KA­DETT GSI

OPEL KA­DETT GSI

Motor Clásico - - DOSSIER LOS GTI DE LOS 80 -

El Opel Ka­dett D de 1979 fue la primera ge­ne­ra­ción de es­te mo­de­lo con trac­ción de­lan­te­ra. El Opel Ka­dett E de 1984 te­nía una im­plan­ta­ción me­cá­ni­ca muy se­me­jan­te a la de la ge­ne­ra­ción an­te­rior, con el mis­mo di­se­ño de sus­pen­sión, idén­ti­ca ba­ta­lla y vías. Pe­ro la ca­rro­ce­ría era muy dis­tin­ta, producto del gran tra­ba­jo en ae­ro­di­ná­mi­ca que hi­zo Opel en los años 80. En su mo­men­to, la ver­sión de tres vo­lú­me­nes con el mo­tor 1,8 de 112 CV fue el co­che me­nos po­ten­te que pa­só de 200 km/h en las me­di­cio­nes de Mo­tor­press (me­dia de un ki­ló­me­tro lan­za­do en ca­da sen­ti­do). El GSi te­nía un coe­fi­cien­te de pe­ne­tra­ción Cx de 0,30, más ba­jo in­clu­so que el de las ver­sio­nes nor­ma­les. Su fac­tor de re­sis­ten­cia era 0,56 m2, un va­lor ex­tra­or­di­na­ria­men­te ba­jo pa­ra la épo­ca, so­bre to­do en un ca­rro­ce­ría de es­te ti­po. El coe­fi­cien­te de pe­ne­tra­ción Cx de un Golf II era 0,34, un 13% ma­yor.

El mo­tor del Ka­dett GSI per­te­ne­cía a la «Fa­mi­lia II», que du­ran­te ca­si dos dé­ca­das de­mos­tró su ren­di­mien­to y fia­bi­li­dad en mu­chos mo­de­los de Opel. Se­gu­ra­men­te fue la me­jor fa­mi­lia de mo­to­res de cua­tro ci­lin­dros en ese pe­rio­do (1980-1999). No era es­pe­cial­men­te avan­za­do téc­ni­ca­men­te: mo­no­ár­bol, sin cu­la­ta he­mis­fé­ri­ca y con blo­que de hie­rro, pe­ro sí te­nía va­rios ele­men­tos que fa­ci­li­ta­ban el man­te­ni­mien­to, otra de sus cua­li­da­des. En el lan­za­mien­to, el Ka­dett GSi te­nía la ver­sión 18E de es­ta fa­mi­lia de mo­to­res, con 1,8 l y 115 CV, he­re­da­do del an­te­rior Ka­dett GTE. Dos años des­pués lle­gó el GSi 2.0 con la ver­sión 20SEH que, ade­más del au­men­to de ci­lin­dra­da, se dis­tin­guía del an­te­rior y de la ma­yo­ría de sus com­pe­ti­do­res por el sis­te­ma Bosch Mo­tro­nic, que con­tro­la­ba con­jun­ta­men­te la in­yec­ción y el en­cen­di­do (en vez de un con­trol in­de­pen­dien­te).

La ga­nan­cia de po­ten­cia f ue apre­cia­ble pe­ro, en cual­quie­ra de los dos ca­sos, las dos me­jo­res cua­li­da­des de es­te mo­tor eran su elas­ti­ci­dad y una muy va­lio­sa en ca­rre­te­ra, aun­que no se apre­cia en las pres­ta­cio­nes: res­pues­ta muy rá­pi­da al ace­le­ra­dor, ca­si co­mo la de los mo­to­res de car­bu­ra­dor con una ge­ne­ro­sa bom­ba de ace­le­ra­ción. Sin ca­ta­li­za­dor (tam­bién lo hu­bo con él), ha­bía más li­ber­tad pa­ra en­ri­que­cer la mez­cla en ace­le­ra­ción. Con ca­ta­li­za­dor só­lo se en­ri­que­cía par­cial­men­te a ple­na car­ga y no era tan­to pa­ra au­men­tar la po­ten­cia cuan­to pa­ra re­fri­ge­rar la cá­ma­ra (más ga­so­li­na eva­po­rán­do­se). En esa bue­na res­pues­ta inf lu­ye un fac­tor co­mún a es­tos cua­tro: me­nos de una to­ne­la­da de pe­so. An­tes los ca­ba­llos lu­cían más.

En es­ta ge­ne­ra­ción, los Opel de trac­ción de­lan­te­ra te­nían una amor­ti­gua­ción sua­ve, in­clu­so en es­ta ver­sión de­por­ti­va. De he­cho, el Ka­dett GSi era un co­che más có­mo­do que el an­te­rior GTE. En cier­ta oca­sión, un in­ge­nie­ro de Opel nos con­tó, no sé si co­mo ex­pli­ca­ción o co­mo ex­cu­sa, que la amor­ti­gua­ción sua­ve ha­cía que to­do el co­che su­frie­ra me­nos con los ba­ches. In­de­pen­dien­te­men­te de que fue­ra la razón prin­ci­pal o no, es una op­ción téc­ni­ca tan bue­na co­mo cual­quier otra. Hay quien quie­re una sus­pen­sión du­ra en un co­che rá­pi­do y hay quien no.

El Ka­dett GSi era có­mo­do den­tro de los de­por­ti­vos. En ca­rre­te­ras len­tas (de se­gun­da y ter­ce­ra ve­lo­ci­dad) era más sub­vi­ra­dor que el 309 y el Golf y te­nía me­nos mo­tri­ci­dad, en par­te por la fuer­za del mo­tor. En ca­rre­te­ra me­dia (ter­ce­ra y cuar­ta) o rá­pi­da (cuar­ta y quin­ta) era es­ta­ble en con­duc­ción nor­mal o con un rit­mo ale­gre. No obs­tan­te, si pi­sa­ba al­gu­na irre­gu­la­ri­dad cuan­do es­ta­ba fuer­te­men­te apo­ya­do en las rue­das ex­te­rio­res, ini­cia­ba un cier­to mo­vi­mien­to de ca­be­ceo po­co agra­da­ble.

Lo cu­rio­so es que me cons­ta que Opel sa­bía ha­cer co­ches me­jor amor­ti­gua­dos (lo que no sig­ni­fi­ca ne­ce­sa­ria­men­te más du­ros). En las pre­sen­ta­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, cuan­do una mar­ca mues­tra por primera vez el co­che a pe­rio­dis­tas de to­do el mun­do, es muy fre­cuen­te que es­tén des­de muy bien afi­na­dos has­ta cla­ra­men­te mo­di­fi­ca­dos. Y los Opel de las pre­sen­ta­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, es­pe­cial­men­te si eran ver­sio­nes deportivas, nor­mal­men­te te­nían una es­ta­bi­li­dad y unas reac­cio­nes mu­cho me­jo­res de las que en­con­tra­bas des­pués en los de ven­ta al pú­bli­co.

LO ME­JOR DEL KA­DETT GSI ES SU AE­RO­DI­NÁ­MI­CA Y SU MO­TOR, PO­TEN­TE Y ELÁS­TI­CO

Con­fi­gu­ra­ción es­tán­dar. La sus­pen­sión de­lan­te­ra Ma­cPher­son y la tra­se­ra de bra­zos lon­gi­tu­di­na­les uni­dos por un eje tor­sio­nal se fue ha­cien­do muy co­mún en los co­ches de es­te seg­men­to du­ran­te los años 80. Sin em­bar­go, las ca­rac­te­rís­ti­cas y los ajus­tes es­pe­cí­fi­cos de ca­da mo­de­lo da­ban re­sul­ta­dos muy dis­tin­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.