Pre­sen­ta­ción: Mo­to Morini Mi­lano.

La mí­ti­ca mar­ca ita­lia­na Mo­to Morini vuel­ve por sus fue­ros con la Mi­lano. Un nue­vo mo­de­lo 100% ita­liano fa­bri­ca­do a mano que re­me­mo­ra tiem­pos pa­sa­dos, pe­ro con tec­no­lo­gía y ma­te­ria­les ac­tua­les, pa­ra su­mar­se a la cre­cien­te mo­da Vin­ta­ge. Hoy pro­ba­mos en exc

MOTOCICLISMO - - SUMARIO - Tex­to: Ke­ko Ochoa.

EeEs­ta nueva Mo­to Morini bau­ti­za­da co­mo Mi­lano nos re­cuer­da inequí­vo­ca­men­te a ese ya icó­ni­co mo­de­lo de los años 70: la Morini 3 ½ ( léa­se tres y me­dio). Y es que, pre­ci­sa­men­te, ese ha si­do el ob­je­ti­vo del de­par­ta­men­to de di­se­ño, crear una mo­to mo­der­na pe­ro con ese ai­re re­tro aho­ra tan de mo­da. Sin em­bar­go y pe­se al pa­re­ci­do en­tre los dos mo­de­los, la Mi­lano mon­ta el ª bial­be­ro cor­sa cor­ta º de 1200cc en V a 87ë di­se­ña­do por Fran­co Lam­ber­ti­ni. Cu­rio­sa­men­te se tra­ta del mis­mo in­ge­nie­ro que di­se­ñó y dio vi­da al bi­ci­lín­dri­co de 350cc allá por los 70. Un mo­tor que he­re­da gran par­te de su es­truc­tu­ra de la Cor­sa­ro, y que rin­de, en es­ta úl­ti­ma, unos 140 CV so­lo en par­te ª do­mes­ti­ca­dos º . En el ca­so de la Mi­lano, bus­can­do una mo­to ap­ta pa­ra to­dos los pú­bli­cos, se ha tra­ba­ja­do en el gru­po ter­mo­di­ná­mi­co y cam­bian pis­to­nes, vál­vu­las, cá­ma­ra de com­bus­tión, es­ca­pes, etc, pa­ra de­jar la po­ten­cia má­xi­ma en unos 110 CV y una cur­va de par lle­na en to­da la ga­ma de re­vo­lu­cio­nes.

PIANO PIANO

Una vez he­chas las pre­sen­ta­cio­nes os cuen­to un po­co có­mo se desa­rro­lló la prue­ba pa­ra que lo ten­gáis pre­sen­te a la ho­ra de sa­car con­clu­sio­nes. Des­pués de to­mar el pri­mer vue­lo con des­tino Mi­lán, Ricc­ciar­do, el je­fe de ven­tas de Mo­to Morini, me es­tá es­pe­ran­do en el ae­ro­puer­to de Mal­pen­sa pa­ra lle­var­me a la fá­bri­ca que des­de ha­ce unos años se tras­la­dó des­de Bo­lo­nia a Tri­vol­zio, en­tre Mi­lán y Pa­via. Ha­blo en pri­me­ra per­so­na ya que soy el úni­co pe­rio­dis­ta que va a su­bir­se hoy a la Mi­lano. Du­ran­te el tra­yec­to me co­men­ta que se tra­ta del úni­co pro­to­ti­po

en fun­cio­na­mien­to y me pi­de que la tra­te con cui­da­do ya que to­da­vía que­dan pe­rio­dis­tas de otros paí­ses por pro­bar­la. En cual­quier pre­sen­ta­ción lo úl­ti­mo que quie­res es caer­te y cha­far la mo­to de­lan­te de los res­pon­sa­bles de la mar­ca, má­xi­me aquí que so­lo ha­bía una uni­dad. De ahí que Gio­van­ni, alias Gio, ex piloto y pro­ba­dor de fá­bri­ca, me lle­va­se pi­san­do hue­vos du­ran­te el tra­yec­to has­ta los dis­tin­tos pun­tos pa­ra ha­cer las fo­tos. Aun así, me las in­ge­nié pa­ra es­ca­par­me de vez en cuan­do y po­der abrir gas a fon­do pa­ra ver có­mo res­pi­ra­ba el mo­tor de la Mi­lano. Pe­ro an­tes de con­ta­ros có­mo va en mar­cha va­mos a dar­le un re­pa­so a la mo­to en pa­ra­do. Su es­té­ti­ca nos re­cuer­da mu­cho a la an­ti­gua 3 ½ y cu­rio­sa­men­te, sal­vo por los co­lo­res, la de­co­ra­ción de de­pó­si­to y las cachas la­te­ra­les, no exis­te nin­gu­na otra se­me­jan­za ( sí, ya sé, tam­bién tie­ne dos rue­das y un mo­tor de dos ci­lin­dros en V, pe­ro ahí aca­ba to­do). Lla­ma la aten­ción su bas­cu­lan­te en tu­bo de ace­ro ª tre­lix º , al igual que el cha­sis, con un as­pec­to ro­bus­to a la par que li­ge­ro. Tam­bién des­ta­ca el tren de­lan­te­ro con una pre­cio­sa hor­qui­lla in­ver­ti­da mul­ti­rre­gu­la­ble y el cua­dro de re­lo­jes, que en reali­dad no es tal, ya que una pan­ta­lla TFT a co­lor de 5 º ocu­pa el es­pa­cio des­ti­na­do a ellos, aun­que, eso sí, una de las op­cio­nes del mo­do de vi­sua­li­za­ción de la pan­ta­lla sea una re­pro­duc­ción del an­ti­guo cua­dro con es­fe­ras de ve­lo­cí­me­tro y cuen­ta­rre­vo­lu­cio­nes. Aun­que po­de­mos con­fi gu­rar la in­for­ma­ción a nues­tro gus­to, una vez en mar­cha re­sul­ta com­pli­ca­do pues és­ta no se pue­de ma­ne­jar des­de las pi­ñas, ade­más la luz in­ci­de de for­ma di­rec­ta so­bre la pan­ta­lla y re­sul­ta com­pli­ca­do ver na­da. En la za­ga des­ta­ca un es­ti­li­za­do y lim­pio co­lín de as­pec­to mo­no­pla­za, aun­que en reali­dad es la con­fec­ción del mis­mo asien­to lo que le da ese as­pec­to ra­cing, al que se pue­de su­bir el pa­sa­je­ro sin nin­gún pro­ble­ma pues cuen­ta con asas es­con­di­das de­ba­jo del mis­mo. El ta­pi­za­do es­tá muy cui­da­do

y re­sul­ta bas­tan­te có­mo­do en la zo­na del piloto. Esas lí­neas lim­pias del co­lín se de­ben en gran par­te a la co­lo­ca­ción del por­ta ma­trí­cu­las, que in­cor­po­ra in­ter­mi­ten­tes y ca­ta­dióp­tri­co, pe­ga­do a la rue­da tra­se­ra gra­cias a un rí­gi­do so­por­te mo­no­bra­zo que sa­le de un la­do del bas­cu­lan­te y que le con­fi ere un as­pec­to fu­tu­ris­ta.

A LOS MAN­DOS

Sen­ta­do so­bre la mo­to y con mi 1,70 m lle­go al sue­lo per­fec­ta­men­te con los dos pies apo­ya­dos. La po­si­ción es có­mo­da y aun­que no va­mos er­gui­dos del to­do, no es en ab­so­lu­to ra­di­cal gra­cias a un ele­va­do y an­cho ma­ni­llar que nos per­mi­te una con­duc­ción agra­da­ble y re­la­ja­da. Pa­ra po­ner en mar­cha la mo­to pul­sa­mos el bo­tón de arran­que mien­tras man­te­ne­mos ac­cio­na­da la ma­ne­ta de em­bra­gue, sin to­car el gas, al ca­bo de ape­nas dos se­gun­dos el mo­tor co­bra vi­da y los si­len­cio­sos co­mien­zan a ru­gir. Tras unos se­gun­dos ne­ce­sa­rios pa­ra que el mo­tor co­ja al­go de tem­pe­ra­tu­ra, en­gra­na­mos pri­me­ra y sa­li­mos sua­ve­men­te gra­cias a un em­bra­gue mul­ti­dis­co en acei­te de ac­cio­na­mien­to hi­dráu­li­co. El cam­bio es de seis ve­lo­ci­da­des bien es­ca­lo­na­das con una pri­me­ra lo su­fi cien­te­men­te lar­ga co­mo pa­ra que te per­mi­ta ca­lle­jear sin lle­var el mo­tor de­ma­sia­do al­to de vuel­tas. Cir­cu­lan­do a ba­ja velocidad, es­ta Mi­lano es agra­da­ble y fá­cil de con­du­cir. Se no­ta el tra­ba­jo de los in­ge­nie­ros en el mo­tor pa­ra sua­vi­zar la res­pues­ta del bi­ci­lín­dri­co que cu­bi­ca exac­ta­men­te 1187cc. Aun así, el ex­ci­tan­te

LAS PRI­ME­RAS MI­LANO SE FA­BRI­CA­RÁN EN UNA SE­RIE LI­MI­TA­DA DE 30 UNI­DA­DES

so­ni­do que sa­le por los es­ca­pes te in­ci­ta a en­ros­car el pu­ño de­re­cho en busca de cin­tas de as­fal­to re­vi­ra­do pa­ra dis­fru­tar de una par­te ci­clo com­pues­ta por lo me­jor de ca­da ca­sa. Di­ga­mos que es­ta Mi­lano es aho­ra la ni­ña mi­ma­da de Mo­to Morini y le han da­do ca­si to­dos los ca­pri­chos que hu­bie­se po­di­do pe­dir de ha­ber te­ni­do la ca­pa­ci­dad de ha­blar. El tren de­lan­te­ro es­tá for­ma­do por una hor­qui­lla in­ver­ti­da mul­ti­re­gu­la­ble Mu­po con ba­rras de 46 mm de diá­me­tro y tra­ta­mien­to DLC, a ba­se de car­bono que re­du­ce la fric­ción, re­ma­ta­das por unos pies de una so­la pie­za me­ca­ni­za­da de alu­mi­nio so­bre los que se an­clan unas pin­zas ra­dia­les Brem­bo M50 que muer­den los dos dis­cos de 320 mm. Pa­ra re­ma­tar es­te con­jun­to la li­ge­ra llan­ta de pa­los es­tá rea­li­za­da en alu­mi­nio for­ja­do al igual que la tra­se­ra. El fa­bri­can­te bo­lo­ñés Mu­po tam­bién se ha en­car­ga­do de la sus­pen­sión tra­se­ra, mon­tan­do un mo­no­amor­ti­gua­dor re­gu­la­ble en com­pre­sión, ex­ten­sión y pre­car­ga con un re­co­rri­do de 135 mm, igual que el re­co­rri­do de la sus­pen­sión de­lan­te­ra. To­do es­to se tra­du­ce en un com­por­ta­mien­to im­pe­ca­ble a la ho­ra de ha­cer cur­vas, aun­que pa­ra ser ho­nes­tos ten­go que de­cir que no he po­di­do pro­bar a fon­do es­ta Mi­lano co­mo me hu­bie­ra gus­ta­do. Al tra­tar­se del úni­co pro­to­ti­po, la prue­ba ha si­do cor­ta y no he po­di­do ha­cer cur­vas rá­pi­das pa­ra po­der com­pro­bar si to­do es­ta­ba en su si­tio. La mo­to va de cine cir­cu­lan­do a un ritmo mo­de­ra­do pe­ro no se­ría éti­co in­ven­tar­me có­mo va en otras con­di­cio­nes y de ver­dad que me he que­da­do con ga­nas de ex­pri­mir­la a to­pe. Me de­cía Ric­ciar­do an­tes de co­ger la mo­to que to­da­vía no es­ta­ba afi na­da y que se po­día no­tar al­gún ba­che de ª car­bu­ra­ción º . Es cier­to que le fal­ta­ba al­go de fi nu­ra en ba­jos y me­dios a la ho­ra de abrir gas, pe­ro eso la ha­cía aún más ex­ci­tan­te y me re­cor­da­ba a las mo­tos de an­tes, las que de ver­dad lle­va­ban car­bu­ra­do­res y ha­bía que afi nar­las cam­bian­do chi­clés, agu­jas, chi­me­neas o cam­pa­nas. Pa­ra me­dia­dos de Oc­tu­bre los téc­ni­cos de Mo­to Morini ya ha­brán afi na­do la inyección y es­ta­rán sa­lien­do las pri­me­ras 30 Mi­lano se­rie li­mi­ta­da de la fá­bri­ca. So­lo es­pe­ro que, co­mo les di­je el día de la prue­ba, no qui­ten el pre­cio­so pe­tar­deo que sa­le de los es­ca­pes ca­da vez que re­du­ces una mar­cha.

El sá­ba­do no­che se tra­ba­jó en me­jo­rar el dre­na­je de la pista ( Foto izq.). Los res­pon­sa­bles de Dor­na die­ron ex­pli­ca­cio­nes en rue­da de pren­sa tras la can­ce­la­ción de la prue­ba ( foto cen­tral). Ros­si sa­lien­do de la pa­rri­lla de salida tras de­ci­dir­se re­tra­sar la salida. ( Foto su­pe­rior).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.