Seat Ron­da Crono

Co­mo to­das las tar­des, la bar­ca-co­rreo anun­ció su lle­ga­da al Pal­mar. El bar­que­ro […] iba de puer­ta en puer­ta re­ci­bien­do en­car­gos pa­ra Va­len­cia, y al lle­gar á los es­pa­cios abier­tos en la úni­ca ca­lle del pue­blo, so­pla­ba de nue­vo en la bo­ci­na pa­ra avi­sar su

Motor Clásico - - SUMARIO - J. BO­NI­LLA (TEX­TO). J. F. PA­CHE­CO (FOTOS)

De La Al­bu­fe­ra al Del­ta del Ebro

De­lan­te de una de las po­cas ba­rra­cas que so­bre­vi­ven en El Pal­mar to­da­vía re­sue­na el cha­po­teo de las bar­ca­zas de los pes­ca­do­res que fae­nan des­de primera ho­ra del día. Blasco Ibá­ñez des­cri­bió en su no­ve­la el am­bien­te ru­ral de La Al­bu­fe­ra y sus gen­tes en el cam­bio del si­glo XIX al XX. Cien años des­pués, el hu­me­dal se ha con­ver­ti­do en un cen­tro pro­te­gi­do y tu­rís­ti­co don­de ya las mu­je­res han lo­gra­do ad­qui­rir el de­re­cho a sa­lir en los pa­lan­gre­ros, per­cha en mano pa­ra di­ri­gir­los.

Sal­van­do la evi­den­te dis­tan­cia, las lí­neas an­gu­lo­sas del Seat Ron­da tie­nen al­go en co­mún con el es­ti­lo prag­má­ti­co de las ba­rra­cas, cons­trui­das de ca­ñas y ba­rro, por su­pues­to, y su ca­rac­te­rís­ti­co te­ja­do a dos aguas. Ba­sán­do­se en el Rit­mo, Tom Tjaar­da mo­der­ni­zó es­ta ber­li­na en el mo­men­to en el que Seat y Fiat se ha­lla­ban en pleno di­vor­cio. De he­cho, el en­con­tro­na­zo en­tre am­bas a pro­pó­si­to del Ron­da lle­gó has­ta los tri­bu­na­les. Los españoles aca­ba­ron de­mos­tran­do que los cam­bios eran sig­ni­fi­ca­ti­vos con res­pec­to al Rit­mo. Aun­que el fa­llo fi­nal fue fa­vo­ra­ble a Seat, la mar­ca es­pa­ño­la se vio abo­ca­da a con­ti­nuar en so­li­ta­rio su an­da­du­ra em­pre­sa­rial y fa­bril, has­ta la en­tra­da en es­ce­na de Volks­wa­gen en 1982, año del lan­za­mien­to de­fi­ni­ti­vo del Ron­da.

«Al Buhay­ra», pa­la­bra ára­be de la que pro­vie­ne Al­bu­fe­ra, es un pe­que­ño mar de seis ki­ló­me­tros de diá­me­tro que ocu­pa unas 3.000 hec­tá­reas al sur de la ca­pi­tal va­len­cia­na. En­tre arro­za­les y el Me­di­te­rrá­neo, allí ha­bi­ta una im­por­tan­te fau­na de pe­ces de agua dul­ce y aves mi­gra­to­rias que ins­tru­yen y en­tre­tie­nen tam­bién al tu­ris­ta. Des­de ese pun­to, nos po­ne­mos a los man­dos del Ron­da Crono 2.0 en bus­ca del otro gran hu­me­dal al nor­te de la Cos­ta del Azahar, ya en tie­rras ca­ta­la­nas, el Del­ta del Ebro.

Pen­sa­do pa­ra ser ex­por­ta­do y per­mi­tir así la en­tra­da de di­vi­sas Ð im­pres­cin­di­bles pa­ra la via­bi­li­dad de la em­pre­saÐ , el Crono 2.0 de 1985 fue el can­to del cis­ne del Ron­da. El in­te­rior cuen­ta con unos asien­tos de pé­ta­lo real­men­te agra­da­bles. El cua­dro de ins­tru­men­to de­la­ta su ta­lan­te de­por­ti­vo: cuen­ta­vuel­tas, me­di­do­res de tem­pe­ra­tu­ra y pre­sión de acei­te y un no­ve­do­so «check con­trol» elec­tró­ni­co de los pun­tos vi­ta­les del co­che y el mo­tor. Y ba­jo el ca­pó: el biár­bol de dos li­tros del 131 TC, con­ve­nien­te­men­te re­vi­sa­do y con una po­ten­cia que lle­ga­ba a 120 vo­lun­ta­rio­sos ca­ba­llos.

Pa­ra re­co­rrer los más de 200 km que nos se­pa­ra del Del­ta, es un tu­ris­mo idó­neo: rá­pi­do y con­for­ta­ble pa­ra lla­near y el tin­te de­por­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra res­pon­der bien cuan­do le exi­ja­mos. Por­que ca­si in­elu­di­ble­men­te, nos ve­re­mos obligados a pi­sar la au­to­vía A7 del Me­di­te­rrá­neo en al­gún mo­men­to.

La co­mar­cal CV-500 nos sa­ca de La Al­bu­fe­ra. Bor­dea el Par­que Na­tu­ral en­tre el la­go y los arro­za­les, de­jan­do las aguas del Me­di­te­rrá­neo a nues­tra de­re­cha. Des­de el co­che po­de­mos ver ban­da­das de aves (pa­tos, gar­zas, cha­rria­nes¼ ) y pes­ca­do­res echan­do sus re­des. En ape­nas 11 km, el pai­sa­je cam­bia abrup­ta­men­te. El Sa­ler ha­ce de co­ne­xión en­tre La Al­bu­fe­ra y la ca­pi­tal. La cos­mo­po­li­ta Va­len­cia po­see su­fi­cien­tes ar­gu­men­tos pa­ra pa­sar to­do el tiem­po del que se dis­pon­ga. El barrio an­ti­guo de El Car­men y la vie­ja lon­ja con­tras­tan con los ras­ca­cie­los ho­te­le­ros a pie de pla­ya y la mo­der­na Ciu­dad de las Ar­tes y las Cien­cias ga­na­da al cau­ce del Tu­ria.

En la zo­na más sep­ten­trio­nal, pa­sa­do el puer­to ma­rí­ti­mo, se lo­ca­li­zan las pla­yas de La Mal­va­rro­sa y el Ca­ña­ve­ral, y Al­bo­ra­ya, el otro mu­ni­ci­pio fuen­te de ins­pi­ra­ción de Blasco Ibá­ñez pa­ra su otra no­ve­la «La Ba­rra­ca». Un po­co

más al nor­te, la ca­rre­te­ra lle­va a La Po­bla de Far­nals y a El Puig. Cual­quier ex­cu­sa es bue­na pa­ra de­te­ner­se y de­gus­tar allí unos «far­tons» y un va­so de hor­cha­ta; o ver los res­tos del mo­nas­te­rio-san­tua­rio de San­ta Ma­ría que Jai­me I «El Con­quis­ta­dor» man­dó cons­truir en 1240 tras ex­pul­sar a los ára­bes.

La a nt ig ua Vía Aug us­ta co­mu­ni­ca­ba Va lent ia y Sa­gun­tum. Hoy es la V-21 la ca­rre­te­ra más di­rec­ta. Si­tia­da por Aní­bal y sus hues­tes car­ta­gi­nen­ses en el 209 a.C, Sa­gun­to con­ser­va de aque­lla épo­ca el cas­ti­llo Ð aun­que su ori­gen es íbe­roÐ , la mu­ra­lla y el con­tro­ver­ti­do tea­tro ro­mano. La po­lé­mi­ca sur­gió con mo­ti­vo de su res­tau­ra­ción en los años 90, que le dio un as­pec­to in­ne­ce­sa­ria­men­te mo­derno y sin en­can­to al­guno. Por suer­te, el Tri­bu­nal Supremo fa­lló en fa­vor de de­vol­ver al an­fi­tea­tro el as­pec­to de rui­na his­tó­ri­ca.

La A7 es la vía de co­mu­ni­ca­ción rá­pi­da en­tre Sa­gun­to y Cas­te­llón de La Plana. Aquí el Ron­da Crono no des­en­to­na del trá­fi­co or­di­na­rio. Pue­de man­te­ner con sol­tu­ra los 120 km/h del lí­mi­te de ve­lo­ci­dad im­pues­to. La quin­ta re­la­ción, que en las ver­sio­nes in­fe­rio­res era de­ma­sia­do lar­ga Ð «eco­nó­mi­ca», la de­no­mi­na­ba­nÐ , aquí man­tie­ne el mo­tor a unas ra­zo­na­bles 3.000-3.500 vuel­tas, con bas­tan­te mar­gen por en­ci­ma aún. No en vano, Seat de­cla­ra­ba 190 km/h de pun­ta.

El ta­ra­do enér­gi­co de la sus­pen­sión se agra­de­ce yen­do rá­pi­do. Cal­za­do con neu­má­ti­cos 165/60 en llan­ta de 14 pul­ga­das y unos fre­nos de dis­cos de­lan­te­ros de 243 mm, el rit­mo pue­de ser al­to. Es es­ta­ble y vi­ra plano en las cur­vas lar­gas sin mer­ma del con­fort. No ol­vi­de­mos que es una ber­li­na fa­mi­liar. Ade­más, el so­ni­do del biár­bol ita­liano Ð re­mi­nis­cen­cia de la eta­pa an­te­rio­rÐ in­vi­ta a no aflo­jar.

So­lo el des­vío a Vall de Uxó, a me­dio ca­mino, obli­ga a sa­lir de la au­to­vía. Es­ta lo­ca­li­dad del in­te­rior es­con­de una red de cue­vas de enor­me in­te­rés ar­queo­ló­gi­co. La más fa­mo­sa, la de San Jo­sé, con­ser­va pin­tu­ras ru­pes­tres da­ta­das de 16.000 años a.C.

A Cas­te­llón se pue­de lle­gar tam­bién por la N-340, cir­cun­va­lan­do Nu­les, Bu­rria­na, Al­que­rías del Ni­ño Per­di­do y Vi­lla­rreal, el mu­ni­ci­pio con más po­bla­ción de la pro­vin­cia y de los po­cos que con­ser­va una pla­za Ma­yor por­ti­ca­da. Su cer­ca­nía a Va­len­cia, ha qui­ta­do pro­ta­go­nis­mo em­pre­sa­rial y eco­nó­mi­co a Cas­te­llón. A cam­bio, es una ciu­dad tran­qui­la, ama­ble y prós­pe­ra. La co­mar­ca de La Plana vi­ve del cul­ti­vo de la na­ran­ja. El ya ci­ta­do Jai­me I au­to­ri­zó en 1251 a tras­la­dar el an­ti­guo asen­ta­mien­to en el ce­rro de la Mag­da­le­na a las fér­ti­les tie­rras de la pla­ni­cie. En­tre su ri­que­za cul­tu­ral y ar­qui­tec­tó­ni­ca des­ta­ca la to­rre de El Fa­drí («El Sol­te­ro»), cons­trui­da en­tre los si­glos XVI y XVII. De base oc­to­go­nal, se ele­va 58 me­tros y nun­ca tu­vo ca­rác­ter re­li­gio­so pe­se a con­tar con un cam­pa­na­rio.

La N-340 y la A7 si­guen en­tre­cru­zán­do­se pa­ra­le­las al Me­di­te­rrá­neo. La primera atrav ie­sa las tu­rís­ti­cas Be­ni­ca­sim, Oro­pe­sa del Mar y Ma­ri­na d'Or y so­lo gi­ra ha­cia el in­te­rior pa­ra bor­dear el Par­que Na­tu­ral de la Sie­rra de Ir­ta. Sus acan­ti­la­dos son de gran be­lle­za pic­tó­ri­ca y con­ser­van una red de an­ti­guas to­rres de vi­gi­lan­cia, ade­más de for­ti­fi­ca­cio­nes tem­pla­rias co­mo las de Al­ca­lá de Chi­vert y San­ta Mag­da­le­na de Pul­pis.

LA DI­REC­CIÓN ES DU­RA EN EL TRÁ­FI­CO UR­BANO

En el ex­tre­mo nor­te de la se­rra­nía se al­za otro cas­ti­llo lleno de his­to­ria: el de Pe­ñís­co­la. Des­tino tu­rís­ti­co en la ac­tua­li­dad, la for­ta­le­za tam­bién se de­be a la Or­den del Tem­ple, que pre­ten­día imi­tar otras exis­ten­tes en Tie­rra San­ta. Fue se­de pon­ti­fi­cia del Pa­pa Lu­na, Be­ne­dic­to XIII, y del tam­bién Pa­pa Cle­men­te VIII.

Las es­tre­chas e in­trin­ca­das ca­lle­jue­las que per­mi­ten as­cen­der al cas­ti­llo po­nen en evi­den­cia uno de los pun­tos dé­bi­les del Ron­da: una di­rec­ción ex­ce­si­va­men­te pe­sa­da y muy des­mul­ti­pli­ca­da pa­ra pa­liar­lo. El pro­ble­ma de­ri­va del gran pe­so que so­por­ta el tren de­lan­te­ro, de la ca­ren­cia de ser­vo­di­rec­ción y de unos neu­má­ti­cos an­chos. Afor­tu­na­da­men­te, en ca­rre­te­ra abier­ta, el ca­rác­ter cam­bia lo su­fi­cien­te pa­ra no ser una ta­cha re­le­van­te.

La tar­de se cie­rra y el sol cae rá­pi­da­men­te a nues­tra iz­quier­da. En el úl­ti­mo tra­mo del re­co­rri­do vol­ve­mos a re­cu­rrir a la vía rá­pi­da y al brío del dos li­tros car­bu­ra­do. Be­ni­car­ló y Vi­na­roz que­dan atrás rá­pi­do. Ca­sas de Al­ca­nar y su arroz con es­par­de­ñas (un pez co­no­ci­do co­mo «pe­pino de mar») son la puer­ta de en­tra­da a Ta­rra­go­na. Más ade­lan­te, en San Car­los de la Rá­pi­ta, aban­do­na­mos la N-340 y nos aden­tra­mos en pleno Del­ta, de­cla­ra­do Par­que Na­tu­ral en 1983.

En su desem­bo­ca­du­ra, el Ebro ha ori­gi­na­do un hu­me­dal de 32.000 hec­tá­rea de gran ri­que­za bio­ló­gi­co. Allí he­mos pues­to nues­tro pun­to de des­tino, en­tre ca­na­les, la­gu­nas, arro­za­les, huer­tas, jun­ca­les y ca­ñi­za­les. Una «al­bu­fe­ra» a gran es­ca­la. A pa­so len­to por el ca­mino que lle­va di­rec­ta­men­te al mar, se pue­den ob­ser­var las ban­da­das de pa­tos, fla­men­cos, ca­la­mo­nes y otras es­pe­cies que anidan en las la­gu­nas. La si­lue­ta del Ron­da se di­bu­ja al con­tra­luz. Paz, ar­mo­nía, equi­li­brio¼ mc

Mo­ti­vos pic­tó­ri­cos. Des­de el cas­ti­llo del Pa­pa Lu­na se ob­tie­ne una her­mo­sa pa­no­rá­mi­ca de Pe­ñís­co­la. En La Al­bu­fe­ra y en el Del­ta del Ebro, en cam­bio, es su ri­que­za bio­ló­gi­ca la que ha­rá dis­fru­tar a los aman­tes de la fo­to­gra­fía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.