EPÍ­LO­GO

Motor Clásico - - FESTIVAL ESTORIL CLASIC WEEK -

Hay tra­ba­jos que ma­tan y otros por lo que ma­ta­ría­mos. Fue­ron tres días in­ten­sos mo­vién­do­nos por los al­re­de­do­res de Cas­cais, cen­tro neu­rál­gi­co aquel fin de se­ma­na de (ca­si) to­das las ma­ni­fes­ta­cio­nes re­la­cio­na­das con el vehícu­lo his­tó­ri­co. Pa­ra ri­zar el ri­zo fal­tó una fe­ria-mercadillo, que ca­sual­men­te te­nía lu­gar esos mis­mos días en Opor­to. En es­te edén tu­rís­ti­co, sin em­bar­go, se jun­tó la flor y na­da del vehícu­lo de­por­ti­vo y de lu­jo, dos am­bien­tes tan dis­pa­res co­mo com­ple­men­ta­rios. En to­do ca­so, un aplau­so pa­ra la afición por­tu­gue­sa, que ha vuel­to a de­mos­trar su tra­di­cio­nal y enor­me cul­tu­ra au­to­mo­vi­lís­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.