THE ORAN­GE BOX

Motor Clásico - - DESCUBRIMIENTOS - por Fer­nan­do Hoyos

El Mi­ni, un co­che universal, na­ció de un pro­yec­to pu­ra­men­te bri­tá­ni­co. En 1956, de­bi­do a la lla­ma­da Cri­sis del Ca­nal de Suez, se des­en­ca­de­nó un rá­pi­do en­ca­re­ci­mien­to del pe­tró­leo en el Reino Uni­do y, co­mo con­se­cuen­cia, un au­men­to de las ven­tas de co­ches de muy pe­que­ña ci­lin­dra­da, co­mún­men­te co­no­ci­dos co­mo «bub­ble cars» Ð co­ches bur­bu­ja (1)Ð . Al ca­ris­má­ti­co pre­si­den­te de BMC, Sir Leo­nard Lord, es­tos vehícu­los le pa­re­cían que estaban mal di­se­ña­dos y que ab­sur­da­men­te ado­le­cían de es­pa­cio in­te­rior. An­te tal pa­no­ra­ma, Leo­nard en­car­gó al di­se­ña­dor Alec Is­si­go­nis el di­se­ño de un vehícu­lo muy com­pac­to pe­ro es­pa­cio­so, con el fin tá­ci­to de «sa­car a esos mal­di­tos bub­ble cars de las ca­rre­te­ras».

Is­si­go­nis de­ci­dió en­fren­tar­se al problema par­tien­do de ce­ro y co­men­zó a rea­li­zar bo­ce­tos tra­za­dos a mano que lue­go pa­sa­ba a su equi­po, quie­nes in­clu­so te­nían problemas pa­ra en­ten­der (2) aque­llos es­bo­zos. Una vez es­ta­ble­ci­das las me­di­das ex­te­rio­res, se cen­tró en con­se­guir el ma­yor es­pa­cio in­te­rior po­si­ble si­tuan­do las cua­tro rue­das en los ex­tre­mos de la ca­rro­ce­ría y pro­po­nien­do llan­tas de un diá­me­tro ex­tra­or­di­na­ria­men­te re­du­ci­do (só­lo 10 pul­ga­das) cu­yas in­só­li­tas cu­bier­tas se­rían es­pe­cial­men­te fa­bri­ca­das por Dun­lop. El mo­tor, ha­cien­do uso del cua­tro ci­lin­dros y 948 cc del Mo­rris Mi­nor, lo co­lo­có trans­ver­sal­men­te, con la ca­ja de cam­bios in­te­gra­da con el mis­mo cár­ter-mo­tor y, co­mo en­ton­ces el ven­ti­la­dor que­da a un la­do, dis­pu­so el ra­dia­dor la­te­ral­men­te. Así, al tra­tar­se de un trac­ción de­lan­te­ra, los prin­ci­pa­les ele­men­tos mecánicos que­da­rán agru­pa­dos. El es­que­ma de sus­pen­sión em­plea­ba ta­cos de go­ma co­mo ele­men­tos elás­ti­cos, en lu­gar de mue­lles y, pa­ra aba­ra­tar cos­tes y sim­pli­fi­car la fa­bri­ca­ción, se desa­rro­lló una ca­rro­ce­ría au­to­por­tan­te con los per­fi­les y sol­da­du­ras ex­ter­nos.

Is­si­go­nis te­nía la ba­se del que se­ría el pro­yec­to ADO 15: el Mi­ni. Los pri­me­ros dos pro­to­ti­pos con­ta­ban con las for­mas ca­si de­fi­ni­ti­vas del mo­de­lo de se­rie, aun­que eran al­go más es­tre­chos, lle­van unas llan­tas más gran­des y, en el fron­tal, una pa­rri­lla tomada de un Aus­tin A35 pa­ra des­pis­tar a los cu­rio­sos. Uno lo pin­ta­ron en una com­bi­na­ción ro­jo y ne­gro y, el otro, de na­ran­ja, al que co­no­cían co­mo «Oran­ge Box». És­te y su her­mano ge­me­lo to­da­vía te­nían los co­lec­to­res de es­ca­pe del mo­tor ha­cia ade­lan­te, al con­tra­rio que en los pos­te­rio­res co­ches de pro­duc­ción. Además, el ca­pó se abría has­ta el pa­ra­cho­ques, lo que se mo­di­fi­ca­ría des­pués pa­ra dar ma­yor ri­gi­dez a la ca­rro­ce­ría, en de­tri­men­to de la ac­ce­si­bi­li­dad. La ba­te­ría iba si­tua­da jun­to al mo­tor, an­tes de tras­la­dar­la a la par­te tra­se­ra pa­ra ali­ge­rar el tren delantero y de­jar hue­co al mó­du­lo de la ca­le­fac­ción. En la par­te tra­se­ra tam­bién des­ta­ca­ba la au­sen­cia aún de ta­pa pa­ra el ma­le­te­ro; los pe­que­ños pi­lo­tos eran re­don­dos (3) y el ta­pón de la ga­so­li­na es­ta­ba en el cen­tro. Es­tos de­ta­lles cam­bia­rían ya en pro­to­ti­pos pos­te­rio­res.

Po­co a po­co, gra­cias a las prue­bas a que so­me­tie­ron al Oran­ge Box y al otro pro­to­ti­po (más de 30,000 mi­llas, prin­ci­pal­men­te en un ae­ró­dro­mo aban­do­na­do y de no­che), Is­si­go­nis y sus téc­ni­cos fue­ron pu­lien­do y de­fi­nien­do otros pro­to­ti­pos más cer­ca­nos a lo que se­ría el Mi­ni lle­va­do por fin a la se­rie: más an­chos y ba­jos y la in­con­fun­di­ble pa­rri­lla de­lan­te­ra de­fi­ni­ti­va.

Por fin, en 1959, BMC dio a co­no­cer su nue­vo y re­vo­lu­cio­na­rio uti­li­ta­rio, que se em­pe­zó co­mer­cia­li­zán­do­se co­mo Aus­tin Se7en y Mo­rris Mi­ni-Mi­nor. Se7en, en re­cuer­do de los pe­que­ños Se­ven de los años vein­te y, Mi­ni-Mi­nor, uti­li­zan­do la pa­la­bra mi­ni, de­ri­va­da del la­tín «mi­ni­mus», con la in­ten­ción de pre­sen­tar­lo co­mo el her­mano más pe­que­ño del an­te­rior y po­pu­lar Mo­rris Mi­nor. Por des­gra­cia, el Oran­ge Box, una vez cum­pli­do su co­me­ti­do, des­apa­re­ció pa­ra siem­pre¼ mc

(1) «Co­ches bur­bu­ja» en alu­sión a los Mes­sersch­mitt, los Iset­ta y otros mi­cro­co­ches de los años cin­cuen­ta. (2) Un equi­po for­ma­do por so­lo ocho per­so­nas, dos de los cua­les eran es­tu­dian­tes de in­ge­nie­ría. (3) Al prin­ci­pio, y pa­ra sim­pli­fi­car, se pen­só en in­cor­po­rar so­lo unos pe­que­ños pi­lo­tos tra­se­ros, si­tuan­do los in­ter­mi­ten­tes en el pi­lar cen­tral, jun­to a la puer­ta.

«Sa­car a los mal­di­tos mi­cro­co­ches de la ca­rre­te­ra» fue el en­car­go de Leo­nard Lord (BMC) a Alec Is­si­go­nis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.