FORD SEATTLE-LITE XXI

Motor Clásico - - TRAZANDO FINO - por Fer­nan­do Ho­yos

La fe­ria de ex­po­si­cio­nes Seattle World Fair de 1962 pre­ten­día ser un es­ca­pa­ra­te al fu­tu­ro, y su inau­gu­ra­ción no po­día ser me­nos. El pro­pio pre­si­den­te Ken­nedy pro­nun­ció unas pa­la­bras te­le­fó­ni­ca­men­te y lue­go pul­só un bo­tón ha­cien­do que un ra­dio­te­les­co­pio apun­ta­ra a una es­tre­lla en la cons­te­la­ción de Ca­sio­pea y re­ci­bie­ra su dé­bil se­ñal ra­dio­eléc­tri­ca. Fue el in­te­rrup­tor elec­tró­ni­co que ha­ría co­men­zar a fun­cio­nar el sa­lón, des­de el res­tau­ran­te gi­ra­to­rio de la «Spa­ce Need­le» has­ta las lu­ces de la úl­ti­ma ca­se­ta. La fe­ria fue un éxi­to. Re­ci­bió nue­ve mi­llo­nes de vi­si­tan­tes, en­tre los cua­les se en­con­tra­ba Walt Dis­ney, Ri­chard Ni­xon, el prín­ci­pe Fe­li­pe de Edin­bur­go, el Sha de Per­sia y un ni­ño de seis años lla­ma­do Bill Ga­tes, que allí vio un or­de­na­dor por primera vez.

El sa­lón pres­tó mu­cha aten­ción a los me­dios de trans­por­te. Se pu­do ver un fu­tu­ris­ta mo­no­rraíl y las mar­cas de au­to­mó­vi­les mos­tra­ron sus pro­yec­tos más avan­za­dos. Ford creó un mo­de­lo ex­clu­si­vo pa­ra la oca­sión: el Seattle­li­te X XI, co­mo un gui­ño a los na­tu­ra­les de la ciu­dad (lla­ma­dos seattle­li­tes).

El pro­to­ti­po fue con­ce­bi­do co­mo un co­che bi­pla­za de tres ejes pa­ra rea­li­zar lar­gos via­jes por au­to­pis­tas; aun­que tam­bién po­día ser adap­ta­do pa­ra la con­duc­ción en ciu­dad uti­li­zan­do un sis­te­ma mo­du­lar. Con­sis­tía en un tren de­lan­te­ro in­ter­cam­bia­ble pa­ra ele­gir en­tre un mó­du­lo de ma­yor o de me­nor po­ten­cia (1). El aco­pla­mien­to de las dos sec­cio­nes era muy sen­ci­llo, pues to­dos los sis­te­mas se unían a tra­vés de una úni­ca co­ne­xión fle­xi­ble. Las rue­das se mo­vían por mo­to­res eléc­tri­cos ali­men­ta­dos por un dis­po­si­ti­vo elec­tro­quí­mi­co («fuel cell») o por un reac­tor nu­clear lo su­fi­cien­te­men­te com­pac­to (2).

El di­se­ño co­rrió a car­go del equi­po de Alex Tre­mu­lis, que tra­tó de in­cluir to­dos avan­ces téc­ni­cos po­si­bles del mo­men­to. El do­ble eje de­lan­te­ro, por ejem­plo, con­ta­ba con trac­ción a las cua­tro rue­das, que tam­bién eran di­rec­cio­na­les. De es­ta ma­ne­ra se con­se­guía una ma­yor ad­he­ren­cia y es­ta­bi­li­dad a las al­tí­si­mas ve­lo­ci­da­des que se es­pe­ra­ban al­can­zar por las au­to­pis­tas del fu­tu­ro. La ca­bi­na es­ta­ba cu­bier­ta por una bur­bu­ja de vi­drio trans­pa­ren­te que, se­gún Ford, era de «den­si­dad va­ria­ble» pa­ra ma­ti­zar la luz que de­ja­ba pa­sar. La bur­bu­ja es­ta­ba di­vi­di­da en dos mi­ta­des que se abrían ha­cia arri­ba pa­ra Ð com­ple­men­tán­do­se con dos puer­tas con­ven­cio­na­le­sÐ per­mi­tir el ac­ce­so al in­te­rior del ha­bi­tácu­lo. Co­mo no ha­bía ven­ta­ni­llas laterales que se pu­die­ran abrir, se le ha­bía do­ta­do de una ven­ta­na tra­se­ra de ven­ti­la­ción con la­mas mó­vi­les.

Den­tro, in­cor­po­ra­ba dos asien­tos anató­mi­cos que iban des­de el sue­lo al res­pal­do en una so­la lí­nea y es­ta­ban re­ma­ta­dos por re­po­sa­ca­be­zas. El co­che se con­du­cía sin vo­lan­te, mo­vien­do úni­ca­men­te con los de­dos un man­do cir­cu­lar en la con­so­la cen­tral y, me­dian­te unos bo­to­nes, se con­tro­la­ba la compu­tado­ra de a bor­do (en­ton­ces se lla­ma­ban así) pa­ra que mos­tra­ra, en una gran pan­ta­lla cen­tral de for­ma alar­ga­da, la po­si­ción del au­to­mó­vil so­bre el ma­pa del te­rreno por el que se cir­cu­la­ba, la pre­dic­ción de la cli­ma­to­lo­gía, tiem­po es­ti­ma­do de lle­ga­da y una de­ta­lla­da mo­ni­to­ri­za­ción del com­por­ta­mien­to del pro­pul­sor.

La ca­rro­ce­ría del Seattle-lite era ex­tre­ma­da­men­te lar­ga. Sus lí­neas f lui­das, la ca­bi­na en­vol­ven­te, las ale­tas y los gran­des pi­lo­tos tra­se­ros a mo­do de es­ca­pe de tur­bi­nas pa­re­cían ins­pi­ra­dos en avio­nes de ca­za a reac­ción. Al­go es­pec­ta­cu­lar, si bien un tan­to anacró­ni­co en com­pa­ra­ción a otros di­se­ños avan­za­dos del mo­men­to. Pe­ro tam­po­co la in­ten­ción era otra que la de rea­li­zar un vehícu­lo lla­ma­ti­vo que ex­hi­bir en una fe­ria y pro­po­ner con él to­das las in­no­va­cio­nes que se con­si­de­ra­ba que el fu­tu­ro ha­bría de traer.

El Seattle-lite, sin em­bar­go, no pa­só de la fa­se de mo­de­lo a es­ca­la 1:3 (3) con un mag­ní­fi­co aca­ba­do y de­ta­lles rea­lis­tas. Tu­vo mu­cho éxi­to y el aplau­so de la crí­ti­ca du­ran­te la Seattle World Fair de 1962, aun­que lue­go no vol­vió a ser vis­to. Tal vez aún es­té es­con­di­do en al­gún al­ma­cén de Ford¼ mc

(1) Se con­si­de­ra­ba que el mó­du­lo más po­ten­te de­be­ría ron­dar los 400 CV.

(2) Aun­que pu­die­ra fa­bri­car­se un reac­tor nu­clear de pe­que­ño ta­ma­ño, el pe­so y vo­lu­men del blin­da­je de plo­mo, y los ele­men­tos au­xi­lia­res, lo ha­rían im­prac­ti­ca­ble pa­ra uti­li­zar­lo en un co­che. Y no se­ría sino has­ta 1991 cuan­do apa­re­ció el La­se­rCel 1, el pri­mer co­che ali­men­ta­do por una pi­la de com­bus­ti­ble (fuel cell).

(3) Aquí lo he re­pre­sen­ta­do co­mo si se tra­ta­ra de un co­che real.

«Así de avan­za­do y so­fis­ti­ca­do veían los in­ge­nie­ros de Ford el fu­tu­ro del au­to­mó­vil...»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.