Gi­ro co­per­ni­cano

La vi­si­ta al Mu­seo Maz­da Co­lec­ción Frey, si­tua­do en Augs­bur­go, tu­vo un mo­men­to muy dul­ce cuan­do nos per­mi­tie­ron con­du­cir es­te RX-7 de pri­me­ra ge­ne­ra­ción. Un re­co­rri­do por la ciu­dad y sus afue­ras fue su­fi­cien­te pa­ra des­cu­brir sus mu­chas bon­da­des y po­cos de

Motor Clásico - - SUBIR Y ARRANCAR - FÉ­LIX MA­CÍAS (TEX­TO Y FO­TOS)

Basta con mi­rar­lo pa­ra sen­tir­se a leg re y ma­rav i l la rse con las v ir­tu­des de lo sen­ci­llo. Un coupé de­por t ivo de bol si l lo di­ría­mos hoy, con di­men­sio­nes re­du­ci­das que le dan un as­pec­to de ju­gue­te. En su diseño na­da ex t rav aga nte, to­do lo con­tra­rio, hay lí­neas lim­pias en las que des­ta­can un lar­go ca­pó mo­tor y una am­plia lu­ne­ta tra­se­ra que tam­bién ha­ce de por­tón, un con­jun­to ca­si de­ma­sia­do dis­cre­to. Un tri­bu­to a su épo­ca son los fa­ros es­ca­mo­ta­bles, de óp­ti­cas re­don­das en­mar­ca­das en un for­ma­to cua­dra­do, sub­ra­ya­dos por el pi­lo­to de po­si­ción y el in­ter­mi­ten­te horizontales, que son el ma­yor pa­re­ci­do del Maz­da R X-7 con el Pors­che 924 al que tan­to se le com­pa­ró en su épo­ca. Pe­ro el as­pec­to es muy di­fe­ren­te den­tro del pa­re­ci­do y el R X-7 dis­fru­ta de una ima­gen al­go más exó­ti­ca que el alemán.

Al sen­tar­me tras el vo­lan­te la sor­pre­sa es do­ble: una pos­tu­ra de con­duc­ción muy lo­gra­da y una sen­sa­ción de es­pa­cio pla­cen­te­ra. To­do cae a mano, tan­to el ge­ne­ro­so vo­lan­te de cua­tro ra­dios co­mo el se­lec­tor del cam­bio, per­fec­ta­men­te si­tua­do y con un po­mo alar­ga­do muy er­go­nó­mi­co y agra­da­ble al tac­to. La pos­tu­ra de con­duc­ción es­tá ig ual­men­te en el pun­to de equi­li­brio: pier­nas es­ti­ra­das, pe­ro sin ir ten­di­do, pe­da­les en el eje del vo­lan­te, asien­to muy bien re­suel­to, li­ge­ra­men­te en­vol­ven­te, con bue­na su­je­ción y có­mo­do. La puer­ta cie­rra con una so­no­ri­dad me­tá­li­ca sor­pren­den­te, de las de an­tes; se an­to­ja só­li­da y el g uar­ne­ci­do es de épo­ca, ab­so­lu­ta­men­te mí­ni­mo. La sim­pli­ci­dad del in­te­rior se ex­tien­de a la ins­tru­men­ta­ción: tres re­lo­jes im­pres­cin­di­bles, una pe­que­ña con­so­la cen­tral, po­cos

Clá­si­co y er­go­nó­mi­co. Pue­de que el in­te­rior del RX-7 sea de­ma­sia­do con­ven­cio­nal, pe­ro es­té bien di­se­ña­do y su er­go­no­mía es per­fec­ta, des­de la pos­tu­ra de con­duc­ción, la po­si­ción del vo­lan­te y la ubi­ca­ción del cam­bio, has­ta la vi­si­bi­li­dad in­me­jo­ra­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.