RI­DE LI­KE A GIRL

MOTOCICLISMO - - WSBK - Ana Ca­rras­co

Su­pers­port300 y Mo­to3 son ca­te­go­rías muy pa­re­ci­das, pe­ro las mo­tos son muy di­fe­ren­tes. La en­tre­ga de po­ten­cia es muy di­fe­ren­te ya que la mía es una mo­to de­ri­va­da de se­rie y la Mo­to3 es­tá he­cha pa­ra las ca­rre­ras. Pe­sa mu­chí­si­mo me­nos, es mu­cho más ágil y apar­te tie­ne más CV.

Siem­pre he de­fen­di­do que to­dos so­mos pi­lo­tos y to­dos so­mos igua­les. So­mos mu­je­res, pe­ro si he­mos po­di­do de­mos­trar que po­de­mos es­tar al mis­mo ni­vel… ¿ Por qué nos te­ne­mos que se­pa­rar? Yo en­tien­do que hu­bie­ra un cam­peo­na­to fe­me­nino si las mu­je­res no tu­vié­ra­mos la ca­pa­ci­dad de po­der com­pe­tir con­tra hom­bres, co­mo en otros de­por­tes, por­que fí­si­ca­men­te es­tá cla­ro que no so­mos igua­les, pe­ro si ha cos­ta­do tan­to tra­ba­jo y he­mos po­di­do de­mos­trar que po­de­mos ser igua­les o in­clu­so me­jo­res. Yo he po­di­do ga­nar el cam­peo­na­to… No veo sen­ti­do a que nos ten­ga­mos que se­pa­rar. Creo que lo que ha he­cho di­fe­ren­te que Ma­ría He­rre­ra y yo es­te­mos al ni­vel que es­ta­mos, es que siem­pre he­mos he­cho lo mis­mo que los de­más. Em­pe­za­mos a co­rrer en mi­ni­mo­tos a la vez que Rins, que Már­quez, que Na­va­rro, que la ma­yo­ría. He­mos te­ni­do una ca­rre­ra muy pa­re­ci­da, pa­san­do por las mis­mas ca­te­go­rías. Al fi­nal, si es­ta­mos jun­tos el ni­vel es el mis­mo. Si ha­ces dos cam­peo­na­tos, cuan­do una ga­ne el cam­peo­na­to fe­me­nino y se jun­te con los de­más, qui­zá su ni­vel no es­tá pa­ra ga­nar. So­mos pi­lo­tos al mar­gen de ser mu­jer u hom­bre, si ha­ce­mos el mis­mo ca­mino y com­pi­tes to­da tu vi­da con­tra los me­jo­res, da igual de don­de ven­gas, por­que tu ni­vel se­rá el mis­mo que los me­jo­res.

No he sen­ti­do más pre­sión me­diá­ti­ca o ex­pec­ta­ción por ser mu­jer. Sí que he co­rri­do mu­chas ve­ces con pre­sión pe­ro por el he­cho de que ne­ce­si­ta­ba con­se­guir re­sul­ta­dos. Pre­sión la tie­ne to­do el mun­do. En una pa­rri­lla hay po­cos pi­lo­tos que pue­dan co­rrer sin sen­tir esa pre­sión. Por­que al fi­nal tie­nes mu­cha gen­te de­trás, pa­tro­ci­na­do­res, el equi­po, y ne­ce­si­tas ha­cer­lo bien. El he­cho de ser mu­jer tie­ne unas co­sas bue­nas y otras co­sas ma­las. Que un chi­co ha­ga el úl­ti­mo, no es no­ti­cia. Que una mu­jer ha­ga úl­ti­ma, es no­ti­cia. Pe­ro por otro la­do tie­ne el la­do bueno. Que un chi­co ga­ne no es no­ti­cia, sin em­bar­go una chi­ca sí. Hay que bus­car el equi­li­brio, hay que in­ten­tar no po­ner­te más pre­sión, por­que pa­ra mí ir al cir­cui­to pen­san­do “soy una mu­jer, soy la úni­ca mu­jer que hay por aquí, es­to es muy di­fí­cil”, es po­ner­te una pre­sión ex­tra que no ne­ce­si­tas. Si hay una chi­ca, to­do el mun­do se fi­ja en lo que va a ha­cer ella. Cuan­do lo ha­ces bien tie­ne mu­cha re­per­cu­sión, pe­ro cuan­do lo ha­ces mal tam­bién la tie­ne. Has­ta que no se nor­ma­li­ce… Siem­pre va a ser no­ti­cia pa­ra un la­do o pa­ra otro.

Si eres una chi­ca, to­do el mun­do se fi­ja en ti. Cuan­do lo ha­ces bien tie­ne mu­cha re­per­cu­sión, pe­ro cuan­do lo ha­ces mal tam­bién

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.