Au­to-re­fle­xio­nes

Motor Clásico - - SUMARIO -

Cuan­do ha­ce unos me­ses Alex Ro­ma­ní anun­ció que las Clas­sic Series ten­drían una ci­ta fue­ra de Ca­ta­lu­ña y que es­ta iba a ser en el cir­cui­to del Ja­ra­ma el co­ra­zón me dio un vuel­co. Pa­ra un cha­val que creció en los años 70 le­yen­do Fór­mu­la, Mo­tor Jo­ven y So­lo Mo­to, la his­tó­ri­ca pis­ta ma­dri­le­ña iba es­tre­cha­men­te uni­da a una se­rie de nom­bres de co­ches, de mo­tos y de pi­lo­tos re­bo­san­tes de sig­ni­fi­ca­do; in­clu­so los de las dis­tin­tas cur­vas. Siem­pre me pa­re­ció es­pe­cial.

El pa­sa­do ju­nio tu­ve la opor­tu­ni­dad de co­no­cer­lo por den­tro. Has­ta en­ton­ces só­lo ha­bía ido a cu­brir even­tos re­tros­pec­ti­vos co­mo pe­rio­dis­ta pe­ro nun­ca ro­dé por él en co­che o mo­to. Tal vez sue­ne ra­ro da­da mi pro­fe­sión, pe­ro es así. Apar­te del in­te­rés sen­ti­men­tal, sen­tía cu­rio­si­dad por «ca­tar» un tra­za­do clá­si­co (fue di­se­ña­do a me­dia­dos de los años 60 por John Hu­gen­holtz, au­tor de los cir­cui­tos de Zan­da­voort y Su­zu­ka) y por ello más ade­cua­do pa­ra al­gu­nos de los mo­de­los con los que — al­gu­nos— par­ti­ci­pa­mos en es­te cam­peo­na­to, en nues­tro ca­so un Datsun 240 Z de 1971 en es­ta­do ori­gi­nal y de es­tric­ta se­rie, so­lo con una pre­pa­ra­ción mí­ni­ma.

El cont ras­te con los es­ce­na r ios ha­bit ua les del cam­peo­na­to «Cir­cuit de Ca­ta­lun­ya, Parc­mo­tor de Cas­te­llo­lí, A lca­rràs…, Ca­la­fat es un ca­so apar­te— re­sul­ta sor­pren­den­te. Con­ce­bi­dos pa­ra las ca­rre­ras de co­ches, mo­tos y has­ta ca­mio­nes ac­tua­les, per­mi­ten al­can­zar gran­des ve­lo­ci­da­des, dis­po­nen de am­plias es­ca­pa­to­rias y vi­si­bi­li­dad ase­gu­ra­da en ca­si cual­quier pun­to. Son pis­tas más an­chas, más rá­pi­das y tam­bién más se­gu­ras, pe­ro no tan emo­cio­nan­tes. Ojo, que en el Ja­ra­ma tam­bién se dispu­tan prue­bas con­tem­po­rá­neas, pe­ro su con­cep­to es otra his­to­ria.

Sal­van­do to­das las dis­tan­cias, que son mu­chas, el Ja­ra­ma y el Au­tó­dro­mo de Te­rra­mar tie­nen un pun­to en co­mún: am­bos que­da­ron ob­so­le­tos an­tes de lo pre­vis­to, su­pe­ra­dos por el avan­ce téc­ni­cos de la com­pe­ti­ción. A prin­ci­pios de los 80, el tra­za­do ma­dri­le­ño fue juz­ga­do de­ma­sia­do li­mi­ta­do pa­ra la F1 (el úl­ti­mo Gran Pre­mio se dis­pu­tó en 1981); el Mun­dial de Motociclismo se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.