Sin am­ba­ges ni fi­ru­le­tes

Motor Clásico - - SUMARIO -

Ayer, mien­tras mano so­bre mano me abu­rría por una au­to­pis­ta de­jan­do que me lle­va­se un co­chón to­do au­to­ma­tis­mos de próx ima ge­ne­ra­ción, re­sis­tien­do a du­ras pe­nas las in­ne­ce­sa­rias e in­clu­so in­de­sea­bles ten­ta­cio­nes an­ti­te­dio que brin­da­ban sus vis­to­sas pan­ta­llas, pan­ta­lli­tas y pan­ta­llo­tas, me pu­se a me­di­tar acer­ca de la evo­lu­ción de la ins­tru­men­ta­ción, ¡que tie­ne co­ña!

Sin en­sa­ñar­me ana­li­zan­do la uti­li­dad de te­ner a pe­dir de bo­ca y al al­can­ce de la mano y de la vis­ta (li­te­ral­men­te, ya que la se­lec­ción y el ac­ce­so se ha­cen por re­co­no­ci­mien­to de voz, man­dos ma­nua­les y sen­so­res tác­ti­les) cuan­tas op­cio­nes in­for­ma­ti­vas ofre­cen aho­ra las ins­tru­men­ta­cio­nes, sí ref le­xio­né acer­ca de las otro­ra muy ne­ce­sa­rias que no ve­nían de se­rie, mien­tras hoy que las te­ne­mos son cla­mo­ro­sa­men­te su­perf luas.

Cuan­do los co­ches an­da­ban en­tre jus­ti­tos y es­ca­sí­si­mos de po­ten­cia y pres­ta­cio­nes, pa­ra desen­vol­ver­se con cier­ta sol­tu­ra ha­bía que ex­pri­mir su me­cá­ni­ca, y eso ha­cía muy acon­se­ja­ble un cuen­ta­rre­vo­lu­cio­nes pa­ra man­te­ner el ré­gi­men ade­cua­do; pe­ro co­mo tam­bién su­po­nía una exi­gen­cia me­cá­ni­ca que po­nía en jaque el en­gra­se y la re­fri­ge­ra­ción, los co­rres­pon­dien­tes ma­nó­me­tro y ter­mó­me­tros eran más que ca­pri­chos or­na­men­ta­les que «ha­cían de­por­ti­vo». Y cuan­do las ba­te­rías re­que­rían bas­tan­te aten­ción y la ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca co­rría a car­go de di­na­mos na­da so­bre­di­men­sio­na­das, el vol­tí­me­tro y el am­pe­rí­me­tro tam­po­co es­ta­ban de más.

Dis­po­ner de re­lo­jes o es­ca­las gra­dua­das pa­ra con­tro­lar esos pa­rá­me­tros per­mi­tía apro­ve­char bien las mar­chas, re­du­cir en el mo­men­to idó­neo, ahue­car el pie –o cam­biar– pa­ra dar un res­pi­ro al mo­tor an­tes de que la pre­sión y las tem­pe­ra­tu­ras de sus f lui­dos vi­ta­les fue­sen alarmantes, y de­más co­si­llas que ha­cían de la con­duc­ción una ac­ti­vi­dad di­ver­ti­da en vez de una pa­si­vi­dad ve­ge­ta­ti­va.

Sin em­bar­go, ¿qué te­nían en­ton­ces los sal­pi­ca­de­ros? Pues co­mo mu­cho un ve­lo­cí­me­tro/cuen­ta­ki­ló­me­tros, al­gu­na agu­ja «mar­ca al­go» (com­bus­ti­ble, tem­pe­ra­tu­ra…) y al­gún chi­va­to que anun­cia­ba el desas­tre cuan­do ya era ca­si inevi­ta­ble. Y pa­ra col­mo, esos úl­ti­mos con bom­bi­llas de vi­da efí­me­ra, y lo de­más con una pre­ci­sión más orien­ta­ti­va que in­for­ma­ti­va. Ojo, que ni exa­ge­ro ni

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.