De­por­te: GP de la Bañeza.

Un em­bru­jo especial tie­nen las ca­lles de La Bañeza pa­ra que sus ace­ras, fa­ro­las, mu­ros y balcones se brin­den de for­ma tan es­plén­di­da a ser cir­cui­to de mo­to­ci­clis­mo.

MOTOCICLISMO - - SUMARIO -

NI LA DÉ­CA­DA DE LOS AÑOS 80 NI LA DE LOS 90, NI EL NUE­VO MI­LE­NIO ACA­BÓ CON LAS

ca­rre­ras del cir­cui­to ur­bano de La Bañeza, aun­que en dis­tin­tos lu­ga­res de Es­pa­ña flo­re­cie­ran pis­tas de com­pe­ti­ción. Los bo­xes, si­tua­dos en las ca­lles ale­da­ñas a la lí­nea de me­ta, son una fies­ta. Tan­to dis­fru­tan los afi­cio­na­dos que pa­sean por ellos, co­mo los pi­lo­tos y los me­cá­ni­cos en­fras­ca­dos en sus ta­reas de pues­ta a pun­to de sus má­qui­nas o sus acom­pa­ñan­tes ata­rea­dos en la pues­ta a pun­to de la pae­lla. Hay mu­chas vi­ven­cias en ca­da es­qui­na. Bas­ta arri­mar el oído un po­co ba­jo al­gu­na car­pa pa­ra des­cu­brir mil historias. ª Yo me hi­ce piloto por­que leí en la re­vis­ta Mo­to­ci­clis­mo que ha­bía un es­pa­ñol, un tal Án­gel Nie­to, que ha­bía si­do Cam­peón del Mun­do º , cuen­ta el va­len­ciano En­ri­que Tri­gue­ro; es­tá con las ma­nos en la gra­sa por­que quie­nes co­rren aho­ra son sus hi­jos y re­cuer­da con ca­ri­ño su vic­to­ria en La Bañeza en 1977. En los bo­xes de La Bañeza los afi­cio­na­dos tie­nen el pri­vi­le­gio de mez­clar­se con los pro­ta­go­nis­tas del es­pec­tácu­lo y la opor­tu­ni­dad de es­cu­char las anéc­do­tas que cuen­tan. ª Quien me iba a de­cir a mi que con 68 años aún co­rre­ría en mo­to con la mis­ma ilu­sión o más que aquel año 1980 en que ga­né en La Bañeza al pro­pio Jorge Mar­tí­nez As­par º , se le es­cu­cha de­cir en otra es­qui­na al cán­ta­bro Pe­dro Mú­ji­ca, quien ha­ce tres años se con­vir­tió en el piloto más ve­te­rano en su­bir al es­ca­lón más al­to del pó­dium con su má­qui­na de Clá­si­cas 4T. Le qui­tó ese ré­cord, por cier­to, al ma­dri­le­ño Juan Mar­tín, que es­tá siem­pre preparando má­qui­nas pa­ra sal­tar al rue­do ba­ñe­zano. ª Pro­me­tí a mi mu­jer que de­ja­ría de co­rrer en cir­cui­tos ur­ba­nos º , cuen­ta Mar­tín, ª pe­ro siem­pre me que­da­rá el ma­ra­vi­llo­so re­cuer­do de ha­ber ba­ti­do en La Bañeza al gran cam­peón Phil Read en bue­na lid. º Los bo­xes de La Bañeza son así, una fra­ter­na fu­sión en­tre pú­bli­co, me­cá­ni­cos y pi­lo­tos, un inago­ta­ble li­bro de historias y una en­ci­clo­pe­dia del mo­to­ci­clis­mo.

Al igual que el tra­za­do del cir­cui­to, el pro­gra­ma del acon­te­ci­mien­to mo­to­ci­clis­ta ba­ñe­zano ha ido evo­lu­cio­nan­do con los años. La úni­ca ci­lin­dra­da que siem­pre ha es­ta­do pre­sen­te es la de 125. Des­de el año 2012 com­par­te pista con má­qui­nas de Mo­to3 y des­de 1994 com­par­te car­tel con ca­te­go­rías de mo­tos clá­si­cas. Así, cua­tro ca­rre­ras se dispu­taron en la edición de es­te año, re­pi­tien­do pro­gra­ma del año an­te­rior: Clá­si­cas 2T, Clá­si­cas 4T, Su­per Se­ries y 125GP jun­to con Mo­to3. Si te­ner la for­tu­na de ver má­qui­nas de Mo­to3 a pie de bor­di­llo es si­nó­ni­mo de dis­fru­tar mo­to­ci­clis­mo con­tem­po­rá­neo en la pista de un cir­cui­to con sa­bor a otra era, pre­sen­ciar una ca­rre­ra de Clá­si­cas 2T es co­mo tras­la­dar­se a las ca­rre­ras ba­ñe­za­nas del ini­cio de la dé­ca­da de los 70, pues­to que esas má­qui­nas de has­ta 250 cc son an­te­rio­res a 1972 y en La Bañeza hu­bo ca­rre­ras de 250 cc a par­tir del año 1970.

UN PÚ­BLI­CO EN­TRE­GA­DO VI­VIÓ CON IN­TEN­SI­DAD LA CA­RRE­RA UR­BA­NA POR EX­CE­LEN­CIA DE LA GEO­GRA­FÍA NA­CIO­NAL QUE CE­LE­BRA­BA SU 59 ª EDICIÓN

Por su par­te, ver ca­rre­ras de Clá­si­cas 4T en el cir­cui­to ba­ñe­zano es de­lei­tar­se con una ca­te­go­ría que La Bañeza no vi­vió coe­tá­nea­men­te, da­do que en el tra­za­do ado­qui­na­do de an­tes de 1972 nun­ca com­pi­tie­ron má­qui­nas de ci­lin­dra­da su­pe­rior al cuar­to de litro. Hoy por el as­fal­to ba­ñe­zano com­pi­ten má­qui­nas de 500 cc y la afi­ción se re­go­ci­ja con ello. Lo mis­mo su­ce­de con la ca­te­go­ría de Sú­per Se­ries, que de­bu­tó el pa­sa­do año en el car­tel ba­ñe­zano y cu­ya ci­lin­dra­da pue­de lle­gar has­ta los 650 cc.

CO­MIEN­ZA EL ES­PEC­TÁCU­LO

Lo apre­ta­do de los tiem­pos de los cro­no­me­tra­dos del sá­ba­do ha­cía pre­ver unas tan­das com­pe­ti­ti­vas apa­sio­nan­tes y así fue. La ma­ña­na del do­min­go co­men­zó con unas dispu­tadas ca­rre­ras de clá­si­cas. El le­van­tino Ser­gio Fuer­tes lle­gó a La Bañeza de­ci­di­do a lle­var­se su quin­ta vic­to­ria con­se­cu­ti­va en la ca­te­go­ría de 2T y se sa­lió con la su­ya. Te­nía la po­le del sá­ba­do y do­mi­nó la prue­ba el do­min­go has­ta cru­zar la lí­nea de me­ta con su Mon­te­sa. La fir­ma crea­da por Pe­re Per­man­yer ya ga­na­ba en La Bañeza en los años 50 y lo si­gue ha­cien­do en 2018. En se­gun­da po­si­ción, a lo­mos de su Bul­ta­co, aca­bó el car­ta­ge­ne­ro Juan Francisco Ri­sue­ño, que ha sa­bo­rea­do el po­dio de 125 GP años atrás y com­pi­te en Clá­si­cas 2T des­de que cum­plió los 35 ( edad mí­ni­ma re­que­ri­da pa­ra la ca­te­go­ría). La lu­cha más emo­cio­nan­te es­tu­vo por la ter­ce­ra po­si­ción, que al fi­nal se lle­vó Mi­guel Cor­ti­jo y su OS­SA por tres dé­ci­mas de di­fe­ren­cia so­bre el cuar­to cla­si­fi­ca­do. Mon­te­sa, Bul­ta­co y OS­SA es un pó­dium de mar­cas que re­zu­ma his­to­ria del mo­to­ci­clis­mo his­pano. Lle­ga­do el turno de la ca­te­go­ría de Clá­si­cas 4T, hu­bo ahí due­lo de Du­ca­tis, las pi­lo­ta­das por el as­tu­riano Bruno He­res y por el na­va­rro Hu­go Car­los La­cun­za. La po­le la te­nía He­res y reali­zó una ex­ce­len­te salida. La­cun­za po­co más po­día ha­cer que tra­tar de no per­der de vis­ta la es­te­la del lí­der. Con am­bos muy en­chu­fa­dos, la pe­lí­cu­la de la ca­rre­ra bus­ca­ba su desen­la­ce en las dos úl­ti­mas vuel­tas, al lle­gar el cru­cial mo­men­to de so­bre­pa­sar a pi­lo­tos do­bla­dos. La ju­ga­da le sa­lió más há­bil­men­te a La­cun­za y su se­gun­da co­ro­na ba­ñe­za­na ya lu­ce ex­pues­ta en su bar de Pam­plo­na. El ter­cer es­ca­lón del po­dio fue pa­ra Jo­sé Ma­nuel Coto.

Las emo­cio­nes iban a se­guir acu­mu­lán­do­se en una ca­rre­ra de Su­per- Se­ries que tu­vo mu­chas al­ter­na­ti­vas. Dos Guz­zi V65

PA­RRI­LLAS A RE­BO­SAR EN TO­DAS LA CA­TE­GO­RÍAS DIE­RON CO­LOR Y MU­CHO RUI­DO DE OTROS TIEM­POS AL GP DE LA BAÑEZA

pi­lo­ta­das por los as­tu­ria­nos Jorge Quirós y Hu­go Gon­zá­lez ha­bían si­do las más rá­pi­das en los cro­no­me­tra­dos del sá­ba­do. Las pri­me­ras vuel­tas de ca­rre­ra fue­ron una di­ver­ti­da pu­ja en­tre ellos. Quirós se fue al sue­lo en la chi­ca­ne pos­te­rior a la tre­pi­dan­te ba­ja­da de des­pués de lí­nea de me­ta y se le­van­tó con­si­guien­do aca­bar quin­to. El ga­lle­go Adrián Hermida par­tió ter­ce­ro en pa­rri­lla, ata­có des­de la re­ta­guar­dia y aca­bó lle­ván­do­se la vic­to­ria con su Du­ca­ti Pan­tah. En 2017 ven­ció en Clá­si­cas 4T y aho­ra lo ha­cía en Su­per Se­ries. Con las pul­sa­cio­nes "in cres­cen­do" se iba acer­can­do el ze­nit de la ma­ña­na, la prue­ba de GP125- Mo­to3. An­tes, ro­da­ron so­bre la pista má­qui­nas a mo­do ex­hi­bi­ción, ha­cien­do un re­co­rri­do por la mo­to de com­pe­ti­ción de va­rias épo­cas. En ho­nor al cin­cuen­ta ani­ver­sa­rio de la vic­to­ria de su pa­dre, Ge­le­te Nie­to pre­ce­dió al es­cua­drón de mo­to­ci­cle­tas en su pri­me­ra vuel­ta y en­tre las va­rio­pin­tas jo­yas de la ex­hi­bi­ción se en­con­tra­ba una Der­bi Ran co­mo las que tam­bién ma­ne­jó el 12 + 1.

125 GP- MO­TO3

Tras el ape­ri­ti­vo de la ex­hi­bi­ción, la guin­da a la ma­ña­na la pu­so un ca­rre­rón. Los her­ma­nos Cas­ti­lle­jo ( Je­ró­ni­mo y An­to­nio Je­sús) ha­bían he­cho los me­jo­res tiem­pos el sá­ba­do, pe­ro los de Fuen­te Ála­mo sa­bían bien que Ale­jan­dro Mar­tí­nez no se lo iba a po­ner fá­cil y así fue. El va­len­ciano de Al­be­ric sa­lió a por to­das. Su pa­dre ya co­rrió en la ca­rre­ra ba­ñe­za­na ha­ce al­gu­nas dé­ca­das, su her­mano Ber­nat ga­nó en el año 2000 y el pro­pio Ale­jan­dro en el 2012. Que­ría vol­ver a re­pe­tir seis años des­pués y su due­lo con An­to­nio Je­sús Cas­ti­lle­jo hi­zo las de­li­cias del pú­bli­co. Al fi­nal, Cas­ti­lle­jo se lle­vó el ga­to al agua, Mar­tí­nez fue se­gun­do y Ai­tor Cre­ma­des com­ple­tó el po­dio. El ape­lli­do Cas­ti­lle­jo es­tá en el pal­ma­rés de ven­ce­do­res de La Bañeza des­de el año 1999. Fue Je­ró­ni­mo ( cuar­to fi­nal­men­te en es­ta edición) quien ga­nó aquel año, cuan­do am­bos her­ma­nos da­ban ya se­rias mues­tras de su ta­len­to. Des­de que en­tra­ron a es­ce­na las Mo­to3, An­to­nio Je­sús Cas­ti­lle­jo es el piloto más lau­rea­do de la ca­te­go­ría. Aun­que el pri­mer año en que se mez­cla­ron las 125GP con las Mo­to3 se im­pu­so una 125 GP. Hoy en día a las má­qui­nas del oc­ta­vo de litro les cues­ta se­guir el ritmo a sus com­pa­ñe­ras de pista. La pri­me­ra 125 GP de es­te año ( no­ve­na en la ge­ne­ral) fue la Hon­da de Ser­gio Vida­les, un ba­ñe­zano que, años an­tes de co­rrer por esa pista, ayu­da­ba ( co­mo tan­tos otros vo­lun­ta­rios) a po­ner las ba­las de pa­ja que velan por la seguridad de los pi­lo­tos. Cre­ció vien­do ca­rre­ras en las ca­lles de su ciu­dad y ha visto he­cho reali­dad el sue­ño de co­rrer por ese cir­cui­to y, más aún, ser el más rá­pi­do con una 125 GP, la ci­lin­dra­da que nun­ca ha fal­ta­do a su ci­ta con el ª Gran Pre­mio de La Bañeza. º Es­te rin­cón del sur de la pro­vin­cia de León es, sin du­da, uno de los úl­ti­mos re­duc­tos de una for­ma apa­sio­nan­te, ro­mán­ti­ca y pu­ra de en­ten­der el mo­to­ci­clis­mo.

Gran due­lo en Mo­to3: Cas­ti­lle­jo ( 46) y Mar­tí­nez ( 32).

Quin­ta vic­to­ria con­se­cu­ti­va pa­ra Ser­gio Fuer­tes, ga­na­dor en 2T.

Tan­da de ex­hi­bi­ción de mo­tos de di­fe­ren­tes épo­cas.

La Bañeza, un cir­cui­to don­de el pú­bli­co to­ca a los pi­lo­tos.

Adrián Hermida ( 27) gano las Su­per Se­ries.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.