Cua­derno de apun­tes

MA­SE­RA­TI TI­PO 151

Motor Clásico - - DESCUBRIMIENTOS - por Fernando Ho­yos

Los ú lt i mos a ños de los ci nc uen­ta f ue­ron t iem­pos t ur­bu len­tos pa­ra Ma­se­rat i en el plano co­mer­cia l, pe­ro en cam­bio es­ta­ba pro­du­cien­do en­ton­ces al­gu­nos de sus me­jo­res co­ches de com­pe­ti­ción. De aque­lla épo­ca es el inol­vi­da­ble Ti­po 60/61 «Bird­ca­ge», con su pe­cu­liar bas­ti­dor en for­ma de jau­la de múl­ti­ples tu­bos de pe­que­ño diá­me­tro. Des­pués, cuan­do a prin­ci­pios de los 60 era inevi­ta­ble la evo­lu­ción ha­cia co­ches con mo­tor tra­se­ro, el in­ge­nie­ro je­fe Giu­lio Al­fie­ri creó el Ti­po 63, con un cha­sis aún más com­ple­jo, que des­gra­cia­da­men­te re­sul­tó ser me­nos com­pe­ti­ti­vo que su pre­de­ce­sor.

Fue en­ton­ces, mien­tras en Ma­se­ra­ti es­ta­ban tra­tan­do de me­jo­rar el Ti­po 63, cuan­do dos im­por­tan­tes con­ce­sio­na­rios de la mar­ca pi­die­ron que se di­se­ña­ra un co­che pa­ra par­ti­ci­par en las 24 Ho­ras de Le Mans de 1962, pen­san­do en la pro­mo­ción que eso sig­ni­fi­ca­ría. Alf ie­ri con­si­de­ró que el cha­sis es­ti­lo «Bird­ca­ge» del Ti­po 63 no ha­bía de­mos­tra­do ser lo su­fi­cien­te­men­te rí­gi­do co­mo pa­ra una prue­ba tan du­ra y de­ci­dió vol­ver a una con­fi­gu­ra­ción más con­ser­va­do­ra, con cha­sis de es­truc­tu­ra tra­di­cio­nal de tu­bos de ma­yor diá­me­tro. El mo­tor, co­lo­ca­do de­lan­te, era un V8 de 3.944 cc y 360 CV de­ri­va­do del 450 S.

En aquel mo­men­to, el de­par­ta­men­to de com­pe­ti­ción de Ma­se­rat i (Re­par to Es­pe­rien­ze Avan­za­te) es­ta­ba tra­tan­do de desa­rro­llar sus au­to­móv iles de ma­ne­ra con­ti­nua, rea­li­zan­do cam­bios y me­jo­ras y di­se­ñan­do nue­vas ca­rro­ce­rías ca­da vez que los co­ches re­tor­na­ban a la fá­bri­ca tras las ca­rre­ras. Al­fie­ri, sa­tu­ra­do de tra­ba­jo y ha­bien­do com­ple­ta­do ya el di­se­ño del cha­sis y la me­cá­ni­ca del Ti­po 151, pi­dió a Ghe­rar­do Se­ve­ri, uno de sus jó­ve­nes in­ge­nie­ros, que es­bo­za­ra una ca­rro­ce­ría con una za­ga ti­po «co­da tron­ca». Se­ve­ri, des­con­cer­ta­do, con­fe­só que no sa­bía por dónde em­pe­zar. A lo que Al­fie­ri res­pon­dió: «¿Co­no­ces el Ja­guar E?» «Sí, un so­brino del Co­men­da­tor Or­si Ð el due­ño de Ma­se­ra­tiÐ tie­ne uno». «Ecco, eso es, en­ton­ces de­ber ser así».

Se­ve­ri cuen­ta que di­bu­jó un mo­rro ins­pi­ra­do en el E-Ty­pe y de­jó el res­to a un co­le­ga que «di­bu­ja­ba bien». De esa ma­ne­ra fun­cio­na­ban en­ton­ces las co­sas en Ma­se­ra­ti. Pe­ro el re­sul­ta­do fue un co­che muy com­pe­ti- ti­vo y rá­pi­do, de atrac­ti­vas lí­neas, pe­ro del que tan sólo se cons­tru­ye­ron tres uni­da­des; dos pa­ra el equi­po de Briggs Cunningham, por aque­llos años con­ce­sio­na­rio de Ma­se­ra­ti en Es­ta­dos Uni­dos (1); y el ter­ce­ro pa­ra el equi­po de John Si­mo­ne, re­pre­sen­tan­te en Fran­cia.

Los tres co­ches se pre­sen­ta­ron en Le Mans en 1962: los de Cunningham pin­ta­dos de blan­co con fran­jas azu­les y el de Si­mo­ne, en ro­jo. Se mos­tra­ron muy ve­lo­ces en los en­tre­na­mien­tos, pe­ro to­dos su­cum­bie­ron en ca­rre­ra por pro­ble­mas me­cá­ni­cos y por un ac­ci­den­te. Des­pués, los dos Ti­po 151 de Cunningham via­ja­ron a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra com­pe­tir allí, mien­tras que el de Si­mo­ne vol­vió a la fá­bri­ca, don­de le cam­bia­ron el mo­tor por uno de 4.941 cc. y 430 CV, me­jo­ra­ron la sus­pen­sión y re­du­je­ron pe­so.

Re­nom­bra­do Ti­po 151/2, es­te co­che acu­dió de nue­vo a Le Mans en 1963 (2) don­de, pi­lo­ta­do por An­dré Si­mon, se re­ve­ló co­mo el más rá­pi­do en la lar­ga rec­ta de Hu­nau­diè­res. Tras el ban­de­ra­zo de sa­li­da, pa­sa­ba se­gun­do en la pri­me­ra vuel­ta y en­se­gui­da se co­lo­ca­ba lí­der du­ran­te las si­guien­tes cua­tro ho­ras. Pro­ble­mas en la trans­mi­sión die­ron al tras­te con la es­pe­ran­zas de lo­grar una ha­za­ña. Des­pués de un par de ca­rre­ras más sin éxi­to, el Ma­se­ra­ti fue de­vuel­to a la fá­bri­ca don­de vol­vie­ron a sus­ti­tuir el mo­tor por un de 5.055 cc y 450 CV, una sus­pen­sión to­da­vía más ela­bo­ra­da, un cha­sis re­ba­ja­do, rue­das más an­chas y una ca­rro­ce­ría com­ple­ta­men­te nue­va.

De­no­mi­na­do aho­ra Ti­po 151/3, vol­vió a de­mos­trar ser el más rá­pi­do en Le Mans en 1964, al­can­zan­do los 315 km/h en la fa­mo­sa rec­ta del cir­cui­to de La Sart­he (3) y man­te­nién­do­se siem­pre en los pri­me­ros pues­tos has­ta que hu­bo de aban­do­nar en la no­ve­na ho­ra por ave­ría eléc­tri­ca. Una vez más, des­pués de pa­sar por los ta­lle­res de Ma­se­ra­ti, con nue­vos cam­bios y pin­ta­do de blan­co, re­apa­re­ció en las prue­bas pre­li­mi­na­res de las 24 Ho­ras de 1965, don­de Lloyd Cas­ner (4) su­frió con él un te­rri­ble ac­ci­den­te en el que fa­lle­ció.

De esa ma­ne­ra tan dra­má­ti­ca ter­mi­nó la sa­ga del Ti­po 151, un mo­de­lo que mu­chos con­si­de­ran que ha­bría si­do uno de los me­jo­res co­ches de com­pe­ti­ción de su épo­ca si Ma­se­ra­ti hu­bie­ra dis­pues­to de tiem­po y de fon­dos pa­ra desa­rro­llar­lo ade­cua­da­men­te. En pa­la­bras del in­ge­nie­ro Se­ve­ri: «po­chi sol­di e po­ca or­ga­niz­za­zio­ne». Po­co di­ne­ro y po­ca or­ga­ni­za­ción, sí, pe­ro¼ ¡qué má­qui­nas! mc (1) -Cunningham ya ha­bía aban­do­na­do la idea de com­pe­tir con co­ches de su pro­pia mar­ca. (2) -Los dos 151 de Cunningham no vol­vie­ron a Eu­ro­pa. (3) -Se di­ce que fue el pri­mer co­che que su­peró los 300 Km/h en la rec­ta de les Hu­nau­diè­res. (4) -Lloyd Cas­ner tu­vo una tem­pes­tuo­sa re­la­ción con Ma­se­ra­ti y al­gu­nos éxi­tos. En 1965 fue con­tra­ta­do por el equi­po de Si­mo­ne pa­ra Le Mans y acep­tó, a pe­sar de que dos años an­tes ha­bía va­ti­ci­na­do que el 151/3 se­ría le­tal.

A pe­sar de la fal­ta de di­ne­ro y or­ga­ni­za­ción, los Ti­po 151 eran co­ches po­ten­cial­men­te ga­na­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.