ELEC­TRÓ­NI­CA, HI­DRÁU­LI­CA Y NEUMÁTICA

Motor Clásico - - SIN AMBAGES NI FIRULETES -

En es­ta épo­ca de ob­se­sión por la elec­tró­ni­ca, que ya ni ca­gar sa­be­mos sin ella, ¿te has pa­ra­do a pen­sar la im­por­tan­cia de la hi­dráu­li­ca y la neumática en el automovilismo? Pues su pro­ta­go­nis­mo en el desa­rro­llo y fun­cio­na­mien­to ha si­do y es fun­da­men­tal¼ y les que­dan apli­ca­cio­nes po­ten­cia­les. Sin em­bar­go, a ni­vel de usua­rio sue­len ser Ð co­mo mu­choÐ «fuer­zas des­co­no­ci­das que ha­cen fun­cio­nar co­sas». Sa­be­mos que es­tán ahí, y qui­zá in­clu­so que se lla­man así y que in­ter­vie­nen de­ci­si­va­men­te, pe­ro en ge­ne­ral, dis­fru­ta­mos sus ven­ta­jas sin re­co­no­cer­les ni agra­de­cer­les su mé­ri­to. Y eso no es jus­to, ca­ram­ba.

Sin po­si­ble dis­cu­sión, la elec­tró­ni­ca ha per­mi­ti­do ha­cer reali­dad y ma­si­fi­car tec­no­lo­gías Ð so­bre to­do, ayu­das a la con­duc­ción y op­ti­mi­za­cio­nes de ren­di­mien­toÐ que has­ta ha­ce bien po­co eran ciencia-fic­ción; pe­ro, ojo: por po­ner só­lo un ejem­plo pin­ti­pa­ra­do, el ABS no es sino una op­ti­mi­za­ción elec­tró­ni­ca del fre­na­do hi­dráu­li­co o neu­má­ti­co, así que sin hi­dráu­li­ca y neumática, de na­da ser­vi­ría esa elec­tró­ni­ca.

Por eso, an­tes de me­ter­me en ha­ri­na dé­ja­me ci­tar va­rias de sus apli­ca­cio­nes más di­fun­di­das, por si te ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­da al­gu­na: hay sus­pen­sio­nes neu­má­ti­cas, trans­mi­sio­nes y sus­pen­sio­nes hi­dráu­li­cas, y ca­si to­dos los amor­ti­gua­do­res ac­tua­les son hi­dráu­li­cos; y su pre­sen­cia en ac­cio­na­mien­tos (ca­po­tas, ca­pós, em­bra­gues, por­to­nes, etc) y ser­voa­sis­ten­cias (di­rec­cio­nes, fre­nos¼) es in­ten­si­va.

Y aho­ra pro­fun­di­za­ré en el te­ma cen­trán­do­me pre­ci­sa­men­te en los fre­nos. Pa­ra em­pe­zar, si hoy fre­na­mos co­mo fre­na­mos es bá­si­ca­men­te gra­cias a la hi­dráu­li­ca y a la neumática, y sub­ra­yo «bá­si­ca­men­te» por­que si los me­jo­res fre­nos car­bo­ce­rá­mi­cos tu­vié­se­mos que ac­cio­nar­los me­cá­ni­ca­men­te, de na­da ser­vi­rían; ¡ni re­du­cir la ve­lo­ci­dad lo­gra­ría­mos!

Con ex­cep­ción de sis­te­mas po­co ha­bi­tua­les, co­mo los elec­tro­mag­né­ti­cos, re­sul­ta cu­rio­so cons­ta­tar que en cual­quier ti­po de vehícu­lo (avio­nes, ca­mio­nes, co­ches, mo­tos, tre­nes, etc) su ac­cio­na­mien­to ha se­gui­do la mis­ma evo­lu­ción: pri­me­ro fue me­cá­ni­co me­dian­te ca­blea­do, va­ri­lla­je o mix­to, y lue­go hi­dráu­li­co o neu­má­ti­co. De he­cho, las bi­cis son un ca­so muy ilus­tra­ti­vo por­que sus fre­nos son sen­ci­llos y muy vi­si­bles, y ac­tual­men­te es­tán in­mer­sas en ple­na tran­si­ción de las «he­rra­du­ras» clá­si­cas a los dis­cos con pin­zas hi­dráu­li­cas, pa­san­do en­tre­me­dias por los de pin­zas me­cá­ni­cas.

¿Y por qué evo­lu­cio­nan así? Pues por­que en los ca­blea­dos, la fun­da y el pro­pio ca­ble ado­le­cen de elas­ti­ci­dad, y en los va­ri­lla­jes, las va­ri­llas y sus ar­ti­cu­la­cio­nes pue­den de­for­mar­se o sol­tar­se. Ade­más la re­la­ción en­tre fuer­za apli­ca­da y fuer­za trans­mi­ti­da es pe­no­sa. Sin em­bar­go, las tu­be­rías pue­den ser in­clu­so más fle­xi­bles que los ca­bles, in­de­for­ma­bles en lon­gi­tud y sec­ción, es per­fec­ta­men­te po­si­ble lo­grar la es­tan­quei­dad ab­so­lu­ta de los cir­cui­tos, y es muy fá­cil idea­li­zar la re­la­ción en­tre ac­tua­ción y es­fuer­zo.

Son ar­gu­men­tos de­ci­si­vos, y lo que la­men­to es que no es­tán en mu­chas más co­sas don­de sus ven­ta­jas se­rían enor­mes. Me re­fie­ro, so­bre to­do, a las di­rec­cio­nes: Si su ac­cio­na­mien­to fue­se 100% hi­dráu­li­co, co­mo en la pri­me­ra ver­sión de la Bi­mo­ta Te­si, se­rían más li­ge­ras, pre­ci­sas, sencillas y fá­ci­les de ubi­car des­de la po­si­ción del vo­lan­te o ma­ni­llar has­ta su co­ne­xión con las rue­das, y en ca­so de co­li­sión se­rían me­nos le­si­vas. ¿In­con­ve­nien­tes? Qui­zá tengan, pe­ro des­de lue­go yo los des­co­noz­co; si aca­so, que re­que­ri­rían usar flui­dos de vo­lu­men y vis­co­si­dad muy ter­mo­es­ta­bles; pe­ro va­mos, nin­guno irre­so­lu­ble.

¿En­ton­ces, qué pa­sa? Pues te­mo que a quie­nes dic­tan las nor­mas les asus­ta que la se­gu­ri­dad de­pen­da de un lí­qui­do o de un gas, sin pen­sar que la ac­tua­ción me­cá­ni­ca es mu­cho me­nos fia­ble (es una ce­rra­zón si­mi­lar a la de los que pre­fie­ren el tren al avión). Qui­zá esa gen­te de­be­ría re­fle­xio­nar acer­ca de que si que­dar­se sin di­rec­ción es ma­lo, que­dar­se sin fre­nos no es me­jor, y sin em­bar­go pa­ra la fre­na­da sí con­fían en la hi­dráu­li­ca o en la neumática. A ver si al­gún día sus pre­cla­ras mentes se li­bran de pre­jui­cios y qui­tan una cor­ta­pi­sa más a la evo­lu­ción. mc

Andrés Ruiz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.