Es­pí­ri­tu de Mont­juic

El EdM to­ma una di­men­sión ma­yor des­pués de ha­ber­se uni­do a las com­pe­ti­cio­nes vin­cu­la­das a Pe­ter Au­to. Así, el am­bien­te festivo que sa­be crear la es­cu­de­ría Tar­ga Ibe­ria ha trans­for­ma­do el es­pec­tácu­lo au­to­mo­vi­lís­ti­co­de­por­ti­vo en un au­tén­ti­co «re­vi­val» de ti

Motor Clásico - - SUMARIO - FÉ­LIX MA­CÍAS (TEX­TO). PE­RE NUBIOLA (FO­TOS)

To­do un fes­ti­val

La meteorología pro­nos­ti­ca­ba un fin de se­ma­na des­alen­ta­dor. Y acer­tó¼ la­men­ta­ble­men­te. Al lle­gar al cir­cui­to, un cie­lo ame­na­zan­te, el frío, la llo­viz­na in­ter­mi­ten­te y una ven­tis­ca que des­ba­ra­ta­ba la de­co­ra­ción rea­li­za­da con hin­cha­bles y ma­ce­tas, au­gu­ra­ban lo peor. Aun así, con el tiem­po en con­tra, más de 20.000 va­lien­tes es­pec­ta­do­res acu­die­ron a la sép­ti­ma edi­ción del Es­pí­ri­tu de Mont­juich du­ran­te el fin de se­ma­na del 6 al 8 de abril. No fue la ci­fra desea­da, pe­ro sí lo su­fi­cien­te­men­te sa­tis­fac­to­rio an­te lo que pa­re­cía una cau­sa ca­si per­di­da.

Éxi­to de nue­vo pa­ra la Es­cu­de­ría Tar­ga Ibe­ria que ha ofre­ci­do lo me­jor que se pue­da ver en Es­pa­ña en cuan­to a au­to­mov ilis­mo clá­si­co de­port ivo, un es­pec­tácu­lo múl­ti­ple con co­ches en pis­ta y di­ver­sión pa­ra to­da la fa­mi­lia en el res­to del cir­cui­to. In­clu­so lo pe­ques te­nían su pro­gra­ma es­pe­cí­fi­co ca­da día, con la ca­rre­ra «1 glo­bo, 2 globos, 3 globos» en co­ches a pe­da­les y ani­ma­cio­nes en for­ma de tio­vi­vo, cir­co de pa­ya­sos, au­tos de cho­que, caballitos, pin­ta­ca­ras¼

En to­do lo an­cho y am­plio del pad­dock prin­ci­pal del cir­cui­to de Ca­ta­lu­ña, el de­co­ra­do y el am­bien­te se fun­dían con un avión ex­pues­to, un autobús Pe­ga­so de 1968 pa­ra dar una vuel­ta al pú­bli­co, mú­si­ca en vi­vo, pis­ta de bai­le, cla­ses y de­mos­tra­cio­nes, ten­de­re­tes con ob­je­tos de au­to­mo­bi­lia, li­bros, ju­gue­tes y res­tau­ra­do­res con atrac­ti­vos clá­si­cos en ven­ta. Re­nault co­la­bo­ra­dor del even­to, par­ti­ci­pa­ba en la fies­ta con la Clio Cup es­pa­ño­la y tan­das «Pas­sion Experience» pa­ra sus clien­tes. Seat tam­po­co po­día fal­tar y des­pla­za­ba su im­pre­sio­nan­te car­pa-cú­pu­la don­de al­ber­ga­ba la ga­ma 124 que es­te año ce­le­bra su cin­cuen­te­na­rio.

El tra­di­cio­nal Con­cur­so de Ele­gan­cia se re­par­tía en­tre co­ches de rall­yes y co­ches de cir­cui­to ele­gi­dos en­tre los par­ti­ci­pan­tes a las ca­rre­ras, en to­tal quin­ce pie­zas tan ex­tra­or­di­na­rias co­mo el Fe­rra­ri 512S de la Es­cu­de­ría Mont­juich, a la pos­tre ga­na­dor del premio «Best Of Show», un ra­rí­si­mo McLa­ren M6GT de ca­lle, un im­pre­sio­nan­te Peu­geot 405 Grand Raid o un siem­pre ad­mi­ra­ble Lan­cia Stra­tos.

EL ME­JOR AU­TO­MO­VI­LIS­MO CLÁ­SI­CO DE­POR­TI­VO QUE SE PUE­DE VER EN ES­PA­ÑA

Y por su­pues­to una zo­na de apar­ca­mien­to re­ser­va­da pa­ra los clá­si­cos del pú­bli­co que al fi­nal de ca­da jor­na­da da­ban unas vuel­tas al cir­cui­to.

Pe­ro co­mo de­be ser, el nú­cleo en torno al cual gi­ra­ba el EdM eran las ca­rre­ras. El or­ga­ni­za­dor fran­cés Pe­ter Au­to re­co­gía el testigo de las Mas­ters His­to­ric Series bri­tá­ni­cas. Pe­ter Au­to po­ne en pie los eventos más im­por­tan­tes de clá­si­cos de Eu­ro­pa, in­clui­do Le Mans Clas­sic, que se ce­le­bra es­te año. Con par­ti­ci­pan­tes de múl­ti­ples na­cio­na­li­da­des, el ban­de­ra­zo de sa­li­da a la tem­po­ra­da era la ci­ta es­pa­ño­la. 212 co­ches su­pe­ra­ban las ex­pec­ta­ti­vas y pa­sa­ban las ve­ri­fi­ca­cio­nes per­ti­nen­tes el vier­nes. El pad­dock del cir­cui­to que­da­ba pe­que­ño, pues ade­más de los cen­te­na­res de vehícu­los par­ti­ci­pan­tes, se su­ma­ban los tráiler de las es­cu­de­rías que les da­ban ser­vi­cio.

Sie­te ca­te­go­rías de­por­ti­vas abar­ca­ban más de cua­ren­ta años de ca­rre­ras, con los co­ches de re­sis­ten­cia co­mo pro­ta­go­nis­tas: Six­ties' En­du­ran­ce (1950-1965), Clas­sic En­du­ran­ce 1 (1966-1974) y 2 (1975-1981) y Gru­po C (19821993). Tam­bién ca­rre­ras de tu­ris­mos con la He­ri­ta­ge Tou­ring Cup (1966-1984), mo­no­pla­zas de la Euro-F2 (1967-1978) y el so­ber­bio Grea­test Trophy, nue­vo nom­bre del Trofeo Nas­tro Ros­so que se abre a co­ches no ita­lia­nos con el pun­to en co­mún de ser mo­de­los ex­cep­cio­na­les de las dé­ca­das de 1950 y 1960. Al­fa Romeo TZ, As­ton Mar­tin DB2 Van­ta­ge, Biz­za­rri­ni 5300 GT, Fe­rra­ri 250 Ber­li­net­ta,

Conceptos di­ver­gen­tes. La va­rie­dad de las Series Pe­ter Au­to per­mi­tió ver ca­rre­ras en­tre es­ti­lo­sos de­por­ti­vos de las más pres­ti­gio­sas mar­cas (Pors­che 904 y Fe­rra­ri 275, arri­ba­de­re­cha) y tu­ris­mos de com­pe­ti­ción (Ford Ca­pri, BMW 3.0 CSL, de­re­cha y arri­ba)...

De lo bueno, lo me­jor. Mien­tras el Six­ties© En­du­ran­ce es do­mi­na­do con mano de hie­rro por los Shelby Co­bra (arri­ba), que po­cas op­cio­nes de­ja­ron a sus ad­ver­sa­rios, el Clas­sic En­du­ran­ce Ra­cing (iz­quier­da) dio lu­gar a bo­ni­tas e in­cier­tas lu­chas en­tre...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.