NO TAN FA­MI­LIAR

Motor Clásico - - DESCUBRIMIENTOS - POR FRAN­CIS­CO CA­RRIÓN

En nues­tro tí­tu­lo ha­ce­mos re­fe­ren­cia a que es­te vehícu­lo, que a pri­me­ra vis­ta nos pa­re­ce­ría co­no­ci­do a to­dos los afi­cio­na­dos, en reali­dad es mu­cho más ra­ro de lo que pu­dié­ra­mos creer. No es­tá de más se­ña­lar que no se tra­ta de un Peu­geot 404¼ ni que tam­po­co es un muy co­mún Seat 1500. Sin em­bar­go, su ca­rro­ce­ría tam­bién es­tá di­se­ña­da por Pi­nin­fa­ri­na, de ahí el pa­re­ci­do. En reali­dad, se tra­ta de un MG Magnette, co­rres­pon­dien­te al mo­de­lo pre­sen­ta­do en 1959, que en sus ver­sio­nes Mk III y Mk IV com­par­tía ca­rro­ce­ría con los Aus­tin, Mo­rris, Wol­se­ley y Ri­ley de se­ries me­dias, to­dos ellos pro­duc­tos de BMC con mo­to­res de 1,5 Li­tros. El Magnette ape­nas se di­fe­ren­cia­ba de sus «fa­mi­lia­res» por su pa­rri­lla fron­tal, pre­si­di­da por el ca­rac­te­rís­ti­co es­cu­do he­xa­go­nal, aun­que ni si­quie­ra se fa­bri­ca­ba en Abing­don, co­mo el res­to de mo­de­los MG de la épo­ca.

El de las fo­tos, da­da su ma­trí­cu­la ma­dri­le­ña, se co­rres­pon­de con la se­rie Mk IV pre­sen­ta­da en 1961, ca­si in­dis­tin­gui­ble de los an­te­rio­res Mk III, y que se man­tu­vo en fa­bri­ca­ción has­ta 1968. Su es­ta­do de con­ser­va­ción es inusual­men­te bueno, da­do que ha lle­ga­do a nues­tros días tal y co­mo sa­lió de fá­bri­ca, in­clu­yen­do su so­bria pin­tu­ra de co­lor cla­ro, aun­que la ma­yo­ría lu­cían lla­ma­ti­vas com­bi­na­cio­nes bi­co­lo­res. To­do es ori­gi­nal y es­tá bien con­ser­va­do, in­clu­yen­do in­te­rio­res o cro­ma­dos, y tan sólo si abri­mos el ca­pó ve­re­mos que al mo­tor de 4 ci­lin­dros en lí­nea de 1.622 cc (76,2 x 88,9 mm) le fal­ta la ca­zo­le­ta del fil­tro, aun­que ahí si­guen sen­dos car­bu­ra­do­res SU que per­mi­tían lle­gar has­ta una mo­des­ta po­ten­cia de 69 CV (DIN) a 5.000 rpm.

Su his­to­ria, co­no­ci­da, es tan sim­ple que se po­dría re­su­mir en que nun­ca ha cam­bia­do de ho­gar des­de que fue­ra es­tre­na­do. La fa­mi­lia pro­pie­ta­ria, que dis­po­nía de otros va­rios vehícu­los en aque­lla épo­ca, le dio un uso li­mi­ta­do, siem­pre en ma­nos de un chó­fer. Aho­ra lo he­mos en­con­tra­do en la plan­ta me­nos cua­tro de un cén­tri­co par­king ma­dri­le­ño, en un apar­ta­do don­de tam­bién dor­mi­tan los otros vehícu­los ate­so­ra­dos a lo lar­go de los años por esta mis­ma fa­mi­lia. No pa­re­ce ha­ber una in­ten­ción in­me­dia­ta de re­su­ci­tar­lo, pe­ro mien­tras tan­to, el co­che se en­cuen­tra en un lu­gar se­gu­ro y ale­ja­do de las miradas aje­nas.

Fun­cio­na. Es­te MG Magnette es­tá tan bien con­ser­va­do que des­pués de po­ner­le una ba­te­ría no tar­dó mu­cho en arran­car. En ca­sos co­mo es­te hay que tra­tar de con­ser­var lo má­xi­mo po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.