KAWASAKI NIN­JA 125 / Z125

MOTOCICLISMO - - SUMARIO - Tex­to: Ro­ber­to Ruiz.

Una mis­ma ba­se, dos con­cep­tos di­fe­ren­tes. Las nue­vas Nin­ja 125 y Z125 lle­gan pa­ra ha­cer las delicias de los más jó­ve­nes, ya sue­ñen con una de­por­ti­va o vean en una na­ked su com­pa­ñe­ra ideal. Una tec­no­lo­gía ac­tual y un di­se­ño ins­pi­ra­do en sus her­ma­nas ma­yo­res pa­ra aden­trar­se en un mun­do lleno de emo­cio­nes.

La fi rma de Akas­hi aca­ba de cum­plir los de­seos de aque­llos cu­yo carnet les li­mi­ta a con­du­cir mo­tos de 125 cc, pe­ro que siem­pre ha­bían que­ri­do te­ner una Kawasaki en su ga­ra­je. A ellos va di­ri­gi­da la pre­gun­ta ¿ Con cuál te que­da­rías? ¿ Nin­ja o Z? ¿ De­por­ti­va o na­ked? Co­mo de­ci­dir­se no pa­re­ce na­da sen­ci­llo, Kawasaki las ha lan­za­do ba­jo el es­lo­gan ª Th e toug­hest choi­ce º , al­go así co­mo ª la de­ci­sión más di­fí­cil º , y aho­ra que aca­ba­mos de te­ner la pri­me­ra to­ma de con­tac­to con ellas, po­de­mos con­fi rmar que no po­drían ha­ber acer­ta­do más con sus pa­la­bras, por­que des­de lue­go no es na­da fá­cil de­ci­dir­se por una u otra.

Pa­ra co­no­cer­las he­mos es­ta­do en la pre­sen­ta­ción in­ter­na­cio­nal or­ga­ni­za­da por to­do lo al­to en Má­la­ga y don­de he­mos po­di­do ser muy cons­cien­tes de la im­por­tan­cia de es­tos mo­de­los pa­ra la fi rma ja­po­ne­sa. La apues­ta es gran­de, tan­to Nin­ja co­mo Z lle­gan a un sec­tor de gran im­por­tan­cia en el mer­ca­do eu­ro­peo don­de los más jó­ve­nes tie­nen tam­bién mu­cho que de­cir. Así, su lle­ga­da anun­cia­da a bom­bo y pla­ti­llo no es pa­ra me­nos: ellas son la nue­va puer­ta de en­tra­da a la "mar­ca ver­de". Co­mo la res­pon­sa­bi­li­dad es ele­va­da, las co­sas ha­bía que ha­cer­las bien des­de el prin­ci­pio y, por tan­to, he­mos re­pa­ra­do en ca­da de­ta­lle y las he­mos pro­ba­do en di­ver­sas con­di­cio­nes y ti­pos de con­duc­ción. Aho­ra po­de­mos con­fi rmar que Kawasaki irrum­pe en el sec­tor del oc­ta­vo de li­tro con un pro­duc­to se­rio y es­tu­dia­do a con­cien­cia pa­ra ro­bar­le el co­ra­zón a quie­nes bus­quen una 125 di­fe­ren­te y con per­so­na­li­dad.

Crea­das so­bre una mis­ma ba­se y di­fe­ren­cia­das so­lo por los ele­men­tos jus­tos y ne­ce­sa­rios, Kawasaki ha crea­do dos mo­tos muy dis­tin­tas, orien­ta­das a

pú­bli­cos muy con­cre­tos, que com­par­ten com­po­nen­tes de buen ni­vel sin que ello im­pli­que pe­na­li­zar­las eco­nó­mi­ca­men­te. Cha­sis, mo­tor, sus­pen­sio­nes, fre­nos, aca­ba­dos, di­se­ño ¼ To­do cum­ple con no­ta tan­to en una co­mo en otra, sea cual sea tu es­ti­lo de con­duc­ción y te de­can­tes por la que te de­can­tes, ya ten­gas 16 años re­cién cum­pli­dos o lo que bus­ques sea con­va­li­dar tu carnet de co­che con una mo­to que no pa­sa des­aper­ci­bi­da.

NIN­JA DE LOS PIES A LA CA­BE­ZA

Qué te va­mos a de­cir de la sa­ga Nin­ja que no te ha­ya­mos di­cho ya. Se­gu­ro que con so­lo oír esa pa­la­bra en tu men­te apa­re­ce la ima­gen de una mo­to de­por­ti­va, agre­si­va, afi­la­da y, muy po­si­ble­men­te, ver­de. Pues bien, la Nin­ja 125 es­tá aquí pa­ra ha­cer ho­nor a una de las fa­mi­lias más mí­ti­cas de Kawasaki y po­ner ese mun­do de sen­sa­cio­nes en ma­nos de quie­nes sue­ñan con te­ner al­gún día una de las gran­des en su ca­sa.

Su es­truc­tu­ra se ba­sa en un cha­sis multitubular de ace­ro, al igual que la Z, y com­ple­ta la par­te ci­clo con una hor­qui­lla con­ven­cio­nal no re­gu­la­ble de ba­rras de 37 mm, que se com­por­ta muy dig­na­men­te, y un equi­po de fre­nos de buen tac­to, con dis­co de 263 mm de­lan­te, que fre­na lo es­pe­ra­do sin po­ner en com­pro­mi­sos a la hor­qui­lla. El tac­to ge­ne­ral es agra­da­ble, los se­mi­ma­ni­lla­res es­tán si­tua­dos por en­ci­ma de la ti­ja y la po­si­ción de con­duc­ción no es es­pe­cial­men­te for­za­da y, por tan­to, có­mo­da. Pe­ro eso sí, si eres de pier­nas lar­gas tus ro­di­llas po­drán ser un es­tor­bo en los gi­ros más ce­rra­dos.

Pe­ro in­clu­so si eres al­to no ten­drás pro­ble­ma en aco­plar­te a la Nin­ja 125, aga­char­te so­bre su de­pó­si­to y dis­fru­tar de sus sen­sa­cio­nes de ver­da­de­ra de­por­ti­va. Ob­via­men­te, a tu al­re­de­dor to­do pa­sa­rá más des­pa­cio que en cual­quie­ra de sus her­ma­nas ma­yo­res, pe­ro si te gus­ta lo que sien­tes ya sa­brás ha­cia dón­de irán tus pre­fe­ren­cias. En es­ta pri­me­ra to­ma de con­tac­to re­co­rri­mos ca­rre­te­ras re­vi­ra­das lle­nas de cur­vas. Allí, gra­cias a un con­jun­to que ofre­ce con­fian­za y a un mo­tor que se lle­va muy bien en su zo­na más al­ta por­que las vi­bra­cio­nes son anec­dó­ti­cas, pu­di­mos sa­car­le to­do el par­ti­do a es­ta pe­que­ña Nin­ja.

La pre­sen­ta­ción es­con­día ade­más una gra­ta sorpresa. Pa­ra po­ner­la bien a prue­ba Kawasaki nos lle­vó al cir­cui­to in­ter­na­cio­nal de kar­ting Cam­pi­llos, en la pro­vin­cia de Má­la­ga, y allí nos es­pe­ra­ba ni más ni me­nos que Ana Ca­rras­co, cam­peo­na del mun­do de Su­pers­port 300.

EL CHA­SIS MULTITUBULAR DE ACE­RO RE­CUER­DA AL DE LAS TODOPODEROSAS NIN­JA H2

Pu­di­mos ro­dar en el tra­za­do ma­la­gue­ño con ella pa­ra com­pro­bar co­mo es de­bi­do las pres­ta­cio­nes de­por­ti­vas de es­ta "Ka­wa" y con­fir­mar que, den­tro de sus li­mi­ta­cio­nes, es to­da una Nin­ja de los pies a la ca­be­za.

Z PA­RA TO­DOS LOS PÚ­BLI­COS

La Z125 lle­ga pa­ra si­tuar­se co­mo el pri­mer es­ca­lón de una fa­mi­lia com­ple­ta, lon­ge­va, ex­pe­ri­men­ta­da y re­ple­ta de éxi­tos. Es­ta 125 se si­túa co­mo una per­fec­ta mo­to de ini­cia­ción orien­ta­da a to­dos los pú­bli­cos, fá­cil de ma­ne­jar y dis­fru­tar, com­bi­nan­do co­mo bue­na Z po­li­va­len­cia y ca­rác­ter de­por­ti­vo. Na­ce so­bre la mis­ma ba­se que la Nin­ja 125 pe­ro en ella su cha­sis multitubular co­bra pro­ta­go­nis­mo por­que es im­po­si­ble que pa­se des­aper­ci­bi­do a la vis­ta, so­bre to­do en la de­co­ra­ción ne­gro/ blan­co/ ver­de. Fre­nos, sus­pen­sio­nes y mo­tor no cam­bian, pe­ro en la Z en­con­tra­mos un asien­to más mu­lli­do y ele­va­do, lo que nos per­mi­te lle­var las pier­nas al­go más re­la­ja­das, y un ma­ni­llar más al­to y abier­to que nos man­tie­ne en una po­si­ción de con­duc­ción más er­gui­da. Co­mo po­drás com­pren­der, la pro­tec­ción ae­ro­di­ná­mi­ca es nu­la, aun­que por pres­ta­cio­nes no ten­dre­mos mu­chos pro­ble­mas en ese sen­ti­do y, aun­que no he­mos te­ni­do oca­sión de es­ti­rar el mo­tor al má­xi­mo en sex­ta, sí he­mos al­can­za­do los 110 km/ h con cier­ta fa­ci­li­dad en va­rios pun­tos.

Pa­ra com­pro­bar la ex­tre­ma agi­li­dad de la Z125, Kawasaki nos ha pre­pa­ra­do en es­ta pre­sen­ta­ción un cir­cui­to de co­nos de esos en los que ter­mi­nas gi­ran­do so­bre ti mis­mo. Sla­loms, tré­bo­les y círcu­los, unos tras otros, pa­ra ver có­mo se mue­ve con­ti­go allá don­de pon­gas la mi­ra­da, por muy ce­rra­do que sea el gi­ro o muy pe­que­ño el re­co­ve­co. An­tes ya lo ha­bía­mos com­pro­ba­do en el trá­fi­co de ho­ra pun­ta en ciu­dad, pe­ro así, lle­va­da al ex­tre­mo, con­fir­ma­mos que en agi­li­dad y li­ge­re­za la Z125 va bien ser­vi­da.

Sa­be­mos que la de­ci­sión la tie­nes tú ¿ Eres más de de­por­ti­vas o eres más de na­ked? ¿ Te atrae más la Nin­ja o la Z? Ade­más, ten en cuen­ta que Kawasaki ofre­ce ver­sio­nes con de­co­ra­ción SE en am­bos mo­de­los por 100€ más. En cues­tión de gus­tos no nos va­mos a me­ter, pe­ro te ase­gu­ro que acertarás in­de­pen­dien­te­men­te de cuál de las dos eli­jas. Si el uso va a ser emi­nen­te­men­te ur­bano qui­zá la Z se adap­te me­jor a tus ne­ce­si­da­des, irás más có­mo­do y te mo­ve­rás con más sol­tu­ra, pe­ro si vas a sa­lir a ca­rre­te­ras de cur­vas qui­zá de­be­rías de­ci­dir­te por la Nin­ja. Al fin y al ca­bo, sa­be­mos que es­ta­mos en un seg­men­to en el que el fac­tor es­té­ti­co pue­de aca­bar con cual­quier otro ra­zo­na­mien­to po­si­ble, por lo que ¼ Di­nos ¿ cuál es la que te ha ro­ba­do el co­ra­zón?

MO­TO­CI­CLIS­MO. es

La po­si­ción de con­duc­ción que se adop­ta en la Nin­ja 125 es más de­por­ti­va, pe­ro no lle­ga a ser in­có­mo­da.

La Z125 anun­cia 2 kg me­nos, y es in­creí­ble­men­te ágil y ma­ne­ja­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.