Reportaje: pun­tA­pun­ta Es­pí­ri­tu GS.

La se­gun­da edi­ción del pun­tA­pun­ta Es­pí­ri­tu GS no pa­sa­rá des­aper­ci­bi­da, y que­da­rá gra­ba­da en la me­mo­ria de mu­chos co­mo una de las edi­cio­nes más iné­di­tas y llenas de con­tras­tes. 2500 km de un bien se­lec­cio­na­do re­co­rri­do trail por Ma­rrue­cos, con to­dos los es

MOTOCICLISMO - - SUMARIO - Tex­to: Da­vid Va­que­ro. Fo­tos: Da­vi­de.

Un año más de la mano de BMW te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar, con­vi­vir y con­ta­ros des­de den­tro el even­to pun­tA­pun­ta Es­pí­ri­tu GS. Y sí, en­ten­di­mos muy bien el por qué se li­mi­ta la par­ti­ci­pa­ción a mo­tos trail ex­clu­si­va­men­te: las ro­tas ca­rre­te­ras del país y el nú­me­ro de ki­ló­me­tros de pistas de tie­rra no dan op­ción a ele­gir otro ti­po de mo­to con el que rea­li­zar es­ta aven­tu­ra. La lo­gís­ti­ca es al­go com­ple­ja pa­ra las 60 mo­tos que va­mos co­mo par­ti­ci­pan­tes y to­do el equi­po de asis­ten­cia de la or­ga­ni­za­ción, ya que te­ne­mos que em­bar­car en un ferry a una ho­ra y día de­ter­mi­na­do en Mo­tril pa­ra ha­cer la tra­ve­sía has­ta el nor­te de Ma­rrue­cos, pa­sar una fron­te­ra un tan­to par­ti­cu­lar y te­ner to­dos los pa­pe­les y do­cu­men­tos de la mo­to en re­gla pa­ra evi­tar allí pro­ble­mas.

Una vez allí y tras rea­li­zar el des­em­bar­co en tie­rra de nue­vo, la di­li­gen­te y ordenada or­ga­ni­za­ción ca­pi­ta­nea­da por To­ni, nos da to­do ti­po de ins­truc­cio­nes, con­se­jos e in­for­ma­ción útil pa­ra te­ner en cuen­ta en es­te via­je. Ade­más se en­car­ga­ran de ve­lar por nues­tra se­gu­ri­dad a lo lar­go de to­dos es­tos días un equi­po de per­so­nas con una ca­li­dad hu­ma­na ex­ce­len­te. Pa­ra es­tar siem­pre lo­ca­li­za­dos a lo lar­go del re­co­rri­do con­tá­ba­mos con un sis­te­ma de se­gui­mien­to por sa­té­li­te a tra­vés de un dis­po­si­ti­vo que lle­vá­ba­mos ca­da uno a mo­do de se­gu­ri­dad y con el que la or­ga­ni­za­ción nos po­día te­ner lo­ca­li­za­dos a ca­da mo­men­to, pen­dien­tes de que an­tes de que ca­ye­ra la noche es­tu­vié­ra­mos to­dos en el camp sin nin­gu­na in­ci­den­cia. Es­ta fue nues­tra ex­pe­rien­cia eta­pa a eta­pa.

ETA­PA 1 ALHOCEIMA- MEKNES.

Co­mien­za nues­tra aven­tu­ra pun­tA­pun­ta 2018. No po­día re­ci­bir­nos de me­jor ma­ne­ra Ma­rrue­cos, tras el buen día que tu­vi­mos a 20ëC en nues­tra lle­ga­da a Alhoceima, ama­ne­ce con un alo­ca­do true­que de ho­ras he­cho por el go­bierno ma­rro­quí con el cam­bio ho­ra­rio que nos des­or­deno a to­dos, llo­vien­do a ma­res, y las pre­vi­sio­nes que te­ne­mos son de que no de­ja­rá de ha­cer­lo du­ran­te to­do el día. Nos es­pe­ran por de­lan­te más 350 km y sie­te ho­ras de pe­ni­ten­cia en mo­to.

Con tan so­lo 40 ki­ló­me­tros de ru­ta y la tem­pe­ra­tu­ra muy ba­ja, llo­vien­do co­mo si no hu­bie­ra ma­ña­na... Te­nía­mos los guan­tes ya em­pe­zan­do a ha­cer aguas, nos dá­ba­mos ahí cuen­ta de que la eta­pa pro­me­tía ser pa­ra au­tén­ti­cos es­par­ta­nos. No ce­só la in­ten­si­dad del agua en nin­gún mo­men­to, tan so­lo unos po­cos mi­nu­tos an­tes de la lle­ga­da a Meknes, e in­clu­so los pa­sos de mon­ta­ña que hi­ci­mos pa­ra nues­tra sor­pre­sa es­ta­ban cu­bier­tos ya de nie­ve. El pai­sa­je, cuan­do des­pe­ja­ba un po­co, pa­re­cía ser bien bo­ni­to, va­lles muy ver­des y con bas­tan­te ve­ge­ta­ción, aun­que nues­tra al­ta con­cen­tra­ción ape­nas nos de­ja­ba re­ti­rar la mi­ra­da un se­gun­do de la ca­rre­te­ra, con­du­cien­do con ex­tre­ma pre­ci­sión. Día sin du­da de va­lien­tes, don­de los pu­ños ca­le­fac­ta­bles de nues­tras BMW nos die­ron par­te de la glo­ria y don­de pu­si­mos en ja­que a las mem­bra­nas de Go­re con nues­tros tra­jes ca­la­dos de agua.

NUES­TRA AL­TA CON­CEN­TRA­CIÓN APE­NAS NOS DE­JA­BA RE­TI­RAR UN SE­GUN­DO LA MI­RA­DA DE LA CA­RRE­TE­RA

ETA­PA 2 MEKNES- MIDELT

El se­gun­do asal­to no de­ja de ser me­nos atre­vi­do. To­da la noche se la ha pa­sa­do llo­vien­do, aun­que nos da una breve tre­gua las pri­me­ras ho­ras de la ma­ña­na, sa­le un ra­to el sol, pa­re­ce otra ac­ti­vi­dad de mo­to muy dis­tin­ta a la que hi­ci­mos ayer. El re­co­rri­do en su ini­cio es es­pec­ta­cu­lar, pa­sa­mos de zo­nas re­ple­tas de huer­tos de oli­vos, a zo­nas de dehe­sa de en­ci­na, mon­tes con pi­nos y pi­za­rra... Una pa­sa­da el pai­sa­je que nos ro­dea, au­ten­ti­co trail de ma­que­ta, pa­re­ce que es­tu­vié­ra­mos en cual­quier zo­na de Ex­tre­ma­du­ra o An­da­lu­cía.

Hoy la llu­via tam­bién apa­re­ce de ma­ne­ra in­ter­mi­ten­te y me­nos in­ten­sa, pe­ro es­tá ahí pa­ra dar­le ese pun­ti­to de du­re­za, el ter­mó­me­tro ape­nas su­pera los 6ëC. A fal­ta de 100 ki­ló­me­tros pa­ra lle­gar un po­li­cía nos de­tie­ne en un cru­ce en la po­bla­ción de Ti­mah­di­te y nos in­for­ma que la ca­rre­te­ra que que­re­mos tran­si­tar tam­bién es­tá cor­ta­da por la nie­ve, te­ne­mos que co­ger un bu­cle ex­tra de más de 150 km, así es. Lle­ga­mos al fi­nal de eta­pa a las fal­das del ma­ci­zo del Atlas, to­do ne­va­do, to­do un es­pec­tácu­lo, gran­dio­so, in­men­so, re­ser­ván­do­lo pa­ra la eta­pa de ma­ña­na, hoy con más de 480 ki­ló­me­tros de re­co­rri­do aca­ba­mos la eta­pa con una bue­na son­ri­sa y di­cien­do... La pa­li­za de hoy ha me­re­ci­do la pe­na.

ETA­PA 3 MIDELT-BOULMAINDE DA­DES

Sie­te de la ma­ña­na to­que de dia­na, pa­re­ce que no llue­ve,¡ me­nos mal! Hoy con­fia­mos en que nos res­pe­ta­rá el día, a pe­sar de ello sa­li­mos de Midelt a - 3ëC, que no es­tá na­da mal, con una sen­sa­ción tér­mi­ca bas­tan­te fría, man­te­nién­do­nos en má­xi­mas de 6ëC du­ran­te mu­chas ho­ras del día. Su­bi­mos nues­tro se­gun­do puer­to de mon­ta­ña del día en una ser­pen­tean­te ca­rre­te­ra con un pa­so a 2.800 me­tros, don­de mu­chas de las cur­vas tie­nen gra­vi­lla o es­tán in­va­di­das por tie­rra de al­gún des­pren­di­mien­to pro­vo­ca­do con las llu­vias. Lle­ga­mos al pri­mer pun­to de con­trol y no se pue­de avan­zar por la ru­ta pre­vis­ta has­ta el va­lle del rio Da­des, una pis­ta de tie­rra en ma­las con­di­cio­nes que con la nie­ve ha­ce im­prac­ti­ca­ble al­gún pa­so. Por fin sa­le el sol, ne­ce­si­tá­ba­mos ya al as­tro rey, la co­sa cam­bia y mu­cho, co­mo sor­pre­sa en es­te im­pro­vi­sa­do iti­ne­ra­rio nos lle­van por la fa­mo­sa gar­gan­ta del To­dra con sus des­fi­la­de­ros de más de cien me­tros de al­tu­ra, pa­san­do por el in­men­so oasis de Ti­ner­hit, que nos de­ja con la bo­ca abier­ta. Tras sie­te ho­ras de ru­ta y 380 km lle­ga­mos al ex­clu­si­vo ho­tel Xa­lu­ca de Boulmainde, si­tio de obli­ga­do pa­so en tus via­jes a Ma­rrue­cos, don­de nos sen­ti­re­mos co­mo en ca­sa.

ETA­PA 4 BOULMAINDE DA­DES- ERG CHEBBI ( CAMP BMW).

Sue­na el des­per­ta­dor de nue­vo y co­mo si de una ru­ti­na se tra­ta­se, da­mos co­mien­zo a una nue­va jor­na­da en mo­to. Pa­ra el día de hoy, To­ni y su equi­po de in­com­bus­ti­bles, nos ha pre­pa­ra­do una ru­ta con un par de tra­mos de off road bien de­sér­ti­cos. Tras una apro­xi­ma­ción por as­fal­to de 100 km y car­gar com­bus-

ti­ble por lo que pue­da pa­sar, em­pe­za­mos a dis­fru­tar de lo bien que van nues­tra mo­tos por tra­mos de tie­rra, da gus­to com­pro­bar que to­dos los sis­te­mas de nues­tras GS fun­cio­nan a la per­fec­ción. El pai­sa­je pa­ra que con­ta­ros... ¡ In­creí­ble! Una sen­sa­ción cons­tan­te de es­tar en mi­tad de la na­da, de­co­ra­dos lu­na­res y muy es­ca­sa ve­ge­ta­ción. Del agua ya ni ha­bla­mos.

Pa­ra­mos en la lo­ca­li­dad de Ris­sa­ni, co­no­ci­da co­mo la puer­ta del desierto, en la que ha­ce­mos una pa­ra­da pa­ra ver sus mer­ca­dos, sus cos­tum­bres, co­no­cer más de cer­ca a su gen­te. Pa­re­ce co­mo si nos hu­bié­ra­mos tras­la­da­do al si­glo XVIII. Des­pués de es­ta breve pa­ra­da y co­mer co­mi­da de la zo­na, nos es­pe­ra de nue­vo otro tra­mo de off road por los in­fi­ni­tos pla­tós en di­rec­ción a las du­nas de Erg Chebbi. Fi­na­li­za­do es­te tra­mo la or­ga­ni­za­ción nos re­agru­po a to­dos pa­ra ir jun­tos al cam­pa­men­to de hai­mas, don­de pa­sa­re­mos la noche en mi­tad del desierto.

ETA­PA 5 ERG CHEBBI ( CAMP BMW)- ER FOUD

Cual­quier co­sa que os pue­da con­tar de có­mo es pa­sar una noche en mi­tad del desierto se­ría muy po­co com­pa­ra­do con la ex­pe­rien­cia de po­der vi­vir­lo. Un si­len­cio y una paz in­fi­ni­ta, es­tar al abri­go de una ho­gue­ra mien­tras el frío del desierto se ha­ce no­tar, con el so­ni­do de los tam­bo­res Be­re Be­re y ba­jo un cie­lo de in­fi­ni­tas es­tre­llas... Es al­go real­men­te in­des­crip­ti­ble, co­mo lo de le­van­tar­te al al­ba y ver el ama­ne­cer en lo al­to de una du­na, sen­ci­lla­men­te má­gi­co y especial.

Es­ta se­rá una jor­na­da de des­can­so en la que par­ti­re­mos con rum­bo a Er Foud a des­can­sar de las eta­pas de es­tos días. Re­pa­sar nues­tras mo­tos, vi­si­tar mer­ca­dos, com­prar unos cuan­tos sou­ve­nirs y po­der dis­fru­tar un ra­to de tiem­po libre y re­lax tras va­rios días de pa­li­za se agra­de­ce, son mu­chos días y las ho­ras de mo­to se acu­mu­lan en nues­tro cuer­po, y por de­lan­te to­da­vía nos que­dan dos días más de ru­ta que pro­me­ten ser tan­to o más di­ver­ti­das. Aun así nos hi­ci­mos 80 km al ca­lor del sol con nues­tras re­sis­ten­tes e in­se­pa­ra­bles ma­qui­nas.

ETA­PA 6 ER FOUD- ER FOUD

Por de­lan­te una jor­na­da don­de el off road se­rá el pro­ta­go­nis­ta del día. En es­ta eta­pa so­lo hi­ci­mos 118 km, pe­ro que di­ver­ti­dos y que bien lo pa­sa­mos. Una eta­pa de na­ve­ga­ción de las gua­pas, te­nien­do que se­guir bien el rum­bo, co­mo si es­tu­vié­ra­mos na­ve­gan­do en el océano. Que sen­sa­ción de aven­tu­ra y de li­ber­tad da el fi­jar­te un pun­to en el ho­ri­zon­te y di­ri­gir­te a el por el ca­mino más rec­to, im­pro­vi­san­do, an­ti­ci­pán­do­te a las irre­gu­la­ri­da­des del te­rreno, dis­fru­tan­do del en­torno, de la in­men­si­dad del desierto. Por mo­men­tos nos ima­gi­ná­ba­mos en una eta­pa del fa­mo­so Da­kar. La obli­ga­da vi­si­ta del día nos lle­va­ba

has­ta una an­ti­gua pri­sión Por­tu­gue­sa, un en­cla­ve que no te de­bes per­der si via­jas al sur de Ma­rrue­cos, no tan­to en si por la par­ti­cu­la­ri­dad del si­tio, una co­li­na con for­ma de crá­ter que es­tá ce­rra­da por una mu­ra­lla, sino por el es­pec­ta­cu­lar mi­ra­dor en for­ma de ata­la­ya que tie­ne en su par­te al­ta. Tras es­ta pa­ra­da nos di­ri­gi­mos en ca­ra­va­na a cum­plir con uno de los ob­je­ti­vos hu­ma­ni­ta­rios del even­to, en­tre­gar en un po­bla­do bas­tan­te de­pri­mi­do un mon­tón de ro­pa y ma­te­rial es­co­lar pa­ra los cha­va­les. Un mo­men­to real­men­te bo­ni­to y emo­ti­vo en la que to­do el po­bla­do vie­ne a agra­de­cer­nos es­te ama­ble ges­to.

ETA­PA 7 ER FOUD- NADOR

El via­je va to­can­do a su fin, des­pués de tan­tos días de con­vi­ven­cia en­tre bue­nos ami­gos y con un mon­tón de anéc­do­tas, nos da pe­na co­men­zar la úl­ti­ma eta­pa de es­ta par­ti­cu­lar aven­tu­ra, que aun­que sien­do muy lar­ga, nos lle­va­rá has­ta Nador en un re­co­rri­do de 650 km. Con to­do pre­pa­ra­do en nues­tras mo­tos, car­ga­das de equi­pa­je, nos po­ne­mos en mar­cha de­jan­do atrás el má­gi­co desierto, rum­bo a la zo­na del me­dio atlas, aun­que la ru­ta es más rá­pi­da en es­ta oca­sión, no de­ja­re­mos de es­tar al me­nos 8 a 9 ho­ras en la mo­to, des­cu­brien­do y maravillándonos con mu­chos de los rin­co­nes por don­de dis­cu­rre la ru­ta, atra­ve­san­do en­tre otros si­tios la fa­mo­sa ca­rre­te­ra in­ter­mi­na­ble ca­mino de Guer­cif. En es­ta oca­sión una pla­ni­cie in­men­sa, ca­si es­te­pa­ria, ki­ló­me­tros de ca­rre­te­ra sin ver na­da, ni na­die, bien jus­ti­tos de ga­so­li­na en di­rec­ción al va­lle de Deb­dou. Ca­mino de Nador la ca­rre­te­ra no es tan en­tre­te­ni­da co­mo an­tes y se no­ta la cer­ca­nía de una gran cui­dad con un in­cre­men­to no­ta­ble de trá­fi­co, don­de em­pe­za­mos a ver un mon­tón de gen­te y la en­go­rro­sa tra­ve­sía de Nador que pon­dría pun­to y fi­nal con un buen sa­bor de bo­ca a nues­tra aven­tu­ra GS por Ma­rrue­cos. Atrás que­dan un mon­tón de imá­ge­nes, re­cuer­dos, ex­pe­rien­cia en mo­to y ha­ber he­cho muy bue­nos ami­gos.

Pa­ra rea­li­zar es­ta aven­tu­ra es ne­ce­sa­rio con­tar lo pri­me­ro de to­do con las ga­nas de des­cu­brir un país co­mo es­te, adap­tán­do­te a las cam­bian­tes/ com­ple­jas con­di­cio­nes del te­rreno y so­bre­to­do la par­ti­cu­lar ma­ne­ra de con­du­cir del país, con sus pro­pias re­glas de jue­go, don­de pue­des en­con­trar un re­ba­ño de ove­jas cru­zan­do por la ca­rre­te­ra en mi­tad de nin­gún si­tio, un ca­rro con un bu­rro por la ca­rre­te­ra a diez por ho­ra en di­rec­ción con­tra­ria o in­clu­so dos per­so­nas cir­cu­lan­do en un ci­clo­mo­tor sin cas­co con el con­duc­tor ha­blan­do por el mó­vil... Pe­ro des­de lue­go lo más im­por­tan­te de to­do, es te­ner una mo­to BMW de trail. No­so­tros he­mos te­ni­do la suer­te de po­der re­co­rrer el país en la re­cién pre­sen­ta­da BMW R1250 GS, mon­ta­da con unos neu­má­ti­cos Met­ze­ler Ka­roo 3, to­do un pri­vi­le­gio y don­de os po­de­mos ase­gu­rar que ha si­do un desafío GS com­ple­to en to­do ti­po de con­di­cio­nes. He­mos pro­ba­do lo bien que va el cam­bio Shift Pro cuan­do el frío no nos per­mi­tía ni ac­cio­nar la ma­ne­ta del em­bra­gue, los con­tro­les de trac­ción en su­per­fi­cies muy des­li­zan­tes, el ABS en las apu­ra­das de fre­na­da im­pre­vis­tas, los di­fe­ren­tes pro­gra­mas de ges­tión del mo­tor, los men­sa­jes de avi­so cuan­do el neu­má­ti­co pier­de pre­sión o la ga­so­li­na es­ca­sea, e in­clu­so nos atre­vi­mos en con­duc­ción off road a po­ner la con­fi­gu­ra­ción EN­DU­RO PRO sin nin­gún ti­po de asis­ten­cia elec­tró­ni­ca y no ser des­ca­bal­ga­dos por los 136 CV del nue­vo mo­tor. Si nun­ca te ha­bías plan­tea­do ve­nir a es­te país, es­te es tu via­je, un re­co­rri­do de aven­tu­ra de pri­me­ra cla­se, que BMW pre­pa­ra con to­do lu­jo de de­ta­lles. El me­jor más­ter en con­duc­ción trail que pue­des ha­cer, don­de la amis­tad, el com­pa­ñe­ris­mo y com­par­tir la pa­sión por la mo­to son los prin­ci­pa­les in­gre­dien­tes en es­ta in­creí­ble ex­pe­rien­cia en el nor­te afri­cano.

DES­CU­BRIEN­DO Y MARAVILLÁNDONOS CON MU­CHOS DE LOS RIN­CO­NES POR DON­DE DIS­CU­RRE LA RU­TA

La nie­ve hi­zo ac­to de pre­sen­cia du­ran­te dos jor­na­das. Un país lleno de con­tras­tes y con unos pai­sa­jes in­creí­bles, que no de­jo de sor­pren­der­nos.

La fa­mo­sa puer­ta del desierto de Er Ra­chi­dia y los in­nu­me­ra­bles pa­sos de rio con las per­sis­ten­tes llu­vias fue­ron pro­ta­go­nis­tas en nues­tro via­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.