CON SU­FRI­MIEN­TO

MOTOCICLISMO - - MOTO2/ MOTO3 - Jor­ge Mar­tín

No te pue­des ni ima­gi­nar lo du­ro que ha si­do el cam­peo­na­to tan­to fí­si­ca co­mo psi­co­ló­gi­ca­men­te, y sin mi fa­mi­lia es­to ha­bría si­do im­po­si­ble. Cos­tó mu­cho ce­rrar­lo, pe­ro te­nía cla­ro que 2018 era el año cla­ve en mi ca­rre­ra. Me en­con­tra­ba muy fuer­te y el ob­je­ti­vo des­de el prin­ci­pio era ga­nar el tí­tu­lo lo que me obli­ga­ba a es­tar muy en­fo­ca­do en ca­da ca­rre­ra pa­ra ga­nar. He­mos te­ni­do mu­chos in­con­ve­nien­tes, nos he­mos so­bre­pues­to a to­do, a caí­das, a le­sio­nes, a ce­ros, a es­tar por de­trás, a re­cu­pe­rar pun­tos, a vol­ver a per­der­los… Ha si­do un año muy com­pli­ca­do, por eso la for­ma en que ga­né el tí­tu­lo en Ma­la­sia, es­ca­pán­do­me en la ca­rre­ra de­ci­si­va y ce­le­brán­do­lo des­de lo al­to del po­dio, de­mues­tra que hi­ci­mos un gran tra­ba­jo. Cuan­do cru­cé la lí­nea de me­ta no me lo creía y me lo re­pe­tía a mí mis­mo, “soy cam­peón del mun­do, soy cam­peón del mun­do…”. Lue­go me en­te­ré que ha­bías si­do el pri­mer ma­dri­le­ño cam­peón del mun­do de mo­to­ci­clis­mo. Y pa­ra mí ya es úni­co ser el pri­me­ro en al­go, ade­más mí tí­tu­lo fue el nú­me­ro 50 pa­ra Es­pa­ña. Así que un gran año pa­ra Es­pa­ña y pa­ra Ma­drid.

Vi­vía­mos al la­do del Ja­ra­ma y es­cu­char el rui­do de las mo­tos pa­ra mí era co­mo mú­si­ca ce­les­tial. Cuan­do era pe­que­ño me le­van­ta­ba to­dos los sá­ba­dos y do­min­gos a es­cu­char­lo. Era co­mo mi des­per­ta­dor. Es una pe­na que aho­ra es­té tan ro­to y tan mal cui­da­do, por­que el tra­za­do es úni­co. Ha cos­ta­do mu­cho lle­gar has­ta aquí. He te­ni­do un par de mo­men­tos en mi vi­da que eran de o ha­cer­lo bien, o me iba pa­ra ca­sa. Por eso mi pa­dre siem­pre di­ce que tra­ba­jo mu­cho me­jor ba­jo pre­sión. Cuan­do te­nía que en­trar en la Roo­kies Cup, o ha­cía pri­me­ro o no en­tra­ba y se aca­ba­ba to­do. Des­pués, en 2014 o ga­na­ba la Roo­kies o de­ja­ba de co­rrer. To­do es­to me en­se­ñó a tra­ba­jar ba­jo pre­sión y es­te año ni la he sen­ti­do.

Por su­pues­to to­do es­to com­pen­sa con cre­ces los es­fuer­zos de to­da una vi­da. Las die­tas, los días sin co­mer, los en­tre­na­mien­tos en ayu­nas… To­do. Lle­gar has­ta aquí fue muy du­ro. De he­cho, ni ga­nar la Roo­kies Cup en 2014 me ase­gu­ró un si­tio en el Mun­dial, por­que me pe­dían 200.000 eu­ros por co­rrer y pa­ra eso me que­da­ba en ca­sa. Tu­ve la suer­te que en to­da mi tra­yec­to­ria he te­ni­do be­cas y so­lo te­nía­mos que pa­gar­nos los via­jes, por­que ven­go de una fa­mi­lia hu­mil­de y no po­día per­mi­tir­se co­rrer con los gas­tos, pe­ro al fi­nal to­do ha sa­li­do bien. A los cha­va­les que es­tán em­pe­zan­do les di­ría que nun­ca va a ser fá­cil, por­que pa­ra ga­nar el Mun­dial se tie­nen que jun­tar los astros pa­ra que te sal­ga bien. A mí se me han jun­ta­do es­te año, pe­ro la sen­sa­ción es in­creí­ble.

Nos he­mos so­bre­pues­to a caí­das, a le­sio­nes, a ce­ros, a es­tar por de­trás, a re­cu­pe­rar pun­tos, a vol­ver a per­der­los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.