Sin am­ba­ges ni fi­ru­le­tes

(ver­sión no­ve­la­da de una his­to­ria real)

Motor Clásico - - SUMARIO - por An­drés Ruiz

Mi ami­go Blas Ð que no se lla­ma así, pe­ro al­gún nom­bre te­nía que po­ner­le, pues me prohí­be dar el su­yoÐ es un con­duc­tor de to­da la v ida que su­pera bas­tan­te la me­dia en afi­ción, co­no­ci­mien­tos, des­tre­za y ex­pe­rien­cia, y des­de ha­ce ca­si trein­ta años tam­bién era un au­to­mo­vi­lis­ta fe­liz gra­cias en gran par­te al BMW M5 e34 que se re­ga­ló en cuan­to se lo per­mi­tió el equi­li­brio en­tre in­gre­sos, pa­ter­ni­dad y otros ca­ros arre­ba­tos ju­ve­ni­les. Un cla­si­cón que pri­me­ro fue «cin­co pla­zas fa­mi­liar», y tras ai­rear­se los hi­jos y re­du­cir sus obli­ga­cio­nes la­bo­ra­les, pa­só a ser pro­ta­go­nis­ta e im­por­tan­te atrac­ti­vo de sus via­ja­zos de pla­cer com­par­ti­dos.

El ca­so es que por su sep­tua­gé­si­mo cum­plea­ños, los ne­nes le re­ga­la­ron un «tecno-SUV to­pe guay» y en­ci­ma se per­mi­tie­ron in­si­nuar­le que era por su se­gu­ri­dad y pa­ra que sus in­con­ta­bles asis­ten­tes y au­to­ma­tis­mos le fa­ci­li­ta­sen la con­duc­ción; y aun­que el re­ga­li­to no le hi­zo ilu­sión ni gra­cia, co­mo siem­pre fue un pa­dra­zo, se tra­gó or­gu­llo y sen­ti­mien­tos, mos­tró un emo­cio­na­do agra­de­ci­mien­to¼ y lue­go se desaho­gó con los ami­gos, em­pe­zan­do por pre­sen­tár­nos­lo ba­jo el mo­te que en­se­gui­da le su­gi­rió su for­ma, al­tu­ra (en­tra en su ga­ra­je de mi­la­gro) y ni­vel de au­to­ma­ti­za­ción: «Au­to­car».

Bueno, pues sus tri­bu­la­cio­nes co­men­za­ron ya en la to­ma de po­se­sión. Pa­ra em­pe­zar, le ex­tra­ñó que lo hu­bie­ran de­ja­do abier­to (no sa­bía que se abre so­li­to al acer­car­se) y ne­ce­si­tó ayu­da pa­ra en­ten­der el freno de mano y la pues­ta en mar­cha, por­que co­mo es­tá pro­gra­ma­do pa­ra echar a ro­dar en mo­do eléc­tri­co, pa­ra­do no sue­na ni vi­bra. ¿Ima­gi­nas lo hu­mi­lla­do y ob­so­le­to que de­bió sen­tir­se?

Pe­ro lo peor vino cuan­do tras es­tu­diar el ma­nual y creer­se ya ca­paz de do­mi­nar los ama­gos de vi­da pro­pia del vo­lan­te y otras des­agra­da­bles tec­noi­ni­cia­ti­vas, iba un día por Ma­drid y de en­tre los co­ches apar­ca­dos sa­lie­ron sú­bi­ta­men­te dos pe­rri­tos que se per­se­guían apro­ve­chan­do que sus due­ños los lle­va­ban co­mo tan­tos otros (suel­tos y sin bozal). «Au­to­car», siem­pre ci­be­ro­jo avi­zor, de­tec­tó la in­tru­sión y apli­có una fre­na­da de emer­gen­cia muy po­co me­nos efi­caz que echar un an­cla, pe­ro sí mu­cho más que los re­fle­jos del con­duc­tor que le se­guía, cu­yo co­che ca­re­cía de su­per­po­de­res. Y se pro­du­jo el al­can­ce.

A con­ti­nua­ción, Blas pen­só que de­bi­do al des­tro­zo tra­se­ro qui­zá ha­bría de­ja­do de fun­cio­nar el au­to­apar­ca­dor, pe­ro no pre­vió que el des­en­fo­que de los sen­so­res sim­ple­men­te lo hu­bie­se vuel­to lo­co, así que al lle­gar a su des­tino lo pro­bó, y¼ ¡raaas, ara­ña­zo la­te­ral!

Abo­chor­na­do, apar­có ma­nual­men­te, de­jó sus da­tos al per­ju­di­ca­do, y al vol­ver a re­co­ger­lo pi­dió al con­duc­tor de la fur­go­ne­ta de re­par­to que pa­ra­da en do­ble fi­la le im­pe­día sa­lir, que la mo­vie­se, co­sa que hi­zo mien­tras «Au­to­car» des­per­ta­ba, y co­mo eso in­clu­ye el des­plie­gue automático de los re­tro­vi­so­res, y la fur­go­ne­ta es­ta­ba pe­ga­dí­si­ma, an­tes de po­der evi­tar­lo, ¡a to­mar vien­to el es­pe­jo de­re­cho! Y aún tu­vo que oír: «¡Pe­ro hom­bre, qué ha he­cho us­ted!».

A par­tir de ahí des­cu­brió las ex­ce­len­cias de al­gu­nas mo­der­ne­ces que sus hi­jos in­clu­ye­ron en el lo­te, co­mo la ex­ten­sión de ga­ran­tía con man­te­ni­mien­to gra­tui­to pro­gra­ma­do y co­che de sus­ti­tu­ción¼ só­lo du­ran­te las ope­ra­cio­nes pro­gra­ma­das, o el se­gu­ro tam­bién con co­che de sus­ti­tu­ción «su­je­to a dis­po­ni­bi­li­dad (lo que im­pli­ca­ba un pla­zo de es­pe­ra) y a re­pa­rar en el ta­ller que de­sig­ne la com­pa­ñía», que al no ser Ser­vi­cio ofi­cial pro­vo­ca­ba per­der la ga­ran­tía.

Fi­nal­men­te, Blas, que ya no es­tá pa­ra que le to­quen las na­ri­ces más de lo es­tric­ta­men­te inevi­ta­ble, in­vi­tó a co­mer a sus hi­jos y les co­mu­ni­có que re­nun­cia­ba a su re­ga­lo, a ha­cer­se car­go de él y a vol­ver­lo a usar; que les da­ba un mes pa­ra trans­fe­rír­se­lo en co­man­di­ta o al­guno de ellos en par­ti­cu­lar; que pa­sa­do ese pla­zo, si se­guía a su nom­bre lo da­ría de ba­ja y lo de­ja­ría co­ger pol­vo al fon­do de su ga­ra­je; y que ha­bía de­ci­di­do re­cu­pe­rar la fe­li­ci­dad con su fiel y que­ri­do M5 (tu­vo la pre­cau­ción de no mal­ba­ra­tar­lo ca­si co­mo cha­ta­rra al pe­so), al me­nos has­ta que las eco­nor­ma­ti­vas se lo im­pi­dan, co­sa que es­pe­ra no lle­gar a ver. Fin. MC

«Har­to del «tecno-SUV to­pe guay», mi ami­go Blas de­ci­dió re­cu­pe­rar la fe­li­ci­dad con su que­ri­do M5»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.