Fi­nal: BMW K 1600 B, BMW R 1200 GS Rall­ye, Ka­wa­sa­ki Z900RS, KTM 790 Duke, Triumph Ti­ger 800 XCA, Triumph Speed Tri­ple RS.

MOTOCICLISMO - - SUMARIO -

HA­CER LA MA­LE­TA Y PRE­PA­RAR EL EQUI­PO SA­BIEN­DO QUE TE DI­RI­GES A LOS AL­PES

siem­pre des­pier­ta un gu­sa­ni­llo especial en el es­tó­ma­go. El Alpen Mas­ter es la ma­yor com­pa­ra­ti­va del mun­do y es­te año, por fi n, ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de po­ner­la en mar­cha. El es­ce­na­rio ele­gi­do en es­ta oca­sión han si­do los Al­pes fran­ce­ses, esas ca­rre­te­ras de en­sue­ño don­de ci­clis­tas afi cio­na­dos de to­do el pla­ne­ta acu­den pa­ra emu­lar a sus gran­des ído­los del Tour su­bien­do y ba­jan­do al­gu­nos de los puer­tos de mon­ta­ña más fa­mo­sos del mun­do. Es lle­gar, em­pe­zar a res­pi­rar el ai­re de las cum­bres y con­ta­giar­nos de ese es­pí­ri­tu al­pino que in­vi­ta a re­co­rrer va­lles y ci­mas a pleno pul­món, co­mo cuan­do a un ani­mal sal­va­je le abren su jau­la y co­rre en li­ber­tad sin mi­rar atrás col­ma­do de fe­li­ci­dad.

El pue­ble­ci­to de Le Bourg- d'Oi­sans fue el lu­gar es­co­gi­do pa­ra mon­tar el cam­pa­men­to ba­se de to­do el equi­po de prue­bas. Un lu­gar pin­to­res­co, de cuen­to de na­vi­dad, don­de ves pe­da­les y bi­ci­cle­tas allí don­de mi­res y que su­fre una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción cuan­do el Tour lla­ma a su puer­ta ca­da año. Has­ta allí se des­pla­za­ron un to­tal de 21 mo­tos, 20 que se ve­rían so­me­ti­das a las ron­das de cla­si­fi ca­ción

LA ADAP­TA­BI­LI­DAD A TO­DO TI­PO DE CA­RRE­TE­RAS DE MON­TA­ÑA ES UNO DE LOS RE­QUI­SI­TOS DEL ALPEN MAS­TER

y una, la ga­na­do­ra del Alpen Mas­ter del año pa­sa­do, que pa­sa­ría di­rec­ta­men­te a la fi nal. Co­mo has po­di­do ver en los dos úl­ti­mos nú­me­ros de Mo­to­ci­clis­mo las can­di­da­tas no lo han te­ni­do na­da fá­cil es­te año. Di­vi­di­das en cin­co ca­te­go­rías ca­da una lu­cha­ría por ser la me­jor de su seg­men­to y mo­tos re­tro, sport- tu­ris­mo, trail, na­ked y su­per­na­ked se vie­ron las ca­ras en una exigente fase de cla­si­fi ca­ción pa­ra ha­cer­se un hue­co en es­ta gran fi nal. ¿ El re­sul­ta­do? Un va­rio­pin­to gru­po for­ma­do por la BMW K 1600 B, la Ka­wa­sa­ki Z900RS, la KTM 790 Duke, la Triumph Ti­ger 800 XCA y la Triumph Speed Tri­ple RS a las que se uni­ría co­mo sex­to ele­men­to la ven­ce­do­ra del año pa­sa­do, la BMW R 1200 GS Rall­ye. Con es­te gru­po de fi na­lis­tas to­do es­ta­ba dis­pues­to pa­ra que la gran fi nal echa­se a ro­dar, so­lo fal­ta­ban los pro­ba­do­res, y allí nos jun­ta­mos un gru­po de pe­rio­dis­tas in­ter­na­cio­na­les no me­nos di­ver­so: Gerry Nords­trö m de la re­vis­ta Motorrad ( Sue­cia), Kris­ti­jan Ti­cak de Mo­to­re­vi­ja ( Croa­cia), Je­roen Hid­ding de Mo­to­plus ( Ho­lan­da), An­drea Pa­do­va­ni de In­Mo­to ( Ita­lia), Pe­ter Ma­yer de Motorrad ( Ale­ma­nia) y un ser­vi­dor re­pre­sen­ta­do la re­vis­ta Mo­to­ci­clis­mo ( Es­pa­ña) que tie­nes en las ma­nos.

Las fi na­les nun­ca son sen­ci­llas, el ni­vel de las mo­tos siem­pre es­tá muy al­to y las ca­rre­te­ras al­pi­nas ha­cen que nos ten­ga­mos que em­plear a fon­do pa­ra sa­car­les to­do su ju­go. Nos es­pe­ra­ban as­fal­tos de to­do ti­po y cli­mas tan cam­bian­tes que nos ha­rían su­dar po­cos mi­nu­tos an­tes de echar­nos a ti­ri­tar de frío. Te­nía­mos por de­lan­te los puer­tos más al­tos de los Al­pes fran­ce­ses pe­ro tam­bién va­lles de una be­lle­za di­fí­cil de des­cri­bir, de esos en los que uno se que­da aton­ta­do con­tem­plan­do los pa­re­do­nes de ro­ca que le ro­dean por to­dos la­dos. So­lo a un loco se le ocu­rría ha­cer una ca­rre­te­ra pa­ra su­pe­rar se­me­jan­tes mon­ta­ñas cu­bier­tas de nie­ve,

pe­ro oye, ben­di­to loco que co­mo siem­pre nos ha per­mi­ti­do dis­fru­tar co­mo nun­ca.

EL AS­FAL­TO DE LOS AL­PES

Seis mo­tos, seis pro­ba­do­res y una ru­ta de 433 km por de­lan­te. Aún es tem­prano y la tem­pe­ra­tu­ra ba­ja cuan­do arran­ca­mos los mo­to­res en el Ho­tel de Mi­lán de Le Bourgd'Oi­sans; los úl­ti­mos días la llu­via ha­bía caí­do con fuer­za y el sol se ha­bía re­ser­va­do sus ra­yos pa­ra el día de la fi­nal, por lo que no po­día­mos per­der ni un se­gun­do an­tes de echar a ro­dar. Te­nía­mos una ci­ta con cua­tro es­pec­ta­cu­la­res puer­tos de mon­ta­ña y no que­ría­mos lle­gar tar­de.

¿ Que có­mo funciona la fi­nal del Alpen Mas­ter? Te lo ex­pli­co en un mo­men­to. Se tra­ta de una prue­ba eli­mi­na­to­ria en la que to­das las mo­tos co­mien­zan en igual­dad de con­di­cio­nes, aquí no se tie­nen en cuen­ta las pun­tua­cio­nes ob­te­ni­das en las fa­ses pre­vias de las ron­das de cla­si­fi­ca­ción. Par­ten seis mo­tos y en ca­da puer­to de mon­ta­ña una es eli­mi­na­da, así una tras otra, de manera que al fi­nal del re­co­rri­do so­lo pue­de que­dar una. A ca­da pro­ba­dor se le asig­na una mo­to pe­ro ca­da cier­tos ki­ló­me­tros to­dos nos in­ter­cam­bia­mos las mo­tos y to­dos pro­ba­mos las de to­dos. Al lle­gar al pri­mer puer­to de mon­ta­ña lle­ga el mo­men­to de la vo­ta­ción y una de las in­te­gran­tes del gru­po debe ser eli­mi­na­da, la que peor se ha­ya adap­ta­do a las ca­rre­te­ras al­pi­nas. Ca­da pro­ba­dor tie­ne su es­ti­lo, sus exi­gen­cias y su opi­nión, y en ba­se a ello ex­po­ne su vo­to. ¿ Cuál se­ría la pri­me­ra en aban­do­nar el gru­po?

Rea­li­zan­do la ru­ta cir­cu­lar que has po­di­do ver en el ma­pa el Col du Ga­li­bier, a 2.642 me­tros de al­ti­tud, es el pri­me­ro y el úl­ti­mo de es­ta gran fi­nal, el en­car­ga­do de eli­mi­nar a la pri­me­ra can­di­da­ta pe­ro tam­bién el es­ce­na­rio don­de se al­za­ría vic­to­rio­sa la nueva ga­na­do­ra de es­ta edición 2018 del Alpen Mas­ter. Pa­ra lle­gar has­ta él

EL COL DE L’ISE­RAN ES EL PA­SO AS­FAL­TA­DO MÁS AL­TO DE TO­DOS LOS AL­PES CON SUS 2.764 ME­TROS DE AL­TI­TUD

atra­ve­sa­mos va­lles en los que in­fi ni­dad de to­rren­tes de agua caen por las es­car­pa­das la­de­ras de las mon­ta­ñas a es­ca­sos me­tros de no­so­tros, pa­san­do por al­gu­na ca­rre­te­ra rá­pi­da pe­ro de fi rme irre­gu­lar, jus­to an­tes de co­men­zar a as­cen­der y en­fren­tar­nos a las pri­me­ras cur­vas ce­rra­das de la jor­na­da. El cli­ma de los Al­pes cau­sa es­tra­gos en el fi rme de sus ca­rre­te­ras e igual que pue­des dis­fru­tar de un as­fal­to re­lu­cien­te de pron­to te pue­des to­par con al­guno lleno de ba­ches y fi su­ras, por lo que no pue­des per­der la con­cen­tra­ción ni por un ins­tan­te. Has­ta lle­gar al Ga­li­bier tu­vi­mos una bue­na do­sis de cur­vas len­tas y hor­qui­llas y al ha­cer cum­bre lle­ga­ba el mo­men­to de de­li­be­rar. El Alpen Mas­ter se co­bra­ría la pri­me­ra de sus víc­ti­mas y, de manera ca­si uná­ni­me, fue mo­men­to de de­cir adiós a la Triumph Speed Tri­ple RS. To­dos coin­ci­di­mos en que la bri­tá­ni­ca tie­ne un po­ten­cial des­co­mu­nal, con un mo­tor tri­ci­lín­dri­co de­li­cio­so y po­ten­te co­mo ca­si nin­gún otro en es­ta fi nal con sus 150 CV, ade­más de una par­te ci­clo de lu­jo, con sus­pen­sio­nes y fre­nos ª pa­ta ne­gra º fi rma­dos por Öh­lins y Brem­bo res­pec­ti­va­men­te. Pe­ro su agre­si­va po­si­ción de con­duc­ción no es­tá he­cha pa­ra un te­rreno en el que pri­ma la adap­ta­bi­li­dad. La Triumph pue­de ser la rei­na de las cur­vas si el as­fal­to es­tá per­fec­to, pe­ro en los Al­pes hay de to­do y a par­tir de es­te pun­to la Speed Tri­ple se cae­ría de la eli­mi­na­to­ria.

RUM­BO AL PUER­TO MÁS AL­TO DE LOS AL­PES

Pa­sa­mos el Col du Ga­li­bier y ya son so­lo cin­co mo­tos las que aún tie­nen po­si­bi­li­da­des de lle­gar has­ta el fi nal. Nue­vos tra­mos y por tan­to nue­vas ro­ta­cio­nes en­tre mo­tos y pro­ba­do­res. Tras una in­ten­sa nie­bla y ro­dea­dos de cum­bres ne­va­das des­cen­de­mos has­ta atra­ve­sar la lo­ca­li­dad de Va­lloi­re po­co an­tes de vol­ver a as­cen­der has­ta los 1.566 me­tros del Col du Te­lé­grap­he. A par­tir de ahí una pro­nun­cia­da ba­ja­da nos lle­va­ría has­ta los va­lles jus­to an­tes de co­men­zar la lar­ga subida has­ta el que tie­ne el ho­nor de ser el pa­so as­fal­ta­do más al­to de los Al­pes: el Col de L'Ise­ran. La ca­rre­te­ra va to­man­do tem­pe­ra­tu­ra y el gru­po va au­men­tan­do el ritmo, y aun­que to­dos pro­ba­mos to­das ca­da uno sien­te cier­ta de­bi­li­dad por la su­ya, y más aún Kris­ti­jan, que ve có­mo su apa­bu­llan­te BMW K 1600 B si­gue el ritmo de mo­tos mu­cho más li­ge­ras que ella. Qui­zá por apa­rien­cia la BMW pa­rez­ca más una mo­to di­se­ña­da pa­ra re­co­rrer la Ru­ta 66 es­ta-

dou­ni­den­se que las re­vi­ra­das ca­rre­te­ras de los Al­pes, pe­ro to­dos coin­ci­di­mos en ala­bar la fa­ci­li­dad con la que es­ta mo­to es ca­paz de mo­ver­se in­clu­so en las ca­rre­te­ras más es­tre­chas. Su ma­ne­ja­bi­li­dad es sor­pren­den­te, es vo­lu­mi­no­sa y sus más de 350 ki­los no son pa­ra to­már­se­los a bro­ma, pe­ro el tra­ba­jo del Duo­le­ver de­lan­te­ro ha­ce que pue­das apu­rar ca­da fre­na­da has­ta el fi­nal sin que la mo­to se hun­da lo más mí­ni­mo, per­mi­tién­do­te apro­ve­char esos me­tros. El con­fort a sus man­dos es­tá a otro ni­vel y las ayu­das elec­tró­ni­cas pa­re­cen no te­ner fin. Su mo­tor es úni­co, tan sua­ve y se­do­so co­mo con­tun­den­te y po­de­ro­so cuan­do lo ne­ce­si­tas. Los seis ci­lin­dros te per­mi­ten ha­cer ca­rre­te­ras en­te­ras sin te­ner que cam­biar de mar­cha, pe­ro su ta­ma­ño no ter­mi­na de con­ven­cer a to­dos los pro­ba­do­res y ofre­ce sus li­mi­ta­cio­nes a los usua­rios de me­nor ta­lla. Tras una ex­ci­tan­te subida has­ta el puer­to de L'Ise­ran don­de atra­ve­sa­mos ca­rre­te­ras en­tre pa­re­des verticales de va­rios me­tros de nie­ve lle­ga el mo­men­to de la se­gun­da vo­ta­ción. Y allí, a 2.764 me­tros de al­ti­tud y con tres vo­tos en con­tra, la BMW que­da eli­mi­na­da de es­ta fi­nal del Alpen Mas­ter.

PE­SO PLU­MA

Con la Triumph y la BMW fue­ra a par­tir de es­te mo­men­to to­da la con­cen­tra­ción se cen­tra­ría en eva­luar la Ti­ger, la Z, la Duke y la GS. Aún que­da mu­cho día por de­lan­te y pa­re­ce que lle­va­mos días, y no ho­ras, ade­lan­tan­do a un ci­clis­ta, y a otro, y a otro, y a otro, y así has­ta per­der la cuen­ta. En los Al­pes te cru­za­rás con mo­tos de to­do ti­po lle­ga­das de to­da Eu­ro­pa y más allá, pe­ro lo de los ci­clis­tas es otro ni­vel. Im­pre­sio­na ver a afi­cio­na­dos de to­do el mun­do y to­das las eda­des afron­tan­do pen­dien­tes de vér­ti­go. La ba­ja­da del L'Ise­ran es pro­nun­cia­da y es mo­men­to de po­ner a

LA FI­NAL DEL ALPEN MAS­TER 2018 CONS­TA DE UNA RU­TA DE 433 KM CON CIN­CO PUER­TOS DE MON­TA­ÑA ELIMINATORIOS

prue­ba fre­nos, hor­qui­llas y an­te­bra­zos. El Val- d'Isè­re nos re­ci­be con una bue­na do­sis de cur­vas rá­pi­das y en­la­za­das, con buen as­fal­to y un sol en ple­na for­ma, por lo que nues­tros cuer­pos apro­ve­chan pa­ra re­cu­pe­rar los gra­dos per­di­dos en ca­da cum­bre. El si­guien­te puer­to de nues­tra ru­ta es el Col de la Ma­de­lei­ne pe­ro aún que­da mu­cho has­ta lle­gar a él.

En cuan­to co­men­za­mos la si­guien­te subida la KTM em­pie­za a de­mos­trar una vez más lo que sig­ni­fi ca pe­sar 30 ki­los me­nos que la ri­val más li­ge­ra. Es­ta 790 es un au­tén­ti­co ju­gue­te. El mo­tor que la fi rma aus­tria­ca creó pa­ra ella di­bu­ja una son­ri­sa en la ca­ra de cual­quie­ra que la prue­be, así co­mo su pre­ci­so quicks­hif­ter. Los 105 CV de su bi­ci­lín­dri­co en pa­ra­le­lo so­lo tie­nen que mo­ver 187 kg de pe­so en un con­jun­to es­tre­cho y mi­ni­ma­lis­ta don­de no so­bra ab­so­lu­ta­men­te na­da. Su ra­pi­dez de mo­vi­mien­tos le da alas en las ca­rre­te­ras más es­tre­chas de los Al­pes y, tam­bién, al es­qui­var las po­si­bles mar­mo­tas que te pue­den sa­lir al pa­so en cuan­to co­mien­zas a ga­nar al­ti­tud. La par­te ci­clo cum­ple de so­bra pe­ro en fuer­tes fre­na­das su hor­qui­lla su­fre un po­co la trans­fe­ren­cia de pe­sos y al no ser re­gu­la­ble no de­ja mu­cha op­ción. Ya que­da po­co pa­ra la si­guien­te vo­ta­ción y aquí ca­da pe­ga, por pe­que­ña que sea, co­bra una vi­tal im­por­tan­cia. Qui­zá en una ca­rre­te­ra de as­fal­to im­po­lu­to don­de los ba­ches no po­nen a prue­ba el con­fort de una mo­to la KTM ha­bría sa­li­do me­jor pa­ra­da pe­ro ya lle­va­mos mu­chos ki­ló­me­tros y la du­re­za de su asien­to em­pie­za a pa­sar fac­tu­ra. Los Al­pes no per­do­nan y tras una pro­nun­cia­dí­si­ma subida has­ta los 1.993 me­tros del Col de la Ma­de­lei­ne cua­tro de los seis vo­tos de­jan fue­ra a la 790 Duke.

EVOCADORA

Al sa­lir del Col de la Ma­de­lei­ne ya po­día­mos ha­blar de las tres com­po­nen­tes del po­dium de es­ta edición 2018 del Alpen Mas­ter, en­tre la BMW, la Triumph y la Ka­wa­sa­ki es­ta­ría la co­sa, ya so­lo que­da­ba co­no­cer qué es­ca­lón ocu­pa­ría ca­da una y cuál se al­za­ría co­mo ver­da­de­ra rei­na de la mon­ta­ña. La si­guien­te pa­ra­da en nues­tra ru­ta se­ría en lo al­to del Col du Glan­don, a 1.924 me­tros de al­ti­tud, y allí se­ría eli­mi­na­da una nueva fi na­lis­ta. Que en es­ta fase fi nal hu­bie­ra dos mo­de­los trail no sor­pren­día a na­die, pe­ro ¿ có­mo se ha­bía co­la­do aquí una mo­to re­tro? Aca­bá­ba­mos de de­cir adiós a la 790 Duke

y la Z900RS ha­bía so­bre­vi­vi­do, pe­ro si lo pien­sas ¿ Aca­so la ja­po­ne­sa es más rá­pi­da que la aus­tria­ca? ¿ Per­mi­te lle­var más equi­pa­je? ¿ Es­tá me­jor equi­pa­da o es más ba­ra­ta? De­fi­ni­ti­va­men­te no, ni lo uno ni lo otro ni lo de más allá. Pe­ro es­ta Z tie­ne al­go que ha ani­ma­do a los pro­ba­do­res a man­te­ner­la en la con­tien­da has­ta es­ta fase fi­nal. Se­rá su di­se­ño evo­ca­dor que nos re­cuer­da sin du­da a la mí­ti­ca Z1 de 1972, se­rá que to­do es fá­cil a sus man­dos o que el con­fort es­tá ase­gu­ra­do, pe­ro sea una ra­zón u otra el ca­so es que es­ta RS tie­ne ar­gu­men­tos pa­ra ver­se las ca­ras an­te dos ri­va­les de un al­tí­si­mo ni­vel.

El tra­yec­to en­tre el Col de la Ma­de­lei­ne y el Col du Glan­don im­pli­ca, bá­si­ca­men­te, ba­jar a des­ta­jo pa­ra tras pa­sar por el pue­ble­ci­to de La Cham­bre y vol­ver a su­bir has­ta los ca­si dos mil me­tros de al­ti­tud. Tras va­rios bos­ques que cu­bren la ca­rre­te­ra y es­con­den ca­si­tas de en­sue­ño que no nos im­por­ta­ría te­ner en pro­pie­dad lle­ga­mos a la zo­na al­ta. Allí la ca­rre­te­ra ser­pen­tea en­tre pra­dos de co­lor ver­de que bri­lla con los ra­yos de sol que se cue­lan en­tre las nu­bes, pe­ro con un as­fal­to irre­gu­lar no ap­to pa­ra dis­trac­cio­nes. Aquí las trail han sa­ca­do pe­cho y la Z ha aguan­ta­do el ti­po muy dig­na­men­te. En cuan­to aga­rras su ma­ni­llar te sien­tes co­mo en ca­sa y su asien­to se pa­re­ce bas­tan­te al so­fá de tu sa­lón. El mo­tor es sua­ve, agra­da­ble y lo su­fi­cien­te­men­te po­ten­te pe­ro tie­ne un pun­to se­co al abrir y cor­tar gas, ti­po bo­tón on/ off, que es­tro­pea su tac­to a ba­jas vuel­tas. La sen­sa­ción di­ná­mi­ca es ti­ran­do a blan­di­ta pe­ro en el tren de­lan­te­ro con­ta­mos con una bue­na hor­qui­lla in­ver­ti­da re­gu­la­ble y pin­zas ra­dia­les he­re­da­das de la Z1000. Su elec­tró­ni­ca es la que le ha­ce per­der pun­tos, en­tre las ayu­das de la Ka­wa­sa­ki en­con­tra­mos un buen con­trol de trac­ción pe­ro só­lo eso. Cuan­do lle­ga la vo­ta­ción no hay mu­chas du­das, cin­co de

SEIS PRO­BA­DO­RES IN­TER­NA­CIO­NA­LES DE­CI­DEN POR VO­TA­CIÓN QUÉ MO­TO HA DE SER ELI­MI­NA­DA EN CA­DA PUER­TO

los seis vo­tos de­jan fue­ra a la Ka­wa­sa­ki y po­nen fi n a la pre­sen­cia re­tro en es­ta fi nal del Alpen Mas­ter.

CA­RA A CA­RA

Par­ti­mos del Col du Glan­don y en­fi la­mos la rec­ta fi nal de es­ta su­per­com­pa­ra­ti­va al­pi­na. So­lo pue­de que­dar una y, co­mo en otras oca­sio­nes, las dos úl­ti­mas fi na­lis­tas son dos ex­ce­len­tes mo­tos trail. Nues­tra ru­ta cir­cu­lar vuel­ve a su pun­to de par­ti­da y nos en­ca­mi­na­mos de nue­vo ha­cia el Col du Ga­li­bier, don­de a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na fue eli­mi­na­da la pri­me­ra mo­to y aho­ra, con las úl­ti­mas lu­ces del día, se de­ci­di­ría la nueva ga­na­do­ra del Alpen Mas­ter. ¿ Triumph o BMW? ¿ BMW o Triumph? Dos mo­tos trail de mu­chí­si­ma per­so­na­li­dad, dos con­cep­tos muy dis­tin­tos con el ob­je­ti­vo co­mún de lle­var­te has­ta el fi n del mun­do ha­ya ca­rre­te­ras as­fal­ta­das o no. La BMW es­tá aquí por ser la ga­na­do­ra del Alpen Mas­ter del año pa­sa­do, co­no­ce­mos bien sus vir­tu­des en es­tos am­bien­tes, pe­ro la Ti­ger ha si­do re­cien­te­men­te re­no­va­da y ha lle­ga­do a los Al­pes con nue­vos y po­de­ro­sos ar­gu­men­tos pa­ra ha­cer fren­te a la ale­ma­na. Es­ta­mos an­te dos mo­to­res muy di­fe­ren­tes, el tri­ci­lín­dri­co de Triumph y el bó­xer de BMW son sin du­da dos de los pro­pul­so­res más peculiares del mer­ca­do, de esos que te pue­den gus­tar o no, pe­ro que no de­jan in­di­fe­ren­te a na­die.

Res­pec­to a su mo­de­lo an­te­rior la nueva Ti­ger in­cor­po­ra unas 200 ac­tua­li­za­cio­nes, con una tec­no­lo­gía avan­za­da, me­jor er­go­no­mía y me­jo­res pres­ta­cio­nes. Se no­ta que la en­tre­ga es más in­me­dia­ta y que sus 95 CV son más que su­fi cien­tes en las ca­rre­te­ras al­pi­nas. La GS le sa­ca unos 30 CV de ven­ta­ja, sí, pe­ro tam­bién unos 20 ki­los de más. Cuen­ta con has­ta seis mo­dos de con­duc­ción: Off - Road, Off - Road Pro, Road, Rain, Sport y Ri­der, lo que per­mi­te una ex­ce­len­te adap­ta­ción a las ne­ce­si­da­des de ca­da mo­men­to. La con­duc­ción en ella es to­tal­men­te di­fe­ren­te a la que exi­ge la BMW. Es­ta XC mon­ta una ro­bus­ta hor­qui­lla WP de­lan­te­ra de mar­ca­do cor­te off road con 220 mm de re­co­rri­do; cuan­do ace­le­ras el ritmo pue­de dar­te la sen­sa­ción de ser al­go blan­da pe­ro por suer­te es ajus­ta­ble. A esa sen­sa­ción de sol­tu­ra co­la­bo­ra un freno de­lan­te­ro del que se po­dría es­pe­rar una ma­yor po­ten­cia, al­go que la mar­ca di­ce ha­ber he­cho así pa­ra me­jo­rar su tac­to en con­duc­ción off road, pe­ro en­tre eso y el lar­go re­co­rri­do

de la hor­qui­lla de pri­me­ras la fre­na­da pa­re­ce alar­gar­se y es al­go a lo que hay que acos­tum­brar­se. Pe­ro en cuan­to sa­bes có­mo es ni le pres­ta­rás aten­ción. El tac­to de su mo­tor es tan de­li­cio­so co­mo su so­ni­do, sua­ve co­mo él so­lo, y es un gus­ta­zo es­ti­rar­lo en los tra­mos más rá­pi­dos de la ru­ta. Te pi­de lle­var­lo al­ti­to de re­vo­lu­cio­nes y es fá­cil de dis­fru­tar, pe­ro aun­que sa­le muy bien des­de aba­jo, en ca­da puer­to de mon­ta­ña hay de­ce­nas de hor­qui­llas en las que lo que cuen­ta es el tac­to a ba­jas vuel­tas.

Al lle­gar de nue­vo a lo más al­to del Col du Ga­li­bier es el mo­men­to de to­mar una de­ci­sión. ¿ Ti­ger o GS? ¿ GS o Ti­ger? Hay mu­chas du­das por­que am­bas mo­tos han de­mos­tra­do ser ex­ce­len­tes com­pa­ñe­ras pa­ra vi­vir una in­ten­sa jor­na­da de más de 430 km por los Al­pes fran­ce­ses, pe­ro cuan­do lle­ga el mo­men­to de la ver­dad ¼ 2 vo­tos de­fien­den la Ti­ger y 4 van en su con­tra, por lo que la R 1200 GS Rall­ye se al­za co­mo ga­na­do­ra del Alpen Mas­ter por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo.

REI­NA DEL ALPEN MAS­TER

La GS no po­drá de­cir que la vic­to­ria ha si­do fá­cil, pe­ro lo cier­to es que tras ga­nar las edi­cio­nes de 2010, 2011, 2012, 2013, 2017 y 2018 pue­de pre­su­mir de ha­ber­se lle­va­do 6 de las 14 edi­cio­nes de es­ta pres­ti­gio­sa com­pa­ra­ti­va in­ter­na­cio­nal que es el Alpen Mas­ter. Du­ran­te es­tas jor­na­das de prue­bas re­co­rrien­do las cum­bres más al­tas de los Al­pes fran­ce­ses he­mos per­di­do la cuen­ta de cuán­tas GS nos ha­bre­mos cru­za­do a nues­tro pa­so. El éxi­to de es­te mo­de­lo es in­dis­cu­ti­ble y pro­por­cio­nal­men­te arrasa en­tre to­das las mo­tos que dis­fru­tan de las ca­rre­te­ras al­pi­nas. Des­de lue­go años de ex­pe­rien­cia no le fal­tan a BMW pa­ra per­fec­cio­nar su mo­de­lo nú­me­ro uno en ven­tas, evo­lu­ción tras evo­lu­ción, y en es­ta oca­sión, co­mo

LA R 1200 GS RALL­YE HA RE­VA­LIDADO SU TÍ­TU­LO CO­MO GA­NA­DO­RA DE ES­TA EDICIÓN 2018 DEL ALPEN MAS­TER

el año pa­sa­do, es la va­rian­te Rall­ye la que se lle­va el tro­feo a ca­sa, la co­no­ci­da co­mo Ri­de en nues­tro país. Es­te aca­ba­do de ins­pi­ra­ción off road le ha­ce mon­tar llan­tas de ra­dios, una pan­ta­lla más cor­ta, es­tri­bos Ad­ven­tu­re, asien­to de una pie­za ti­po rall­ye, mo­tor en ne­gro y de­co­ra­ción en azul, in­clui­do el cha­sis. Una es­té­ti­ca muy off road, pe­ro es su com­por­ta­mien­to el que la ha lle­va­do has­ta lo más al­to del ca­jón. De ba­se ofre­ce un com­ple­to pa­que­te don­de no fal­tan mo­dos de mo­tor, con­trol de trac­ción ASC y ABS, pe­ro op­cio­nal­men­te pue­de in­cor­po­rar ABS Pro en cur­va, luz de freno di­ná­mi­ca, con­trol de pre­sión de neu­má­ti­cos, asis­ten­te de cam­bio, con­trol de trac­ción DTC, mo­dos de con­duc­ción Pro ( Rain, Road, Dy­na­mic y Dy­na­mic Pro), asis­ten­te de arran­que en pen­dien­te y sus­pen­sio­nes elec­tró­ni­cas Dy­na­mic ESA Next Ge­ne­ra­tion. Es de­cir, ca­si de to­do, y a nues­tra uni­dad no le fal­ta­ba de na­da, por lo que en­tre una co­sa y otra nues­tra GS su­pe­ra­ba por po­co los 20.000 eu­ros.

De­cía­mos que el com­por­ta­mien­to de la BMW era muy di­fe­ren­te al de la Triumph por­que, ade­más de te­ner mo­to­res muy dis­tin­tos, la ale­ma­na apues­ta por un sis­te­ma de sus­pen­sión to­tal­men­te dis­tin­to que le otor­ga esa in­su­pe­ra­ble es­ta­bi­li­dad en to­do mo­men­to, en­tre el Te­le­le­ver de­lan­te­ro y el Pa­ra­le­ver tra­se­ro su aplo­mo no tie­ne ri­val, no per­mi­te el hundimiento en las fre­na­das, y eso ha­ce que tra­zar to­do ti­po de cur­vas se con­vier­ta en una ta­rea fá­cil y se­gu­ra pa­ra cual­quier per­fi l de usua­rio. Su mo­tor bó­xer tie­ne aman­tes y de­trac­to­res, su con­cep­to te tie­ne que gus­tar, pe­ro su tac­to en ba­jos y me­dios ha­ce que en las cur­vas más len­tas, don­de el mo­tor cae de re­vo­lu­cio­nes, la co­ne­xión del ace­le­ra­dor con la rue­da tra­se­ra sea pre­ci­sa y cons­tan­te, em­pu­jan­do fuer­te des­de muy aba­jo. En es­te te­rreno don­de en­la­zas una cur­va con otra y las rec­tas son es­ca­sas el par de su mo­tor te sa­ca de to­dos los apu­ros sin que la po­ten­cia má­xi­ma te lle­gue a preo­cu­par real­men­te, y gra­cias a su cha­sis y su an­cho ma­ni­llar la agi­li­dad en los pun­tos más ra­to­ne­ros es­tá ase­gu­ra­da.

Las opi­nio­nes de seis pro­ba­do­res lle­ga­dos des­de seis paí­ses dis­tin­tos, con dis­tin­tos es­ti­los de con­duc­ción, dis­tin­tas eda­des y dis­tin­tos gus­tos han he­cho que la BMW R 1200 GS Rall­ye re­pi­ta co­mo ga­na­do­ra y se co­ro­ne, tras una dispu­tada y exigente jor­na­da de prue­bas, co­mo la me­jor mo­to del Alpen Mas­ter 2018.

La ru­ta nos lle­va por los puer­tos más al­tos de los Al­pes fran­ce­ses. El Col du Ga­li­bier es la pri­me­ra pa­ra­da. TRIUMPH SPEED TRI­PLE RS La ga­na­do­ra de la ca­te­go­ría su­per­na­ked re­ci­be cua­tro de los seis vo­tos en su con­tra y es la pri­me­ra eli­mi­na­da de es­ta gran fi nal.

BMW K 1600 B Sor­pren­den­te­men­te ágil a pe­sar de su ta­ma­ño, la BMW que­da eli­mi­na­da en el se­gun­do puer­to con tres vo­tos en con­tra.

El Col de l’Ise­ran nos re­ci­bió con enor­mes pa­re­des de nie­ve a ca­da la­do de la ca­rre­te­ra. El des­hie­lo es­te año ha si­do len­to. KTM 790 DUKE La aus­tria­ca ha cau­ti­va­do con su mo­tor, li­ge­re­za y ma­ne­ja­bi­li­dad pe­ro cua­tro de los seis vo­tos de­jan fue­ra a la Duke.

Los Al­pes ofre­cen ca­rre­te­ras y as­fal­tos de to­do ti­po con in­nu­me­ra­bles cur­vas pa­ra to­dos los gus­tos.

KA­WA­SA­KI Z900RS La ga­na­do­ra de la ca­te­go­ría re­tro ha lo­gra­do su­bir has­ta el ter­cer es­ca­lón del po­dium pe­ro es eli­mi­na­da con cin­co vo­tos en con­tra.

Dos mo­tos trail y una na­ked re­tro for­man el pó­dium de es­te Alpen Mas­ter. So­lo fal­ta­ba ver qué es­ca­lón ocu­pa­ría ca­da una de ellas.

TRIUMPH TI­GER 800 XCA Dos vo­tos con­tra la GS y cua­tro con­tra la Ti­ger ha­cen que la in­gle­sa se des­pi­da de es­ta fi nal tras rea­li­zar un ex­ce­len­te tra­ba­jo en las ca­rre­te­ras de los Al­pes.

Ca­da una de las trail fi­na­lis­tas pu­do de­mos­trar sus cua­li­da­des off road le­jos del as­fal­to de los Al­pes.

BMW R 1200 GS RALL­YE A pe­sar de la du­ra ri­va­li­dad plan­ta­da por la Triumph Ti­ger 800 XCA has­ta el úl­ti­mo mo­men­to la ma­xi­trail ale­ma­na ha de­mos­tra­do ser la me­jor puer­to tras puer­to en los Al­pes fran­ce­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.