CA­SI TO­DOS SE COMPADECEN DE FE­NA­TI

MOTOCICLISMO - - BOX EN BOX -

TO­DO EL RUI­DO ME­DIÁ­TI­CO QUE SE FOR­MÓ EN TORNO AL CA­SO FE­NA­TI TU­VO RE­SO­NAN­CIA

en Mo­tor­Land con san­ción de la FIM que le re­ti­ra­ba la li­cen­cia has­ta el fi nal de 2018. Ade­más, pa­ra ex­pe­dir­le una nue­va li­cen­cia de ca­ra a 2019, ten­drá que es­tar su­je­to a las con­di­cio­nes que es­ta­blez­ca el má­xi­mo or­ga­nis­mo del de­por­te de las dos rue­das. En la prác­ti­ca, la san­ción que le im­pu­so el Pa­nel de Co­mi­sa­rios en Mi­sano ( dos ca­rre­ras) y que a to­dos nos pa­re­ció es­ca­sa, se­rá fi nal­men­te de seis ca­rre­ras, por obra y gra­cia de la FIM.

La ver­sión más es­cu­cha­da por par­te de los pi­lo­tos de Mo­toGP era que se ha­bía he­cho de­ma­sia­do gran­de la bo­la; y que el jo­ven pi­lo­to ita­liano no se me­re­cía el jui­cio paralelo a ni­vel me­diá­ti­co. El nom­bre de Fe­na­ti se co­ló en te­le­vi­sio­nes, ra­dios y pe­rió­di­cos ge­ne­ra­lis­tas que lle­va­ban ca­si tres años sin acor­dar­se de Mo­toGP. Una es­pi­ral de reac­cio­nes que hi­zo que Fe­na­ti aca­ba­se co­mu­ni­can­do su re­ti­ra­da del motociclismo ¼ Aun­que des­pués ma­ti­zó.

ª No me gus­ta to­do lo que se ha crea­do al­re­de­dor y lo que se ha em­pu­ja­do a es­te cha­val. No hay que ol­vi­dar que to­dos so­mos muy jó­ve­nes. Fe­na­ti tie­ne 22 años y es­tá ma­du­ran­do en la vi­da y en la pis­ta. De­be de ha­ber cas­ti­go tam­po­co era ne­ce­sa­rio ata­car­le co­mo se le ha ata­ca­do. Yo le da­ría una se­gun­da opor­tu­ni­dad º , ex­pli­ca­ba Már­quez. Un pun­to de vis­ta com­par­ti­do con Lo­ren­zo, ª se ha si­do de­ma­sia­do in­jus­to con Fe­na­ti y se le ten­dría que dar otra opor­tu­ni­dad º . Y has­ta Ros­si te­nía pa­la­bras con­des­cen­dien­tes pa­ra el que fue­ra su ª dis­cí­pu­lo º en la VR46 Aca­demy: ª Se ha exa­ge­ra­do mu­cho y ha opi­na­do gen­te que ni si­quie­ra ha vis­to una ca­rre­ra de mo­tos en su vi­da. En Mi­sano fue más im­por­tan­te la no­ti­cia de Fe­na­ti que el triun­fo de Do­vi­zio­so º .

La úni­ca voz dis­cor­dan­te en es­te sen­ti­do se la es­cu­cha­mos a Crut­chlow, que ya se mos­tró muy du­ro en Mi­sano, cuan­do di­jo que si fue­ra por él, Fe­na­ti no vol­ve­ría a co­rrer en el Mun­dial. En Mo­tor­Land no cam­bió una co­ma de su dis­cur­so. ª No he cam­bia­do de opi­nión. Ha he­cho lo que en in­glés lla­ma­mos ` soft story', que es pe­dir per­dón y es­pe­rar que to­do el mun­do lo sien­ta por él. Pe­ro yo no me creo su per­dón. Pa­ra mí al­can­zó el lí­mi­te º .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.