EL DISEÑO DE GIUGIARO

Motor Clásico - - DOSSIER LANCIA DELTA HF -

Lan­cia, co­mo prác­ti­ca­men­te to­da la in­dus­tria del au­to­mó­vil, va­lo­ra­ba muy po­si­ti­va­men­te el tra­ba­jo que ha­bía he­cho Gior­gio Giugiaro con el pri­mer Volks­wa­gen Golf y de­ci­dió en­car­gar­le el nue­vo Del­ta. Giugiaro tu­vo un mar­gen de li­ber­tad gran­de, ya que no de­bía ate­ner­se a la ima­gen de mar­ca de mo­de­los an­te­rio­res.

Des­de un prin­ci­pio, Giugiaro plas­mó el es­ti­lo ca­rac­te­rís­ti­co de los 70, que él más que na­die ha­bía con­tri­bui­do a for­jar: lineas pu­ras y su­per­fi­cies pla­nas. La for­ma que pre­do­mi­na­ba en la ca­rro­ce­ría eran tra­pe­cios, en ele­men­tos co­mo las ven­ta­ni­llas, los mon­tan­tes, los fa­ros o la parrilla. Te­nía eso en co­mún con el Golf, aun­que su­po dar­le una ima­gen muy dis­tin­ta. Giugiaro, que es mu­cho más que un di­bu­jan­te de co­ches, pen­só en do­tar al Del­ta de un asien­to tra­se­ro mó­vil con el que po­der dis­tri­buir el es­pa­cio pa­ra los pa­sa­je­ros y el equi­pa­je. Ade­más, en el diseño ori­gi­nal no ha­bía un por­tón, sino una ta­pa de ma­le­te­ro ar­ti­cu­la­da por de­ba­jo de la lu­ne­ta. Que­ría evi­tar un vano gran­de, que re­quie­re un mar­co muy ro­bus­to pa­ra con­se­guir la ri­gi­dez desea­da y, por ello, un au­men­to de pe­so con re­la­ción a uno más pe­que­ño.

Lan­cia no es­tu­vo de acuer­do ni con la au­sen­cia de por­tón ni con el asien­to mó­vil. El Del­ta de­be­ría te­ner un por­tón tra­se­ro que lle­ga­ra has­ta el pa­ra­gol­pes tra­se­ro y muy an­cho. Por esa ra­zón los pi­lo­tos ori­gi­nal­men­te horizontales pa­sa­ron a ser verticales. Pa­ra con­se­guir el vo­lu­men de ma­le­te­ro pre­vis­to alar­gó 80 mm el vo­la­di­zo tra­se­ro, lo que su­po­nía agran­dar tam­bién el mon­tan­te. Ini­cial­men­te ha­bía unas pe­que­ñas sa­li­das de ai­re y se con­vir­tie­ron en las gran­des ale­tas del mon­tan­te tra­se­ro, fun­cio­nal­men­te inú­ti­les pe­ro muy ca­rac­te­rís­ti­cas de la ima­gen del Del­ta. Otra mo­di­fi­ca­ción que pi­dió Lan­cia fue una re­duc­ción de 20 mm en la al­tu­ra, por ra­zo­nes es­té­ti­cas. Es­to iba en con­tra de la idea de Giugiaro de ha­cer un co­che es­pa­cio­so y es la cau­sa de que al in­te­rior del Del­ta le fal­te al­tu­ra, so­bre to­do en las pla­zas tra­se­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.