ISOTTA FRASCHINI V8 MONTEROSA

Motor Clásico - - TRAZANDO FINO -

Un día de 1947, el re­dac­tor «Nib­bio» y un fo­tó­gra­fo, los dos de la re­vis­ta Au­to Ita­lia­na, se di­ri­gie­ron a la se­de de Isotta Fraschini en la via Monte Ro­sa de Mi­lán. Iban a pro­bar el pro­to­ti­po de un nue­vo mo­de­lo, el IF «Monterosa», del cual que­rían «con or­go­glio­sa com­mo­zio­ne» dar una «pri­mi­zia di al­cu­ne illus­tra­zio­ni e di al­cu­ni da­ti tec­ni­ci» (sic). Era el co­che con el que la mar­ca mi­la­ne­sa pretendía re­tor­nar a su mun­do: el del gran lu­jo.

Ha­cía más de una dé­ca­da que el úl­ti­mo co­che Isotta Fraschini ha­bía sa­li­do de la fá­bri­ca cuan­do, aún en ple­na II Gue­rra Mun­dial, el gru­po Ca­pro­ni pro­pie­ta­rio de IF de­ci­dió vol­ver a fa­bri­car un au­to­mó­vil digno he­re­de­ro de aque­llos mag­ní­fi­cos Isotta Fraschini ex­clu­si­vos de es­tre­llas de cine, mag­na­tes, monarcas e, in­clu­so, del Pa­pa (1).

El pro­yec­to del Monterosa se desa­rro­lló en se­cre­to du­ran­te la gue­rra por par­te del equi­po del in­ge­nie­ro Lu­cio F. Ra­pi (2). Ins­pi­ra­do por los Ta­tra, Ra­pi si­tuó el mo­tor en la par­te tra­se­ra pa­ra con­se­guir un fron­tal más ae­ro­di­ná­mi­co y una ma­yor y con­for­ta­ble ha­bi­ta­bi­li­dad in­te­rior por la au­sen­cia del tú­nel y me­nos vi­bra­ción. El mo­tor era un V8 de 2.980 cc y 125 CV, di­se­ña­do por Au­re­lio Lam­pre­di, con un cam­bio se­mi­au­to­má­ti­co de tres re­la­cio­nes y over­dri­ve que le per­mi­tían al­can­zar los 170 km/h. El bas­ti­dor «ri­gi­dis­si­mo e leg­ge­ro» era de cha­pa sol­da­da, for­man­do mó­du­los se­gún la ex­pe­rien­cia ae­ro­náu­ti­ca de Ra­pi, e iba mon­ta­do so­bre una sus­pen­sión in­de­pen­dien­te de blo­ques de go­ma con amor­ti­gua­do­res hi­dráu­li­cos. El in­te­rior, con ca­pa­ci­dad pa­ra seis pasajeros, es­ta­ba equi­pa­do con un cua­dro de ins­tru­men­tos ex­tra­or­di­na­ria­men­te com­ple­to don­de al­gu­nos in­di­ca­do­res que­da­ban ocul­tos por unas es­té­ti­cas ta­pas en es­pe­ra del mo­men­to en que fue­ra ne­ce­sa­rio con­sul­tar­los. Un ori­gi­nal re­loj que­da­ba jus­to en el cen­tro del vo­lan­te.

Pa­ra em­pe­zar se mon­ta­ron al­gu­nos pro­to­ti­pos (en­tre cua­tro y seis, se­gún fuen­tes) que se en­car­ga­ron de ca­rro­zar Za­ga­to, Tou­ring, y Bo­nes­chi. El primer ejem­plar, el que pro­ba­ron y fo­to­gra­fia­ron los re­por­te­ros de Au­to Ita­lia­na, fue uno fir­ma­do por Za­ga­to, que lle­va­ba el ra­dia­dor jun­to al mo­tor, con to­mas de ai­re tra­se­ras a am­bos la­dos de­jan­do el fron­tal lim­pio sin ca­lan­dra al­gu­na. Co­mo con es­ta con­fi­gu­ra­ción el mo­tor ten­día a ca­len­tar­se, en las si­guien­tes uni­da­des se si­tuó el ra­dia­dor de­lan­te, aun­que el pro­pul­sor si­guió en la par­te tra­se­ra.

Só­lo se con­ser­van ac­tual­men­te dos Monterosa y nin­guno es aquel primer Za­ga­to de ra­dia­dor tra­se­ro mo­de­lo «spe­ri­men­ta­le» de avan­za­da tec­no­lo­gía, fru­to de «una in­te­lli­gen­te ap­pli­ca­zio­ne de­lla vas­ta es­pe­rien­za ae­ro­nau­ti­ca de­lla ca­sa cos­trut­tri­ce»(3). Y es ese mis­mo co­che bi­co­lor des­apa­re­ci­do el que he ele­gi­do pa­ra re­pre­sen­tar aquí. Y co­mo de él só­lo se con­ser­van al­gu­nas fotos en blan­co y negro, me pu­se en con­tac­to con Za­ga­to e Isotta Fraschini es­pe­ran­do al­gu­na pis­ta so­bre sus co­lo­res. En Za­ga­to, a pe­sar de con­sul­tar con al­gu­nos ex­per­tos, no pu­die­ron con­cre­tar na­da, aun­que sí sur­gie­ron al­gu­nas in­tere­san­tes con­je­tu­ras. En IF me re­mi­tie­ron a la Co­lle­zio­ne Lo­pres­to (po­seen los dos úni­cos Monterosa exis­ten­tes), de don­de me en­via­ron una va­lio­sa do­cu­men­ta­ción pe­ro tam­po­co na­da re­fe­ren­te a los co­lo­res. Así pues era cues­tión de adi­vi­nar có­mo ha­brían pin­ta­do aquel es­pec­ta­cu­lar co­che en 1947 y, tras mu­cho ref le­xio­nar, me de­ci­dí por los co­lo­res que he uti­li­za­do, con­ven­ci­do de que bien pu­die­ron ha­ber si­do así.

En oc­tu­bre de 1947 se pre­sen­ta­ron en Pa­rís los dos pri­me­ros pro­to­ti­pos Isotta Fraschini Monterosa y, aun­que pos­te­rior­men­te se cons­tru­ye­ron los otros de la se­rie, no se con­si­guie­ron los es­pe­ra­dos fon­dos es­ta­ta­les del FIM (4) y Ca­pro­ni tu­vo que po­ner fin al pro­yec­to. El in­ge­nie­ro Ra­pi se mar­chó a Fiat don­de in­ter­vino en el desa­rro­llo del 8V «Ot­to Vu» y el Tur­bi­na. mc

Agra­de­ci­mien­tos a Al­vi­se M. Seno (Za­ga­to) y Mi­che­le P. Ca­si­rag­hi (Co­lle­zio­ne Lo­pres­to).

DES­PUÉS DE LA GUE­RRA, IF QUI­SO RE­CU­PE­RAR EL AU­RA DE «GRAN LUSSO» CON ES­TE ATRE­VI­DO PRO­TO­TI­PO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.