Tra­zan­do fino

Motor Clásico - - SUMARIO - por Da­ni Cua­dra­do

Hoy os voy a con­fe­sar una pa­sión que, en al­guien co­mo yo y en un me­dio tan pu­ris­ta co­mo es Mo­tor Clá­si­co, pue­de ser til­da­da has­ta de he­re­jía. No seáis du­ros con­mi­go. El ca­so es que me pa­so la vi­da pro­ban­do co­ches pa­ra la re­vis­ta Au­to­pis­ta. To­das las no­ve­da­des que sa­len al mer­ca­do pa­san por mis ma­nos, des­de el «su­per­me­ga­ul­tra» de­por­ti­vo de pre­cio inasu­mi­ble al uti­li­ta­rio más hu­mil­de que se fa­bri­ca. Es­to ha­ce unos años te­nía mu­cha emo­ción, por­que ca­da co­che te­nía su pro­pia al­ma, apor­ta­ba al­go que te ha­cía dis­fru­tar­lo o, in­clu­so, su­frir­lo, y ca­da uno te­nía su pun­ti­to de di­fe­ren­cia. Ha­bía co­ches muy bue­nos, bue­nos, nor­ma­les, ma­los y muy ma­los. Aho­ra eso no pa­sa. Los co­ches ba­ra­tos o po­co po­ten­tes son tan bue­nos que se ha con­se­gui­do que las dis­tan­cias (cuan­ti­ta­ti­vas) con los ca­ros o po­ten­tes se acer­quen y, en to­dos los ca­sos se igua­len las co­sas. Siem­pre ha­brá ex­tre­mos, pe­ro ca­da vez son me­nos. Con to­do es­to quie­ro de­cir que aho­ra to­dos los co­ches son igua­les. Bueno, me­jor di­ré ca­si to­dos, que siem­pre hay ex­cep­cio­nes. Creo que es­to no se­rá nue­vo pa­ra vo­so­tros, aman­tes del mo­tor clá­si­co, y tam­po­co es mi con­fe­sión. Tan­ta igual­dad lle­ga a abu­rrir, has­ta el pun­to que ne­ce­si­to pro­bar un de­por­ti­vo es­pe­cial o un co­che de ca­rre­ras pa­ra ser fe­liz, au­to­mo­vi­lís­ti­ca­men­te ha­blan­do, cla­ro. Por eso me gus­tan ca­da vez más los co­ches clá­si­cos, por­que has­ta un R7 tie­ne al­ma¼ Pe­ro to­da­vía no he con­fe­sa­do na­da, en el si­guien­te pá­rra­fo sal­go del ar­ma­rio.

Ex­cep­tuan­do los de­por­ti­vos y al­gu­na co­sa ra­ra, aho­ra exis­te un nue­vo ti­po de vehícu­lo que ha des­per­ta­do mi cu­rio­si­dad. Son di­fe­ren­tes, hay nue­vas co­sas que ana­li­zar y me apor­tan una sa­tis­fac­ción que el res­to de co­ches nor­ma­les no ha­cen. Y aquí vie­ne la he­re­jía: me con­fie­so fan de los co­ches eléc­tri­cos. En es­te pun­to os ima­gino a to­dos con bar­bas pos­ti­zas, co­mo en la es­ce­na de la la­pi­da­ción de «La Vi­da de Bryan» de los Monty Pyt­hon, pe­lean­do por la me­jor pie­dra pa­ra mi ca­be­za. Ca­da vez que di­go es­to en la redacción, mi que­ri­do Je­sús Bo­ni­lla, que se sien­ta a mi iz­quier­da, o me­jor di­cho, yo me sien­to «a la de­re­cha del pa­dre», me suel­ta co­sas co­mo «me­nu­da pe­dra­da tie­nes» o «qué pe­na que te has he­cho ma­yor». Pe­ro sí, me gus­tan los eléc­tri­cos, co­mo en su día le gus­ta­ron a gen­te co­mo Henry Ford o Fer­di­nand Pors­che. Los pri­me­ros eléc­tri­cos que pa­sa­ron por mis ma­nos eran inú­ti­les, co­ches con po­ca au­to­no­mía y que no po­drían ni al­can­zar la ve­lo­ci­dad «Pa­sean­do a Miss Daisy». Pe­ro aho­ra la co­sa ha cam­bia­do. No sé si lle­ga­rán a ser clá­si­cos por­que pro­ba­ble­men­te al mo­rir sus ba­te­rías se des­ha­gan y re­ci­clen pa­ra con­ver­tir­se en la­tas de re­fres­co. Es más, creo que no lo se­rán nun­ca y no ten­dre­mos con ellos la pa­sión que se tie­ne aho­ra por un co­che de los 70, 80 o 90, por no ci­tar a los an­te­rio­res. Es­ta­ba com­ple­ta­men­te ce­rra­do a ellos pe­ro con el pa­so de los ki­ló­me­tros y las úl­ti­mas no­ve­da­des que es­tán lle­gan­do me es­tán ha­cien­do cam­biar de opi­nión. La pa­sión no es pa­sar de cos­ta­do por una cur­va, la pa­sión es trans­por­tar­te con un con­fort acús­ti­co ex­qui­si­to y sa­ber ges­tio­nar la ener­gía dis­po­ni­ble pa­ra su me­jor apro­ve­cha­mien­to. An­tes era me­jor el que sa­bía ha­cer el pun­ta­ta­cón de ma­ne­ra más efi­caz, aho­ra lo es quien ges­tio­na la ener­gía con ma­yor efi­cien­cia que, en el fon­do, es lo que ve­mos ha­cer a los pi­lo­tos de F1 ac­tua­les en ca­rre­ra. Se me po­ne la piel de ga­lli­na al es­cu­char co­mo arran­ca un V12 o V8 de car­bu­ra­do­res y eso no lo con­se­gui­rá nin­gún eléc­tri­co¼ ¿o sí? El par y la ace­le­ra­ción que ofre­cen es­tos co­ches per­mi­ti­rán un uso de­por­ti­vo sin mi­ra­mien­tos, y así lo he po­di­do com­pro­bar en al­gu­nos pro­to­ti­pos que ven­drán. Aho­ra son las mar­cas mo­des­tas las que es­tán sa­can­do es­tos co­ches. Ve­réis cuan­do lo ha­ga Mer­ce­des, Au­di, Pors­che, Fe­rra­ri, Bentley, As­ton Mar­tin¼ por­que es­tos tam­bién se­rán eléc­tri­cos. No te di­go que aban­do­nes el mun­do del clá­si­co y te ha­gas eléc­tri­co, pe­ro sí te re­co­mien­do que lo prue­bes y ve­rás que, al me­nos has­ta que sean to­dos igua­les, aho­ra tie­nen su pun­to de pa­sión. Sí, he sa­li­do del ar­ma­rio (con un GT3 y un M3 de ca­rre­ras en el ga­ra­je que no pien­so ven­der nun­ca), pe­ro co­mo le di­go a Bo­ni­lla ca­da vez que quie­ro en­fa­dar­lo «Al­gún día ten­drás que pro­bar­los pa­ra Mo­tor Clá­si­co. Es más, se acer­ca el mo­men­to en el que ten­drás que sa­car un To­yo­ta Prius¼ y lo sa­bes», y se me en­fu­rru­ña. mc

«Se acer­ca el mo­men­to en el que Je­sús Bo­ni­lla ten­drá que pro­bar un hí­bri­do o eléc­tri­co pa­ra Mo­tor Clá­si­co... y lo sa­be»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.