LA ERA STREAM­LI­NE

El tér­mino «stream­li­ne» tiene ma­la tra­duc­ción por­que no equi­va­le exac­ta­men­te a «ae­ro­di­ná­mi­co», que es lo más apro­xi­ma­do. Du­ran­te la dé­ca­da de los 30, en USA, fue tam­bién la for­ma de re­fe­rir­se a un mo­vi­mien­to es­té­ti­co.

Motor Clásico - - GALERÍA - BLAS SO­LO (TEX­TO). MPIB (FOTOS)

Des­de fi­na­les de los años 20 has­ta la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, en Eu­ro­pa se desa­rro­lló el con­cep­to de ca­rro­ce­ría ae­ro­di­ná­mi­ca, ge­ne­ra lmen­te con una ba­se cien­tí­fi­ca y a car­go de in­ge­nie­ros. En Es­ta­dos Uni­dos, en cam­bio, la trans­for­ma­ción de las for­mas fue el pro­duc­to de una nue­va pro­fe­sión: di­se­ña­dor in­dus­trial. Hu­bo ex­cep­cio­nes co­mo el Chrys­ler Airf low, un au­to­mó­vil ex­tra­or­di­na­rio y no so­lo por su ae­ro­di­ná­mi­ca. Pe­ro, en ge­ne­ral, el nue­vo es­ti­lo fue obra de di­se­ña­do­res in­dus­tria­les co­mo Ray­mond Loew y, Nor­man Bel Ged­des, Henry Drey­fuss o Wal­ter Dor­win Tea­gue, en­tre otros mu­chos.

No to­dos es­tos di­se­ña­do­res tra­ba­ja­ron en el au­to­mó­vil y nin­guno de ellos fue pro­lí­fi­co en su in­dus­tria. Pe­ro sí guia­ron un mo­vi­mien­to es­ti­lís­ti­co en el que el au­to­mó­vil era só­lo una de sus fa­ce­tas. La for­ma stream­li­ne se apli­có a to­do ti­po de ob­je­tos e in­clu­so tu­vo inf luen­cia en la ar­qui­tec­tu­ra.

En ge­ne­ral, los prin­ci­pios del di­se­ño stream­li­ne son: for­mas re­don­dea­das de tran­si­ción en­tre los vo­lú­me­nes, eli­mi­na- ción de ele­men­tos in­ne­ce­sa­rios y ten­den­cia ha­cia la lla­ma­da «for­ma de gota». Es­to úl­ti­mo es­tá ba­sa­do en otra erró­nea creen­cia de que las go­tas de lluvia son afi­la­das en la par­te opues­ta al mo­vi­mien­to, cuan­do lo cier­to es que son bá­si­ca­men­te es­fé­ri­cas.

Pue­de pa­re­cer ab­sur­do dar for­ma ae­ro­di­ná­mi­ca a co­sas que la ne­ce­si­tan tan po­co co­mo un trac­tor o, in­clu­so, in­mó­vi­les, co­mo una lám­pa­ra. Pe­ro el tra­ba­jo de los di­se­ña­do­res in­dus­tria­les americanos de los años 30 tras­cen­día de la so­la bús­que­da de la efi­cien­cia, que­rían rom­per con el pa­sa­do que lle­vó has­ta la Gran De­pre­sión y acom­pa­ñar al New Deal con una nue­va imagen de mo­der­ni­dad.

Tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial se sub­vir­tie­ron en cier­ta me­di­da los prin­ci­pios del di­se­ño stream­li­ne de los años 30. En el au­to­mó­vil se ma­ni­fes­tó en for­ma de ador­nos in­ne­ce­sa­rios, ge­ne­ral­men­te de ins­pi­ra­ción ae­ro­náu­ti­ca. Es­te fe­nó­meno tam­bién se dio en el di­se­ño in­dus­trial. Por ejem­plo, la com­pa­ñía As­ta­tic fa­bri­có mi­cró­fo­nos de ra­dio con per­fil ae­ro­di­ná­mi­co y ale­ro­nes. Si los hu­bie­ra vis­to Chi­qui­to, po­dría ha­ber acu­ña­do la ex­pre­sión: «Eres más inú­til que los ale­ro­nes de un mi­cró­fono ¡Co­barrrde!». mc

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.