ex­clu­si­va a ello, sin pri­sas, sin aten­der al mó­vil, y con el pa­so de las mu­chas ho­ras so­bre la mo­to co­mo si fue­sen po­cas.

Ro­dan­do siem­pre con el le­ma ac­ti­vo de no lo in­ten­tes, haz­lo bien o no lo ha­gas. MV

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.