PORS­CHE, ES­TRE­LLA Y AROS

Motor Clásico - - DOSSIER PORSCHE 928 - MERCEDES-BENZ 500 E – AUDI R -

An­tes de que la em­pre­sa que crea­ra Ferry Pors­che co­la­bo­ra­se con Daim­ler-Benz y con Au­di, su pa­dre ya ha­bía tra­ba­ja­do pa­ra las mar­cas de la es­tre­lla y los aros. Fer­di­nand Pors­che fue el di­rec­tor téc­ni­co de Daim­ler-Mo­to­ren des­de 1923 (la fu­sión con Benz se­ría en 1926). Uno de sus pri­me­ros tra­ba­jos fue di­se­ñar el mo­tor de 2 li­tros con el que Ch­ris­tian Wer­ner ga­nó la Tar­ga Flo­rio de 1924 en un Mer­ce­des. Pors­che in­tro­du­jo va­rias in­no­va­cio­nes, co­mo vá­lvu­las de es­ca­pe re­lle­nas de mer­cu­rio pa­ra fa­ci­li­tar su re­fri­ge­ra­ción. Su pri­mer di­se­ño de un co­che com­ple­to fue el lla­ma­do «Mon­za», que de­bu­tó en ese cir­cui­to en 1924 y con el que Ru­dolf Ca­rac­cio­la ga­nó el Gran Pre­mio de Ale­ma­nia de 1926. Tu­vo el pri­mer ocho ci­lin­dros de la mar­ca, con 2 li­tros de ci­lin­dra­da. Los mo­de­los más exi­to­sos en los que es­tu­vo im­pli­ca­do Pors­che fue­ron el S (Sport), SS (Su­per Sport) y SSK (Su­per Sport Kom­pres­sor), co­no­ci­dos des­pués co­mo los «ele­fan­tes blan­cos». El S es­ta­ba basado en el mo­de­lo K, que te­nía un mo­tor de seis ci­lin­dros con do­ble en­cen­di­do, pe­ro con más po­ten­cia, un cha­sis más corto y me­nos pe­so. Se ven­día a clien­te pri­va­dos co­mo un co­che de ca­rre­te­ra, pe­ro muy pró­xi­mo a los de com­pe­ti­ción. Con es­te au­to­mó­vil, Ru­dolf Ca­rac­cio­la ga­nó la ca­rre­ra de Ei­fel de 1927, que fue la pri­me­ra que se dis­pu­tó en el cir­cui­to de Nür­bur­gring. El mo­de­lo S evo­lu­cio­nó en el SS y el SSK, aun­que to­dos ellos per­te­ne­cían a la se­rie W 06. La ver­sión de ca­lle del SSK te­nía un seis ci­lin­dros de 7,1 l, con 170 CV sin com­pre­sor y 225 con él.

Pors­che de­jó Daim­ler pa­ra fun­dar su es­tu­dio de in­ge­nie­ría en 1931: Pors­che Kons­truk­tio­nen (el nom­bre com­ple­to de la em­pre­sa te­nía 13 pa­la­bras). Al tiem­po que desa­rro­lla­ba el Volks­wa­gen, el es­tu­dio de Pors­che tra­ba­jó en su pro­yec­to Ti­po 22, el lla­ma­do Au­to Union Ti­po P. Dio lu­gar a tres au­to­mó­vi­les de ca­rre­ras; el ti­po A de 1934. el B de 1935 y el C de 1936 y 37. Lo más lla­ma­ti­vo de ellos es que te­nían el mo­tor en po­si­ción cen­tral tra­se­ra, en­tre los dos ejes y por de­trás del con­duc­tor. El mo­tor de 16 ci­lin­dros en V tu­vo una ci­lin­dra­da en­tre 4,3 l y 6,0 l. Llegó a una po­ten­cia má­xi­ma de 520 CV en la ver­sión de ca­rre­ras y 560 en el ca­za ré­cords. Au­to Union do­mi­nó con es­tos mo­de­los las ca­rre­ras de Gran Pre­mio y del Cam­peo­na­to Eu­ro­peo de Mon­ta­ña, con pi­lo­tos de pri­me­ra fi­la co­mo Achi­lle Var­zi, Hans Stuck, Bernd Ro­se­me­yer o Ta­zio Nu­vo­la­ri, que ge­ne­ral­men­te ba­tie­ron al Mer­ce­des-Benz W125 en ma­nos de Ru­dolf Ca­rac­cio­la o Her­mann Lang.

En ca­rre­te­ra y en pis­ta. Los Au­to Union de mo­tor cen­tral, di­se­ña­dos por Fer­di­nand Pors­che, fue­ron igual­men­te efec­ti­vos en el cam­peo­na­to de Eu­ro­pa de mon­ta­ña y en ca­rre­ras de Gran Pre­mio.

En­tre los me­jo­res. Pors­che to­mó par­te en el desa­rro­llo del S, el SS y el SSK. En la fo­to, tras el tri­ple­te del SS en Nür­bur­gring en 1928, se le ve aba­jo a la iz­quier­da y, co­sa ra­ra, son­rien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.