RE­NAULT NERVASPORT DE RÉ­CORD

Motor Clásico - - BANDERA A CUADROS RENAULT Y LA COMPETICIÓN (PARTE -

Du­ran­te los años 30, Re­nault va­rió la es­tra­te­gia con res­pec­to a los ré­cords de ve­lo­ci­dad pu­ra y apos­tó por los de re­sis­ten­cia. Con el Nervasport, su­ce­sor del 40 CV, bus­có es­ta­ble­cer una mar­ca ro­dan­do du­ran­te 48 ho­ras. So­lo con ver es­te pro­to­ti­po, re­sul­tan evi­den­tes tan­to la fi­lia­ción con su an­te­ce­sor co­mo los pro­gre­sos téc­ni­cos acae­ci­dos en ocho años. El ta­ma­ño es pa­re­ci­do al 40 CV, pe­ro las for­mas han evo­lu­cio­na­do. Son más pro­por­cio­na­das, to­do cur­vas in­te­gra­das unas a otras co­mo si de un fu­se­la­je se tra­ta­ra, y un ha­bi­tácu­lo pro­lon­ga­do ha­cia la za­ga, más fi­na, lar­ga y ca­re­na­da en su par­te in­fe­rior.

El au­tor fue Mar­cel Ri­flard, ingeniero ae­ro­náu­ti­co que di­se­ña­ba avio­nes de com­pe­ti­ción pa­ra la mar­ca Cau­dron y buen co­no­ce­dor de la im­por­tan­cia de la ae­ro­di­ná­mi­ca. El pues­to de con­duc­ción es más am­plio, dis­po­ne de un pa­ra­bri­sas ma­yor, un sal­pi­ca­de­ro re­du­ci­do en ta­ma­ño y sim­pli­fi­ca­do, cam­bio y freno de mano si­tua­dos a la de­re­cha del pi­lo­to y un ver­da­de­ro asien­to-bac­quet.

Cuen­ta con el ocho ci­lin­dros en lí­nea de los Nervasport, un mo­tor más mo­derno que ga­na­ba dos ci­lin­dros pe­ro se que­da­ba ca­si en la mi­tad de la ci­lin­dra­da del 40 CV. Cu­bi­ca 4.825 cc y desa­rro­lla 110 CV. Louis Re­nault que­ría que fue­se un pro­pul­sor de se­rie y se des­co­no­cen qué me­jo­ras te­nía. El ca­so es que en abril de 1934, cua­tro pi­lo­tos con­se­guían ro­dar du­ran­te 48 ho­ras, re­le­ván­do­se ca­da tres ho­ras, pa­ra cu­brir una dis­tan­cia de 8.037 km y es­ta­ble­cer una me­dia de 167,445 km/h, ci­fra que pul­ve­ri­za­ba el an­te­rior ré­cord de 132 km/h. El gol­pe de efec­to fue to­do un éxi­to, aun­que el ré­cord era me­jo­ra­do a las po­cas se­ma­nas.

Des­pués de 85 años, el Nervasport sa­le a la pis­ta de Month­léry si­guien­do al 40 CV y nos re­ga­la un so­ni­do de mo­tor igual­men­te em­bau­ca­dor. Pa­sa an­te no­so­tros a vi­va ve­lo­ci­dad y los ocho ci­lin­dros pro­du­cen un ru­gi­do ar­mo­nio­so y re­don­do muy pa­re­ci­do al de un avión, gra­ve, que trans­mi­te sen­sa­ción de po­ten­cia y flui­dez. ¡Qué di­fe­ren­cia con res­pec­to al 40 CV pa­ra unas pres­ta­cio­nes tan pa­re­ci­das!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.