COM­PA­RA­TI­VA EN­DU­RO

KTM 350 EXC-F 9.940 €

Moto Verde - - SUMARIO -

Husq­var­na FE 350 y KTM 350 EXCF. La ci­lin­dra­da me­dia.

Aun­que ya no son las «po­pu» del en­du­ro ni las su­per­ven­tas, su­pe­ra­das por las 300 2T, las 350 4T de en­du­ro man­tie­nen su ti­rón. Sin du­da es la ci­lin­dra­da del equi­li­brio, la ecua­ni­mi­dad y la sen­sa­tez, me­cá­ni­ca que lo ha­ce fá­cil, man­tie­ne la tra­yec­to­ria cuan­do abres gas, sube de vuel­tas muy pro­gre­si­va, y sin dar­te cuen­ta tie­nes al­to rit­mo. Ade­más, son las rei­nas del sú­per en­du­ro, las cam­peo­nas, y eso no es por ca­sua­li­dad.

Las mo­das siem­pre arras­tran y de­ci­den la di­rec­ción ha­cia don­de orien­tar la vo­lun­tad a una gran ma­yo­ría. Sa­be­mos que son cambiantes, a ve­ces ca­pri­cho­sas, no siem­pre jus­ti­fi­ca­da su va­ria­bi­li­dad y vi­ru­len­cia, que arras­tran a unos mu­chos sin ra­zón. Por ello re­sul­ta fá­cil pa­sar de es­tar en la cres­ta de la ola o hun­dir­se de­ba­jo de ella. Al­go así le ocu­rre a las en­du­ro 350 4T, tan desea­das no ha­ce mu­cho y al­go ig­no­ra­das ac­tual­men­te da­do que la co­rrien­te del en­du­ro hard, más que de­cir ex­tre­mo, ha lle­va­do al mer­ca­do a co­lo­car a las 300 2T en el pun­to de mi­ra de más de la mi­tad de las ven­tas -a la in­ver­sa en un lap­so cor­to de años-. Pe­ro las 350 4T si­guen sien­do tan bue­nas, o tan ma­las si no os gus­ta­ban, co­mo an­tes, de­bien­do re­co­no­cer­las de for­ma ro­tun­da que re­pre­sen­tan la ar­mo­nía, la cor­du­ra y la sen­sa­tez en tér­mi­nos de ren­di­mien­to y for­ma de res­pues­ta. Ecua­ni­mi­dad que bien apro­ve­cha­da apor­ta gran dis­fru­te y ro­tun­da efec­ti­vi­dad. Si sois de los que no os de­jáis in­fluir por las mo­das en vues­tras de­ci­sio­nes, si te­néis fac­tor ana­lí­ti­co y de­ci­dís vo­so­tros vues­tra com­pra, no los de­más, no du­déis en te­ner una 350, si es lo que os ape­te­ce. Ser di­fe­ren­tes, tam­bién tie­ne su pun­to y lo sa­béis. No ol­vi­déis que la 350 EXC y la FE 350 son las rei­nas del sú­per en­du­ro, las mo­tos que lle­van Bla­zu­siak, Webb, Haa­ker… las ga­na­do­ras y es por al­go, su co­ra­zón y su bon­dad, apor­tan­do emo­ción.

PRO­POR­CIÓN

En­cuen­tro de me­cá­ni­cas her­ma­na­das en es­ta prue­ba com­pa­ra­ti­va, una dispu­ta más en­tre aque­llas mar­cas que sí dis­po­nen de uni­da­des de prue­bas y nos las fa­ci­li­tan pa­ra tes­tar. Al­go que, una vez más re­pe­ti­mos, fren­te a lo que pen­sáis, re­sul­ta com­pli­ca­do, muy com­pli­ca­do, con­tar con mo­tos de en­du­ro de test pa­ra pren­sa. En cual­quier ca­so aquí es­tán las dos más ven­di­das de la cla­se con las que he­mos echa­do una vis­ta re­tros­pec­ti­va al pa­sa­do des­de el na­ci­mien­to de es­ta ti­po­lo­gía de me­cá­ni­ca 3.5. En 2012 pro­ba­mos la pri­me­ra KTM 350 EXCF y, sie­te años des­pués, lo que más ha cam­bia­do fren­te al mo­de­lo ac­tual es el pe­so. Por­que la po­ten­cia y el par se man­tie­nen en las mis­mas ci­fras má­xi­mas so­bre los 43/44 CV y 3,5/3,6 kgm -aun­que aho­ra apa­re­ce a un ré­gi­men al­go más ba­jo y es más li­neal-, sin ol­vi­dar la elec­tró­ni­ca, que co­mo ve­re­mos lue­go, tam­bién ha me­jo­ra­do mu­cho la res­pues­ta me­cá­ni­ca con so­lu­cio­nes co­mo el con­trol de trac­ción, de se­rie. La KTM 2012 ofre­cía un pe­so en va­cío de 109 ki­los y la 2019 ba­ja a los 105 ki­los, cua­tro de di­fe­ren­cia. La Husq­var­na FE 350 es

más jo­ven, pues la pri­me­ra prue­ba da­ta de 2014. Jus­to un año an­tes ha­bía­mos ana­li­za­do por vez pri­me­ra la Hu­sa­berg FE 350, que en 2013 pe­sa­ba 110 ki­los, va­cía. Los da­tos de pe­so de la Husky FE 2014 eran de 112,6 kg, en se­co, y en 2019 es­ta­mos en 108, ba­jan­do esos des­ta­ca­dos 4,6 ki­los -re­cor­dad que no­so­tros las pe­sa­mos en nues­tra bás­cu­la, no nos lo cuen­tan na­die-. Evi­den­te­men­te la re­la­ción pe­so/po­ten­cia ha me­jo­ra­do no­ta­ble­men­te en es­te tiem­po re­sul­tan­do por ello aún más efec­ti­vas es­tas dos en­du­ro 350 que pro­ba­mos.

¿Por qué de­can­tar­se por una 350? Res­pues­ta lim­pia: en lí­neas ge­ne­ra­les es una mo­to fá­cil que exi­ge me­nos que sus her­ma­nas ma­yo­res, con el pe­so más con­te­ni­do. Ha­ce la vi­da có­mo­da y tie­ne un equi­li­brio que po­dría ser ca­si per­fec­to. Por eso en sú­per en­du­ro triun­fan. Re­co­rri­dos ra­to­ne­ros, don­de man­da la ma­ne­ja­bi­li­dad, pe­ro con ne­ce­si­dad de gol­pe de gas y ace­le­ra­ción en po­co es­pa­cio pa­ra po­der ha­cer los sal­tos y su­pe­rar los obs­tácu­los. En el la­do del por­qué no te­ner­las es­tá que, si com­pi­tes en en­du­ro, en la cla­se de E2 las 350 se que­da un po­co des­com­pen­sa­da de pres­ta­cio­nes fren­te a las 450, más po­de­ro­sas de ace­le­ra­ción y em­pu­je. Por­que re­sul­ta cier­to que las 450 tam­bién han ba­ja­do mu­cho su pe­so y no que­dan ya tan le­jos de las 350 en cuan­to a li­ge­re­za, lo que les qui­ta al­go de ar­gu­men­to, pe­ro aún lo tie­nen a su fa­vor las «tres y me­dio» -so­bre un ki­lo y me­dio de di­fe­ren­cia-.

Hay quien en­jui­cia de for­ma se­ve­ra y ne­ga­ti­va a las 350, y es­tá en su de­re­cho, sin en­con­trar su ló­gi­ca. Pe­ro a mu­chos de los de­trac­to­res les in­vi­ta­ría a pro­bar­las y, cuan­do me­nos, se­gu­ro que mo­di­fi­can su opi­nión, lo cual no sig­ni­fi­ca que cam­bie su de­ci­sión pa­ra te­ner­las.

En nues­tra prue­ba, oc­ta­vo año con­se­cu­ti­vo que pa­sa por nues­tras ma­nos una KTM 350, una

de ca­da di­fe­ren­te edi­ción, vol­ve­mos a sen­tir el mo­tor tre­men­da­men­te equi­li­bra­do con su ca­rác­ter chis­po­so, de ti­po 250 4T gor­do, que nos lle­va a rit­mo pe­ro con re­cur­sos. Aun­que es­to de los re­cur­sos, a ve­ces, nos de­ja un po­co en el ai­re pues se nos ol­vi­da ba­jar de mar­cha, pen­san­do que hay más par, y que­da­mos en evi­den­cia. So­bre to­do cuan­do sa­li­mos de án­gu­los ce­rra­dos, de po­ca ve­lo­ci­dad, y de se­gui­do, o ca­si, nos vie­ne un es­ca­lón o un pa­so len­to. Pe­ro en cuan­to co­no­ce­mos su res­pues­ta, en cuan­to apro­ve­cha­mos el cam­bio y su desa­rro­llo cor­to, con­se­gui­mos gran ro­tun­di­dad. En eso una 350 re­sul­ta pro­di­gio­sa por­que en te­rre­nos de ace­le­ra­ción, gol­pe de gas, subida, sal­to, lan­za­mien­to… tie­ne lo que ha­ce fal­ta. E in­clu­so sin te­ner que to­car el em­bra­gue pues sa­le des­de aba­jo y con una reac­ción muy li­neal, jus­to lo que la 2T no tie­ne de la mis­ma ma­ne­ra. Na­tu­ra­li­dad, es­pon­ta­nei­dad y ama­bi­li­dad, in­sis­to que por eso son las me­cá­ni­cas pre­fe­ri­das por los pi­lo­tos top en los en­du­ro in­door pues les re­por­ta la consistencia en ve­lo­ci­dad me­dia/ ba­ja que ne­ce­si­tan. Es­ti­ran­do el mo­tor de ma­ne­ra muy li­neal en to­da la cur­va de par, con la pa­ta­da que le fal­ta a la 250 4T y con lo que le so­bra a la 450. Por eso el tér­mino EQUI­LI­BRIO es el per­fec­to re­su­men pa­ra es­tas me­cá­ni­cas 350. Se­gun­da y ter­ce­ra son sus mar­chas, re­so­lu­ti­vas, que­dan­do más abier­tas cuar­ta y quin­ta, con una sex­ta, en nues­tra opi­nión, des­col­ga­da en ex­ce­so, co­mo re­cur­so pa­ra las zo­nas más rá­pi­das, pe­ro que hay que me­ter con el mo­tor bien re­vo­lu­cio­na­do.

El pro­pul­sor de la Husq­var­na FE 350 res­pon­de en la mis­ma me­di­da y con si­mi­lar efec­ti­vi­dad que el de la KTM, tie­ne su ro­tun­di­dad y ca­pa­ci­dad pa­ra con­ven­cer­nos por­que tam­bién apor­ta elas­ti­ci­dad y re­cu­pe­ra­ción, ade­más de bue­na sa­li­da de los pa­sos com­pli­ca­dos. E in­clu­so tie­ne a

su fa­vor la Husky que mon­ta de se­rie el man­do pa­ra ges­tio­nar los mo­dos de mo­tor y el con­trol de trac­ción. Los dos di­fe­ren­tes mo­dos de ges­tión del pro­pul­sor se per­ci­ben en mar­cha en sus reacciones más go­ber­na­das (ma­pa 2) o más efu­si­vas (ma­pa 1). Pe­ro sin du­da el con­trol de trac­ción sí que tie­ne pa­pel des­ta­ca­do, se de­be re­co­no­cer que se no­ta su tra­ba­jo, y mu­cho cuan­do la co­sa se po­ne fea. Es co­mo el ha­da ma­dri­na o el duen­de que es­tar, es­tá, aun­que no lo pa­rez­ca pues no ac­túa de for­ma in­tru­si­va pe­ro sí efec­ti­va. Tria­lean­do el con­trol de trac­ción fa­ci­li­ta las co­sas y so­lo te das cuen­ta de lo bien que ac­túa cuan­do lo qui­tas e in­ten­tas pa­sar otra vez por el mis­mo si­tio pe­ro la mo­to es­car­ba sin avan­zar de la mis­ma for­ma. En la KTM esa elec­tró­ni­ca es­tá dis­po­ni­ble de se­rie pe­ro pa­ra po­der­la co­nec­tar hay que ins­ta­lar el in­te­rrup­tor de cam­bio de en­cen­di­do que se ven­de co­mo ac­ce­so­rio op­cio­nal (98 eu­ros, aprox.).

Pro­ver­bial en am­bas mo­tos y, sin ri­val que les ha­ga som­bra aho­ra mis­mo, es el te­ma del con­su­mo de ga­so­li­na, que si­gue asom­bran­do. Lo de­ci­mos ca­da prue­ba y, aun sa­bién­do­lo, se­gui­mos alu­ci­nan­do ca­da sa­li­da por lo con­se­gui­do con una KTM o Husq­var­na. Su­pe­rar los 100 km. re­sul­ta sen­ci­llo, lle­gar a los 150 km sin re­pos­tar, en am­bas mo­tos, po­si­ble. Si sa­béis prac­ti­car la con­duc­ción efec­ti­va y di­ná­mi­ca, lo con­se­guís, aun­que tam­bién de­pen­de­rá del te­rreno por el que va­yáis, co­mo siem­pre. No ol­vi­déis que el cua­dro de ins­tru­men­tos tie­ne tes­ti­go de re­ser­va pe­ro que no se ve de­ma­sia­do bien -el plás­ti­co que lo cu­bre es­tá de­ma­sia­do tin­ta­do y os­cu­re­ci­do-.

PLUS

Jus­ta­men­te los ex­tras de equi­pa­mien­to que tie­ne la «Husky» fren­te a la «Ka­te» son de apre­ciar con ele­men­tos co­mo el cu­bre­cár­ter plás­ti­co, que su­po­ne otros se­ten­ta eu­ros (aprox.) en la KTM, o las ti­jas me­ca­ni­za­das (336 eu­ros)… Ele­men­tos que ob­via­men­te le apor­tan un des­ta­ca­do ex­tra en cuan­to a pre­cio com­pa­ra­ti­vo en­tre los dos mo­de­los, se­pa­ra­dos, en ta­ri­fa por ape­nas 210 eu­ros más ca­ra la Husky.

A los man­dos, la KTM que­da más ba­ja que la Husq­var­na, al­go al­ta en es­ta uni­dad de prue­bas la FE con sus 970 mm de ele­va­ción del si­llín so­bre el sue­lo. Y eso a pe­sar de ser un mo­de­lo con bie­le­tas, que ba­ja un po­co más al sen­tar­nos, lle­gan­do con cier­ta di­fi­cul­tad pa­ra apo­yar los pies en es­ta­tu­ras in­fe­rio­res al 1,70 m., con un asien­to en la Husky con un tac­to de hor­mi­gón, pe­ro de buen aga­rre -su fun­da su­je­ta mu­cho, de más pa­ra al­gu­nos, re­sul­tan­do al­go abra­si­vo la su­per­fi­cie pi­ra­midal de la fun­da-. La KTM es al­go más ba­ja -955 mm- y el mullido del asien­to es más blan­do -pa­ra gus­tos, los co­lo­res- con un buen aga­rre de la nue­va fun­da del mo­de­lo 2019, una de las po­cas co­sas que cam­bia fren­te a la ver­sión 2018.

Lo otro que cam­bia en es­tas mo­tos MY´19 son los re­gla­jes de la sus­pen­sión WP, so­bre to­do en el amor­ti­gua­dor que tie­ne un pis­tón re­di­se­ña­do. La na­ran­ja ofre­ce pa­ra mí un equi­li­brio más des­ta­ca­do, un cha­sis bueno y una sensacional ma­ne­ja­bi­li­dad. Qui­zás hay que con­se­guir que ten­ga un po­co más de ra­dio de gi­ro pe­ro el con­jun­to es­tá en óp­ti­ma for­ma. In­sis­to, con­tra la opi­nión de mu­chos, por­que así lo sien­to, que pa­ra un uso de afi­cio­na­do la sus­pen­sión es­tá bien equi­li­bra­da y soy un fir­me de­fen­sor del PDS tra­se­ro que, óp­ti­ma­men­te re­gu­la­do, se com­por­ta bien, in­clu­so en cier­tos mo­men­tos y usos me­jor que las bie­le­tas. Con el be­ne­fi­cio de pe­sar me­nos y es­tar me­nos ex­pues­ta la sus­pen­sión tra­se­ra a los gol­pes en las zo­nas de pie­dra, ade­más de la fa­ci­li­dad que ofre­ce pa­ra sa­car el amor­ti­gua­dor de la mo­to. Evi­den­te­men­te, co­mo to­das las mo­tos que pa­san por nues­tra ma­nos, con las sus­pen­sio­nes he­chas a nues­tro pe­so y for­ma de con­duc­ción me­jo­ra­ría, y mu­cho, la res­pues­ta. Pe­ro si se to­ma un re­gla­je uni­ver­sal, que pue­da sa­tis­fa­cer a una ma­yo­ría, es­tas dos mo­tos tie­nen uno acer­ta­do. Co­mo tam­bién lo mues­tra la Husq­var­na, con una hor­qui­lla WP si­mi­lar a la de la KTM jun­to a la pro­gre­si­vi­dad ex­tra de las bie­le­tas atrás, que por con­tra res­tan dis­tan­cia li­bre al sue­lo (10 mm. me­nos). En es­ta uni­dad de la FE 350 es­ta­ba bien re­gu­la­da y equi­li­bra­da la sus­pen­sión en el tren de­lan­te­ro y el tra­se­ro, pe­ro no tra­ba­jan per­fec­tas cuan­do se les exi­gía una re­cu­pe­ra­ción rá­pi­da en zo­nas de mu­cha pie­dra suel­ta.

Pi­sa al­go me­jor la Husq­var­na de­lan­te que la KTM, aun sa­bien­do de so­bra que no son las más aplo­ma­das del mer­ca­do, te­nien­do cla­ro que en es­tas dos mo­tos to­do tie­ne cohe­ren­cia en torno al equi­li­brio y la agi­li­dad -ob­se­sión con ello-, ma­ra­vi­lla­dos con su to­tal ca­pa­ci­dad de ra­pi­dez de mo­vi­mien­tos. Ma­yor di­na­mis­mo en la EXC que en la FE pe­ro con su «es­pa­da triun­fal» en las dos de sa­ber que en li­ge­re­za y mo­vi­li­dad no hay ri­val que las me­jo­re. Por con­tra, en es­ta­bi­li­dad fron­tal sí que las hay más asen­ta­das, tan­to con cha­sis de ace­ro co­mo la Be­ta o de alu­mi­nio (TM, Ya­maha, Hon­da Re­dmo­to…).

Res­pec­to al equi­po de fre­nos, la KTM tie­ne una piz­ca más de efec­ti­vi­dad y ro­tun­di­dad, jun­to a un tac­to más po­de­ro­so con su ma­te­rial Brem­bo. Y eso que mu­chos año­ráis una bom­ba Nis­sin de­lan­te, pa­ra ga­nar ro­tun­di­dad, y la mon­táis en vues­tra KTM. Del ma­te­rial Ma­gu­ra de la Husq­var­na nos que­da­mos con la po­si­bi­li­dad de la fá­cil re­gu­la­ción de la dis­tan­cia de la ma­ne­ta de­lan­te­ra, me­dian­te la es­pi­ral que gi­ra y se­pa­ra o acer­ca. Aun­que res­pon­de me­jor que en las pri­me­ras uni­da­des que lo mon­ta­ban, y la fre­na­da era bue­na, aún el tac­to del equi­po Ma­gu­ra pue­de me­jo­rar de­lan­te, con más po­ten­cia, y en es­ta uni­dad le fal­ta­ba ten­sión y tac­to en el freno tra­se­ro.

En ac­ce­si­bi­li­dad am­bas mo­tos po­nen las co­sas fá­ci­les, im­ple­men­tan­do ese ca­mino ini­cia­do años de ha­cer sen­ci­llo lo que no lo era, co­mo el cam­bio del fil­tro sin he­rra­mien­tas. Si bien ha­brá que ver en el tiem­po si los clips de fi­ja­ción de las ta­pas, con el des­gas­te del uso, no ha­rán que se suel­ten en mar­cha. En am­bas en­du­ros se des­mon­ta de la ca­rro­ce­ría con tor­ni­llos de la mis­ma me­di­da (8) y lue­go en el mon­ta­je ca­sa a la pri­me­ra. Rá­pi­do e in­tui­ti­vo des­ves­tir­las o ha­cer el pro­ce­so con­tra­rio, de co­lo­car la plás­ti­ca.

En to­do son equi­li­bra­das y ecuá­ni­mes es­tas dos en­du­ro 350 que en cier­tos as­pec­tos son es­pec­ta­cu­la­res, co­mo su efec­ti­vi­dad sensacional pa­ra uso en sú­per en­du­ro. Tie­nen ex­pe­rien­cias de vi­da en­du­re­ra cier­ta­men­te sa­tis­fac­to­rias y son un re­mo­lino de di­ver­sión.

Me­nos mal que to­da­vía que­da un po­co de cor­du­ra ver­da­de­ra a la que aga­rrar­se en un tiem­po don­de só­lo pa­re­ce ha­ber hue­co pa­ra el hard en­du­ro y el 2T. Gra­cias a las 350 4T por se­guir per­mi­tién­do­nos dis­fru­tar la pa­sión por el en­du­ro en for­ma­to equi­li­bra­do, te­nien­do siem­pre el con­trol. ¡Hay si­tio pa­ra to­do y pa­ra to­dos! MV SANTI AYA­LA. Fo­tos: JUAN SANZ. Co­la­bo­ran: ÁN­GEL BURGUEÑO & DA­VID GON­ZÁ­LEZ VA­QUE­RO

La fun­da de asien­to de la HVA fi­ja de for­ma tre­men­da el cuer­po del pi­lo­to. Un ex­tra de aga­rre que gus­ta o no.El com­ple­to equi­pa­mien­to in­clu­ye to­dos los pro­tec­to­res po­si­bles, tam­bién el cu­bre­cár­ter que cu­bre muy bien la par­te ba­ja.

La pul­cra ima­gen blan­ca pue­de iden­ti­fi­car­se con ino­cen­cia. Pe­ro pa­ra na­da la FE 350 res­pon­de sin ca­rác­ter. Tie­ne so­bra­da ra­za y casta en­du­re­ra.

Nue­va fun­da de asien­to con me­jor aga­rre. Ade­más apor­ta una ima­gen de ma­yor re­sis­ten­cia al des­ga­rre así co­mo de aca­ba­do más pro.Nue­vo pis­tón en el amor­ti­gua­dor PDS en con­jun­to a unos set­tings ac­tua­li­za­dos pa­ra bus­car el an­sia­do tac­to efec­ti­vo.Re­to­ques en los re­gla­jes de la hor­qui­lla WP Xplor. El res­to per­ma­ne­ce idén­ti­co al mo­de­lo 2018.

MÍ­NI­MA. KTM si­gue apor­tan­do re­duc­cio­nes de ta­ma­ño de sus mo­to­res des­ta­ca­dos. ¿Re­cor­dáis có­mo eran ha­ce dé­ca­das los 350 4T? Hay un gran tra­ba­jo de evo­lu­ción en es­te sen­ti­do del mi­ni­ma­lis­mo en sus mo­to­res de vál­vu­las.

PER­SO­NAL. Si­gue reivin­di­can­do . la Husq­var­na su di­fe­ren­cia­ción. Ele­men­tos co­mo los fre­nos Ma­gu­ra, las rue­das Met­ze­ler, su equi­pa­mien­to, la ca­rro­ce­ría... apor­tan de­ta­lles de per­so­na­li­dad bien di­fe­ren­cia­da so­bre la KTM.

Dos mo­tos que des­ta­can más que por su po­ten­cia por la for­ma co­mo la en­tre­gan, con ro­tun­di­dad y avi­dez. Una só­li­da pa­re­ja que si­gue de­man­dan­do su pro­ta­go­nis­mo fren­te a las mo­das 2T ac­tua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.