Re­por­ta­je: el ran­cho de Va­len­tino Ros­si.

MOTOCICLISMO - - SUMARIO - Che­chu Lá­za­ro.

El pue­blo de Va­len­tino Ros­si es lu­gar de pe­re­gri­na­ción du­ran­te el año y es­pe­cial­men­te el fi n de se­ma­na del GP de San Ma­rino, cuan­do se en­ga­la­na pa­ra aco­ger a mi­les de fans. Pe­ro tam­bién es el co­ra­zón de to­da una in­dus­tria crea­da en torno a la fi gu­ra de su ve­cino más ilus­tre.

MISANO ES EL EPI­CEN­TRO DEL “POPOLO GIALLO”, QUE TIE­NE SU SAN­TUA­RIO A es­ca­sos 13 ki­ló­me­tros del cir­cui­to. Du­ran­te el fi n de se­ma­na, la pe­re­gri­na­ción a Ta­vu­llia es una ci­ta ca­si obli­ga­to­ria y que me­re­ce la pe­na, al mar­gen de las sim­pa­tías que ten­gas ha­cia la fi gu­ra de Va­len­tino Ros­si. El pue­blo se ti­ñe de ama­ri­llo y se con­vier­te en un par­que te­má­ti­co VR46, don­de el Fan Club siem­pre pre­pa­ra una se­rie de ac­ti­vi­da­des lú­di­co- fes­ti­vas pa­ra to­dos los afi cio­na­dos, sin im­por­tar la ca­mi­se­ta que lle­ven, y te aco­gen con un hos­pi­ta­li­dad ex­qui­si­ta. Asis­tir al GP de San Ma­rino e ir­se sin vi­si­tar Ta­vu­llia es co­mo ir a Las Ve­gas y no pro­bar suer­te en un ca­sino.

La vi­da de es­te tran­qui­lo pue­blo ita­liano cam­bió el 16 de fe­bre­ro de 1979, cuan­do lle­gó al mun­do su ve­cino más ilus­tre. No na­ció en Ta­vu­llia exac­ta­men­te, sino en Ur­bino, pe­ro cre­ció en sus ca­lles y apren­dió a mon­tar en mo­to en las re­vi­ra­das ca­rre­te­ras de los al­re­de­do­res. A po­co que co­noz­cas la zo­na y al­go de la bio­gra­fía de Ros­si, sa­brás que el pe­que­ño Va­le tu­vo una in­fan­cia muy fe­liz y un po­co gam­be­rra. Des­de que lle­gó al Mun­dial y co­men­zó a ga­nar, Va­len­tino Ros­si re­vin­di­có sus raí­ces e hi­zo ga­la del ª ma­de in Ta­vu­llia º , que cre­ció co­mo de­no­mi­na­ción de ori­gen con­for­me se alar­ga­ba la le­yen­da del # 46. Pe­ro más allá de la pro­yec­ción glo­bal que ten­ga es­ta lo­ca­li­dad de po­co más de 8.000 ha­bi­tan­tes, tam­bién se ha crea­do una ª in­dus­tria º en torno a la fi­gu­ra de su ve­cino más ilus­tre. El tu­ris­mo mo­te­ro es ha­bi­tual en cual­quier épo­ca del año y, aun­que to­do el pue­blo se be­ne­fi­cia, el más em­pren­de­dor no po­día ser otro que el pro­pio Va­len­tino Ros­si.

ROS­SI S. A.

Va­len­tino se con­vir­tió en un hom­bre de ne­go­cios cuan­do cum­plió la trein­te­na. En sus lo­cos años 20 te­nía la re­si­den­cia en Londres, aun­que pa­sa­ba lar­gas tem­po­ra­das en Ita­lia, lo que le tra­jo pro­ble­mas

LA EM­PRE­SA DE VA­LEN­TINO ROS­SI DA TRA­BA­JO A 60 PER­SO­NAS EN TA­VU­LLIA

Son co­mo una gran fa­mi­lia. El ne­go­cio es­tá en ma­nos de sus hom­bres de con­fi an­za, y to­dos son ve­ci­nos "de to­da la vi­da" del pi­lo­to ita­liano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.