Al otro la­do de la ba­rre­ra

Motor Clásico - - SUMARIO -

Alo lar­go de mis más de 40 años es­cri­bien­do so­bre rall­yes, tu­ve la suer­te de pro­bar in­fi­ni­dad de co­ches de com­pe­ti­ción, mu­chos de ellos de equi­pos ofi­cia­les del Mun­dial. Qué en­vi­dia, ¿no? Sin em­bar­go, con el t iem­po, es­tas prue­bas aca­ba­ron sien­do es­tre­san­tes. Pri­me­ro por­que se tra­ta­ba de má­qui­nas úni­cas, que cos­ta­ban un di­ne­ral y siem­pre es­ta­ba el ries­go de ha­cer un ras­gu­ño… y no di­ga­mos pro­vo­car una ave­ría. A la di­fi­cul­tad de con­du­cir un co­che nue­vo pa­ra mí, ha­bía que aña­dir sus más 300 CV y sus reacciones brus­cas e ines­pe­ra­das, pro­pias de su con­di­ción de­por­ti­va. Pe­ro ca­si lo peor era que, al ser co­ches ofi­cia­les de fá­bri­ca, las mar­cas nos so­lían po­ner co­mo pro­fe­so­res y co­pi­lo­tos a los pro­pios pi­lo­tos que las con­du­cían en el Mun­dial.

De ahí que, po­ner­me al vo­lan­te del Ford Es­cort RS 1800 con el plu­ri­cam­peón Björn Wal­de­gard sen­ta­do a la de­re­cha, que aca­ba de ga­nar con esa mis­ma uni­dad el Rall­ye de Sue­cia en 1978, no tu­vo na­da de gra­cia. Aun­que el te­rreno era se­gu­ro —un la­go de hie­lo con un cir­cui­to tra­za­do con ra­mi­tas de pino—, ni se me pa­só por la ca­be­za tratar de ha­cer un alarde de pi­lo­ta­je al gran Björn. Pe­se a los 600 cla­vos pi­ra­mida­les en los neu­má­ti­cos, es­ta­ba tan aten­to a no co­me­ter un fa­llo que, en vez de dis­fru­tar­lo, cuan­do aca­bé mi tan­da de vuel­tas no me ha­bía en­te­ra­do de có­mo fun­cio­na­ba. An­tes, eso sí, ha­bía dis­fru­ta­do de lo lin­do ha­cien­do ca­rre­ri­tas con va­rios Es­cort de se­rie, y en particular con­tra el Cam­peón de Eu­ro­pa bel­ga Gil­bert Sta­pe­lae­re, que ve­nía co­mo pe­rio­dis­ta de la TV bel­ga. Pe­ro, cuan­do ro­dé con Wal­de­gard… «na de na».

En otra oca­sión lle­ga­bas a un cir­cui­to con el as­fal­to mo­ja­do y te sol­ta­ban un BMW del DTM, de 380 CV y cal­za­do con slicks; o el Xsa­ra WRC ofi­cial, tam­bién con rue­das li­sas blan­das y te de­cían: «co­mo tú tie­nes ex­pe­rien­cia, sal el pri­me­ro…» Y ha­la, a ver cuán­to pa­ti­na­ba el Ci­troën en las cur­vas aún he­la­das a las nue­ve de la ma­ña­na o có­mo era el tac­to del freno del BMW en el sal­ti­to al fi­nal de rec­ta en Ma­gio­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.