VIA­JE A JA­PÓN

A mí siem­pre me ha­bía pa­re­ci­do que Ja­pón es­ta­ba de­ma­sia­do le­jos… Pe­ro creo que siem­pre he es­ta­do se­gu­ro de que al­gu­na vez ro­da­ría por allí en mo­to­ci­cle­ta.

MOTOCICLISMO - - SUMARIO - Tex­to y Fo­tos: Fer­nan­do Bau­tis­ta.

Un día leí que ha­bía un es­pa­ñol, Adrián, que tra­ba­ja­ba en Ren­tal 819, una em­pre­sa ja­po­ne­sa de al­qui­ler de mo­tos. Se me ocu­rrió in­ten­tar po­ner­me en con­tac­to con él pa­ra re­ca­bar al­go de in­for­ma­ción, por cu­rio­si­dad. A los cin­co mi­nu­tos me es­ta­ba con­tes­tan­do muy ama­ble­men­te. Al mes y me­dio, des­pués de com­pro­bar que los vue­los son mu­cho más ba­ra­tos de lo que yo creía, es­ta­ba ate­rri­zan­do en Ja­pón.

El día si­guien­te de ate­rri­zar, a pri­me­ra ho­ra, el per­so­nal de Ren­tal 819 vino a re­co­ger­me al ho­tel y po­cos mi­nu­tos des­pués ya es­ta­ba ro­dan­do so­bre una es­pec­ta­cu­lar Afri­ca Twin con so­la­men­te 3.000 ki­ló­me­tros. Tie­nen tan­tas mar­cas y mo­de­los in­tere­san­tes que me cos­tó mu­cho de­ci­dir­me por uno. Pe­ro pa­ra co­no­cer Ja­pón, ¡ que­ría una mo­to ja­po­ne­sa!

Te­nía al­gu­nas in­di­ca­cio­nes de Adrián y cua­tro co­sas que yo que­ría vi­si­tar. Po­cos pla­nes más, así que de­ci­dí arran­car ha­cia el sur cuan­do com­pro­bé que por el nor­te la pre­vi­sión me­teo­ro­ló­gi­ca no era muy ha­la­güe­ña. To­dos los ma­pas de GPS que ha­bía po­di­do com­pa­rar es­ta­ban en ja­po­nés, así que ter­mi­né orien­ta­do por el ª goo­gle maps º del te­lé­fono mó­vil, co­gien­do co­ber­tu­ra de un ª poc­ket wi­fi º , una es­pe­cie de rou­ter por­tá­til, muy usa­do en Ja­pón, que con­tra­té des­de Es­pa­ña y me es­ta­ba es­pe­ran­do en el ho­tel cuan­do ate­rri­cé. ¡ To­do un acier­to!

EN MAR­CHA

Una vez eché a ro­dar ª por el la­do equi­vo­ca­do º , los pri­me­ros ki­ló­me­tros en el país del sol na­cien­te son im­pre­sio­nan­tes. Lla­man la aten­ción al­gu­nos de­ta­lles: los lí­mi­tes de ve­lo­ci­dad en ca­rre­te­ras in­ter­ur­ba­nas es de 50 km/ h y en mu­chas au­to­pis­tas, 80 kms/ h; to­do el mun­do res­pe­ta es­cru­pu­lo­sa­men­te los lí­mi­tes de ve­lo­ci­dad

a pe­sar de que ape­nas hay ra­da­res. No hay ro­ton­das en to­do el país pe­ro, en ca­da

cru­ce, hay un se­má­fo­ro. Bor­deé To­kio con la in­ten­ción de vi­si­tar­lo más ade­lan­te y me ale­jé con una ex­tra­ña sen­sa­ción. Aque­lla ca­pi­tal pa­re­cía ex­ce­si­va­men­te gran­de e in­dus­trial. Ya me en­car­ga­ría des­pués de com­pro­bar si real­men­te ha­bía al­gún en­can­to en sus ca­lles.

Lle­gué has­ta Enos­hi­ma, una pe­que­ña is­la fa­mo­sa por su ori­gi­nal fa­ro, uno de esos que siem­pre apa­re­ce en las lis­tas de los diez fa­ros más cu­rio­sos del mun­do. Y doy fe de que lo era, es­pe­cial­men­te de no­che. El día si­guien­te, fes­ti­vo, en­fi­lé ha­cia la pe­nín­su­la de Izu, fa­mo­sa por te­ner ca­rre­te­ras muy mo­te­ras, sien­do al­gu­nas de ellas de pa­go. Hay que bus­car­las por­que en las prin­ci­pa­les hay mu­cho trá­fi­co y el lí­mi­te es el lí­mi­te, pe­ro cuan­to más se­cun­da­rias, co­mo en to­dos los si­tios, me­jor. Men­ción apar­te me­re­ce el lla­ma­do ª sky­li­ne de Izu º . Una es­pec­ta­cu­lar ca­rre­te­ra de pea­je que sur­ca va­rias mon­ta­ñas, re­ple­ta de co­ches de lu­jo. De las más di­ver­ti­das de to­da la is­la. En Izu con­se­guí uno de mis ob­je­ti­vos, alo­jar­me en un ª on­sen º , un ho­tel con ba­ños ter­ma­les na­tu­ra­les, to­da una ex­pe­rien­cia im­pres­cin­di­ble si se vi­si­ta Ja­pón, con un ri­tual muy in­tere­san­te. Y ade­más, dor­mí en un fu­tón, mu­cho me­nos emo­cio­nan­te de lo que pu­die­ra apa­re­cer, pe­ro re­co­men­da­ble. El día si­guien­te fui ha­cia el mon­te Fu­ji, om­ni­pre­sen­te des­de que ate­rri­cé en la is­la, pe­ro es­con­di­do en­tre las nu­bes el día que no de­bía. La ca­rre­te­ra que bor­dea su fal­da es real­men­te fas­ci­nan­te, con al­gu­nos la­gos muy fo­to­gé­ni­cos y con mu­chos bos­ques,

en­tre ellos Ao­ki­gaha­ra: el bos­que de los sui­ci­dios, tris­te­men­te co­no­ci­do por ser el se­gun­do lu­gar del mun­do más fre­cuen­ta­do por quie­nes de­ci­den ter­mi­nar con su vi­da. Sa­lien­do de es­te si­nies­tro lu­gar ¼ ¡ vi­vo!, se des­pe­jó la ci­ma del mon­te Fu­ji, así que apro­ve­ché pa­ra su­bir has­ta su úl­ti­mo me­tro de as­fal­to, a 2.400 me­tros de al­tu­ra. Por­que más arri­ba no me de­ja­ron.

El si­guien­te hi­to in­tere­san­te en el via­je eran los Al­pes ja­po­ne­ses, una im­pre­sio­nan­te ca­de­na mon­ta­ño­sa con mu­chos pi­cos por en­ci­ma de los 3.000 me­tros y muy po­cas ca­rre­te­ras que los cru­cen. Esa no­che to­có dor­mir, sin pre­ten­der­lo, en un ª lo­ve ho­tel º . Un ho­tel eco­nó­mi­co, con una ha­bi­ta­ción muy am­plia y dis­cre­to ac­ce­so des­de el ga­ra­je, al que no to­dos los hués­pe­des van a dor­mir. ¡ To­da una ex­pe­rien­cia ron­car en­tre ju­gue­tes eró­ti­cos!

EN­TRA­DA EN KIO­TO

Lle­gué a Kio­to una ma­ña­na ca­lu­ro­sa y hú­me­da y co­mo era tem­prano pa­ra ir al ho­tel a cam­biar­me, de­ci­dí ha­cer tu­ris­mo ves­ti­do de mo­te­ro. ¡ Cra­so error! Es el pri­mer día que me en­cuen­tro con hor­das de tu­ris­tas. El es­pec­ta­cu­lar tem­plo de Ki­yu­mi­zu- De­ra, los 32.000 san­tua­rios de Fus­hi­mi Ina­ri- Tais­ha, las geis­has de Gion o el bos­que de bam­bú de Aras­hi­ya­ma ¼ Es­tá cla­ro que Kio­to es una ciu­dad má­gi­ca.

Los si­guien­tes días pa­sé con la mo­to por los ras­ca­cie­los del cen­tro de Osa­ka y vi­si­té el mu­seo de Asics de Ko­be an­tes de lle­gar a otro de los hi­tos del via­je, Hi­ros­hi­ma. La ciu­dad, com­ple­ta­men­te nue­va y mo­der­na, me en­can­tó a pe­sar de que uno tie­ne el al­ma en­co­gi­da al pa­sear por allí. Inevi­ta­ble acer­car­se al Par­que de la Paz, con­tem­plar en si­len­cio la fa­mo­sa cú­pu­la Gen­ba­ku, con­tar gru­llas de Ori­ga­mi por ca­da es­qui­na ¼ E in­ten­tar apren­der del pa­sa­do.

El via­je con­ti­nua­ba, es­ta vez has­ta la is­la de Mi­yahi­ma, una de las imá­ge­nes más fa­mo­sas de Ja­pón gra­cias al To­rii que hay en la ori­lla y a la gran can­ti­dad de cier­vos ( men­sa­je­ros de los dio­ses), que cam­pan a sus an­chas por cual­quier rin­cón. Me gus­tó la zo­na tu­rís­ti­ca, pe­ro pre­fe­rí ir a la otra pun­ta de la is­la, la que da abier­ta­men­te al Pa­cí­fi­co, es­ce­na­rio lleno de is­lo­tes y vol­ca­nes, to­dos pa­ra mí so­lo.

Des­de allí de­ci­dí cam­biar de ori­lla y lle­gar has­ta el mar de Ja­pón, al oes­te, que re­sul­tó ser mu­cho más bra­vo de lo que ima­gi­na­ba. Pa­sé unos días sin rum­bo fi­jo, en­tre arro­za­les, dis­fru­tan­do del buen tiem­po y de la ama­bi­li­dad de los ja­po­ne­ses, que no sa­ben in­glés pe­ro al fi­nal uno se ter­mi­na en­ten­dien­do con ellos pues­to que, en ge­ne­ral, son ex­tre­ma­da­men­te ama­bles y res­pe­tuo­sos.

Lle­gué has­ta Na­gano, se­de de los jue­gos olím­pi­cos de 1998 y vi­si­té el fa­mo­so ª on­sen º de los monos ( esas imá­ge­nes tan tí­pi­cas de monos ba­ñán­do­se en aguas ter­ma­les mien­tras el ex­te­rior es­tá ne­va­do). Tu­ve la ma­la suer­te de que los monos, sal­va­jes, no tie­nen la cos­tum­bre de ba­ñar­se en agua tan ca­lien­te cuan­do ha­ce ca­lor. Na­da que re­pro­char­les, así ya ten­go ex­cu­sa pa­ra vol­ver en in­vierno. Des­de allí arran­qué por la ª Ja­pan Ro­man­tic Road º , la que se­gún al­gu­nos

PA­RA CO­NO­CER JA­PÓN, ¡ QUE­RÍA UNA MO­TO JA­PO­NE­SA!

es­tu­dios es la me­jor ca­rre­te­ra del mun­do. Y no se­ré yo quien di­ga lo con­tra­rio.

Lle­gué de nue­vo a To­kio. De­ci­dí dar­me un ho­me­na­je en un ho­tel cén­tri­co ubi­ca­do en una to­rre al­ta. Y eso, allí, es de­cir mu­cho. Con­du­cir por To­kio es fa­ci­lí­si­mo. To­do el mun­do res­pe­ta to­das las nor­mas de cir­cu­la­ción, así que no hay más que res­pe­tar­las. En la ciu­dad no se pue­de apar­car en la ca­lle, ni co­ches, ni mo­to­ci­cle­tas ( mu­cho me­nos en la ace­ra, cla­ro) y hay muy po­cos apar­ca­mien­tos de mo­tos, así que to­ca apar­car en el ho­tel y ha­cer tu­ris­mo a pie o en me­tro.

En uno de los apar­ca­mien­tos de mo­tos que vi, com­pro­bé que allí se de­ja el cas­co y, a ve­ces la cha­que­ta, en­ci­ma de la mo­to, sin can­da­do. Ima­gino que si lo ha­cen es que siem­pre es­tá al vol­ver, cla­ro. El Ba­rrio fri­ki de Akiha­ba­ra, la to­rre de To­kio, el puen­te del ar­co iris, el cru­ce de Shi­bu­ya, las tien­das de Gin­za, Go­to­ku­ji ( el tem­plo del fa­mo­so ga­ti­to ma­ne­jo- ne­to que mue­ve la pa­ti­ta a mo­do de sa­lu­do) ¼ Si al prin­ci­pio del via­je sos­pe­ché que To­kio po­dría no ser tan es­pec­ta­cu­lar co­mo es­pe­ra­ba, es­te día se di­si­pa­ron to­das las du­das. ¡ Es es­pec­ta­cu­lar!

Des­pués de la vi­si­ta ca­pi­ta­li­na, ha­bía que­da­do con Yu­ki, una ja­po­ne­sa que vi­vió va­rios años en Es­pa­ña a la que co­no­cí a tra­vés de las re­des so­cia­les y que con­du­ce una BMW, con ta­cos, en Ja­pón.

Ba­jo la llu­via re­co­rri­mos una in­tere­san­te ca­rre­te­ra de cur­vas y ba­ches has­ta Ka­wa­nehon y su pre­cio­so la­go de co­lor in­de­fi­ni­do. Ro­da­mos en­tre las plan­ta­cio­nes del me­jor té de Ja­pón y pa­ra­mos a co­mer en una tas­ca de una ca­rre­te­ra ru­ral del Ja­pón pro­fun­do. La due­ña, chi­na, y los co­men­sa­les, pron­to se acer­ca­ron a pre­gun­tar por el via­je y a in­tere­sar­se por las ra­zo­nes de és­te. Fue muy es­pe­cial es­cu­char­les ( Yu­ki tra­du­cía, cla­ro) y ob­ser­var la ele­gan­te par­si­mo­nia de to­dos sus mo­vi­mien­tos. Es di­fí­cil no em­pa­par­se de una cul­tu­ra así.

Aga­sa­ja­do con una ca­ji­ta del me­jor té de Ja­pón nos fui­mos has­ta la cen­tral de Yamaha, don­de nos es­pe­ra­ba Riu­su­ke, in­ge­nie­ro de la mar­ca y ami­go de mi an­fi­trio­na ese día. Nos ex­pli­có al­gu­nos de­ta­lles de las his­tó­ri­cas ma­ra­vi­llas que allí se ex­po­nían y nos des­pe­di­mos. Bas­tan­tes ki­ló­me­tros más allá, nos es­pe­ra­ba Wa­da y sus ca­ba­ñas.

Lle­ga­mos de no­che, Wa­da sa­lió a re­ci­bir­nos y son­rien­te nos guio unos me­tros pa­ra, or­gu­llo­so, po­der mos­trar­nos la si­lue­ta del mon­te Fu­ji ju­gan­do con la lu­na lle­na. Sin pre­gun­tar­nos, nos pre­pa­ró una ex­qui­si­ta ce­na y se dis­cul­pó por­que el vino no te­nía la ca­li­dad que, él pen­sa­ba, me­re­cía­mos. A mí me pa­re­ció bien bueno. La ve­la­da fue en­tu­sias­man­te, ha­blan­do de sus via­jes por Ru­sia y Mon­go­lia. Los jó­ve­nes tie­nen en Wa­da un maes­tro al que acu­dir pa­ra re­ci­bir con­se­jo y ase­so­ra­mien­to. Él se mo­les­ta cuan­do al­gu­nos so­la­men­te quie­ren apren­der a de­rra­par. Lo im­por­tan­te es el grip, me ex­pli­ca. Los mo­te­ros de Ja­pón le ad­mi­ran y res­pe­tan por­que, co­mo di­ce Yu­ki, es to­do co­ra­zón y ge­ne­ro­si­dad. Y eso mis­mo me pa­re­ció a mí.

Cuan­do ama­ne­ció me des­pe­dí de Wa­da, Yu­ki y el Fu­ji pues­to que ha­bía que­da­do con Adrián, de Ren­tal 819, el cul­pa­ble de que me con­ven­cie­ra de que Ja­pón no es­tá tan le­jos. Fue muy in­tere­san­te la so­bre­me­sa es­cu­chan­do las ex­pe­rien­cias de un es­pa­ñol que lle­va tan­tos años en el país ni­pón. Por cier­to, me­nu­das jo­yas, al­gu­nas de edi­ción muy li­mi­ta­da, que tie­nen en la em­pre­sa. Hu­bie­ra ele­gi­do un mo­de­lo dis­tin­to pa­ra ca­da día del via­je y me hu­bie­ra que­da­do con las ga­nas de unos cuan­tos más.

RUM­BO NOR­TE

Aho­ra to­ca­ba ir ha­cia el nor­te y, des­pués de una bue­na ca­rre­te­ra de cur­vas, lle­gué a Mo­te­gi. Es emo­cio­nan­te lle­gar has­ta allí, his­to­ria pu­ra del mo­to­ci­clis­mo. En el cir­cui­to ha­bía cam­peo­na­to na­cio­nal de su­per­bi­kes y el apar­ca­mien­to es­ta­ba lleno de mo­tos ¼ Con cas­cos, cha­que­tas y bol­sas sin can­da­do. Se­guía sin acos­tum­brar­me a lo que de­be­ría ser nor­mal en to­do el mun­do. Hon­da ex­po­nía allí una de las mo­tos de Hay­den y al­gu­nas imá­ge­nes a mo­do

de ho­me­na­je pues­to que ha­bía fa­lle­ci­do

días an­tes. A po­cos me­tros del cir­cui­to se en­cuen­tra el mu­seo de Hon­da, con co­ches y mo­tos de ca­lle y de com­pe­ti­ción. Lo pri­me­ro que en­cuen­tra uno al en­trar es un de­ta­lle en cris­tal, con la fir­ma del fun­da­dor y en el que se lee ª Dream º . Y me pa­re­ció un bo­ni­to re­su­men de lo que iba a ver a con­ti­nua­ción: to­do un sue­ño. Sin más pa­la­bras.

Se­guí ha­cia el nor­te, ha­cia Fu­kus­hi­ma. La ca­rre­te­ra trans­cu­rre jun­to al Pa­cí­fi­co y esa zo­na es­tá ca­ta­lo­ga­da con la aler­ta de ries­go sís­mi­co, de ma­re­mo­tos co­mo el que oca­sio­nó el fa­mo­so desas­tre nu­clear. Me voy en­con­tran­do con in­di­ca­cio­nes que ad­vier­ten del pe­li­gro y de a dón­de acu­dir en ca­so de que el mar se mue­va de­ma­sia­do. No ha­ce mu­cha gra­cia la co­sa. Du­ran­te ca­si 100 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud es­tán le­van­tan­do un mu­ro, por to­da la cos­ta, que de­mues­tra que se apren­de de erro­res pa­sa­dos.

Po­co a po­co voy vien­do em­pre­sas y vi­vien­das aban­do­na­das. Ca­da vez más. En los úl­ti­mos 20 ki­ló­me­tros, prác­ti­ca­men­te to­do es­tá ce­rra­do. En los úl­ti­mos 10 km, unos po­li­cías con guan­tes, mas­ca­ri­llas y de­más pro­tec­cio­nes, asom­bra­dos por ver­me allí, me cie­rran el pa­so. To­das las prohi­bi­cio­nes son mu­cho más dis­cre­tas que en Cher­nobyl, a don­de tam­bién fui ha­ce unos años. Aquí no hay nin­gu­na prohi­bi­ción en in­glés del pe­li­gro de ra­dio­ac­ti­vi­dad, sim­ple­men­te, no te de­jan pa­sar. Ape­sa­dum­bra­do una vez más, di me­dia vuel­ta y pu­se rum­bo a Na­ri­ta, don­de me des­pe­di­ría de la Afri­ca Twin que tan bien se ha por­ta­do es­tos 5.000 ki­ló­me­tros que di­fí­cil­men­te aca­bo de re­su­mir.

El abra­zo con mis ami­gos de Ren­tal 819 fue de eterno agra­de­ci­mien­to. He te­ni­do la suer­te y el ho­nor de po­der co­no­cer par­te del país, al­gu­nos ras­gos de es­ta ex­tra­or­di­na­ria cul­tu­ra, de sus cos­tum­bres, de sus gen­tes, de sus des­gra­cias, su edu­ca­ción, res­pe­to, de sus ri­tua­les ¼ Gra­cias Ja­pón, por exis­tir, aun­que sea tan le­jos. Aun­que, real­men­te, sea tan cer­ca.

PA­SÉ UNOS DÍAS SIN RUM­BO FI­JO, DIS­FRU­TAN­DO DEL BUEN TIEM­PO Y DE LA AMA­BI­LI­DAD DE LOS JA­PO­NE­SES

Mi­ya­ji­ma es real­men­te una is­la her­mo­sa.

A la iz­quier­da el cas­ti­llo de Hi­ro­si­ma. Arri­ba un de­ta­lle de los bos­ques de jun­cos de Kio­to.

In­ten­tan­do mi­me­ti­zar­me con el país ( fo­to su­pe­rior). Ba­jo es­tas lí­neas pa­ra­do en la ca­rre­te­ra pú­bli­ca más al­ta de Ja­pón.

Las ciu­da­des ja­po­ne­sas es­tán re­ple­tas de lu­ces de co­lo­res. Res­tos de Fu­kus­hi­ma. Con Adrián, de Ren­tal 819.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.