MA­NI­PU­LA­CIÓN Y MARTINGALA

Motor Clásico - - GALERÍA MISTERIOS DEL MOTOR -

Pa­ra las pe­lí­cu­las Gold­fin­ger y Thun­der­ball, As­ton Mar­tin ce­dió cua­tro DB5: uno con el equi­pa­mien­to de es­pía, otro sin él pa­ra las to­mas de ac­ción y dos pa­ra pro­mo­ción. El pri­me­ro era real­men­te un cha­sis de un DP 216, bá­si­ca­men­te un DB4, mo­di­fi­ca­do pa­ra que pa­re­cie­ra un DB5. Tras el ro­da­je, As­ton Mar­tin le qui­tó to­dos los adi­ta­men­tos y lo ven­dió, aun­que un co­lec­cio­nis­ta se los vol­vió a po­ner. Des­pués pa­só a ma­nos de un tal Ant­hony Pu­glie­se, que se em­bol­só 4,2 mi­llo­nes de dó­la­res del se­gu­ro cuan­do el co­che des­apa­re­ció mis­te­rio­sa­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.