RE­NAULT NERVASPORT MON­TE­CAR­LO

Motor Clásico - - BANDERA A CUADROS RENAULT Y LA COMPETICIÓN (PARTE -

El Nervasport ne­gro de 1935 es ab­so­lu­ta­men­te ele­gan­te, im­po­nen­te en ta­ma­ño, con un per­fil es­bel­to, pro­me­te­dor. Los Ner­va con mo­to­res de 8 ci­lin­dros sur­gie­ron a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1930, co­ches de lu­jo có­mo­dos y gra­ti­fi­can­tes pa­ra sus due­ños. Al­gu­nos que­rían par­ti­ci­par en com­pe­ti­cio­nes así que se crea­ron las ver­sio­nes sport, más cor­tas y de­por­ti­vas, más ági­les. Un Nervasport co­mo és­te ven­cía en el rall­ye de Mon­te­car­lo de 1935.

Nos subimos al co­che y nos en­con­tra­mos en un sa­lón ro­dan­te, lu­jo­so y re­fi­na­do, con ins­tru­men­tos y bo­to­nes-ti­ra­do­res de for­ma oc­to­go­nal, cue­ro en los bu­ta­co­nes y en las puer­tas… El mo­tor ron­ro- nea dul­ce­men­te y la pri­me­ra se en­gra­na con un am­plio mo­vi­mien­to de la lar­ga pa­lan­ca, sen­sa­ción de so­li­dez me­tá­li­ca ol­vi­da­da hoy en día.

En parado el fino y gran vo­lan­te re­quie­re un se­rio es­fuer­zo, en cam­bio el mo­tor pa­re­ce que mue­ve los 1.700 kg con sol­tu­ra. La mar­cha es lar­ga, cam­bia­mos a se­gun­da y la «re­pri­se» es bue­na, la ve­lo­ci­dad aumenta y va­mos sur­can­do el pe­ral­te de Montl­héry co­mo en un bu­que. Ter­ce­ra y úl­ti­ma mar­cha y la ve­lo­ci­dad si­gue su­bien­do aun­que lle­ga la chi­ca­ne y hay que fre­nar es­ta ma­sa con ener­gía. Una mar­cha me­nos. El ma­ne­jo del cam­bio te ha­ce sen­tir co­mo si con­du­je­ras una lo­co­mo­to­ra, sen­sa­ción con­fir­ma­da por la di­rec­ción. Se ne­ce­si­ta fuer­za, es pe­sa­do y se no­ta, pe­ro es sen­si­ti­vo y la di­rec­ción per­mi­te lle­var­lo por don­de uno quie­re con bue­na pre­ci­sión. Dos vuel­tas al ani­llo y cua­tro chi­ca­nes ne­go­cia­das, nos han he­cho ol­vi­dar la ener­gía que re­quie­re la con­duc­ción a cam­bio de cier­ta eu­fo­ria.

El mo­tor de­mues­tra una po­ten­cia tran­qui­la que otor­ga un buen ran­go de uso en ca­da mar­cha y el con­jun­to tie­ne gran­des cua­li­da­des ru­te­ras que ha­cen la con­duc­ción muy lú­di­ca e in­ce­san­te por­que hay que con­du­cir­lo, pi­lo­tar­lo en el sen­ti­do más tra­di­cio­nal de la pa­la­bra. Lo que no me que­da cla­ro se­ría con­si­de­rar lan­zar­me por las ca­rre­te­ras del rall­ye de Mon­te­car­lo con ve­lo­ci­dad, tan­to por pe­ri­cia co­mo por la ener­gía que exi­gi­ría tal desafío.

Se­ño­rial y rá­pi­do. Un in­te­rior aco­ge­dor co­mo un sa­lón que per­mi­tía com­pe­tir con­for­ta­ble­men­te. El ocho ci­lin­dros en lí­nea de 110cv es to­do sua­vi­dad y po­ten­cia pe­ro la ma­sa del co­che im­po­ne res­pe­to por las cur­vas de Montl­héry.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.