Bas­ti­dor y trans­mi­sión

Motor Clásico - - GUÍA DE COMPRA MASERATI GHIBLI II -

La trans­mi­sión era dis­tin­ta se­gún el mo­tor. El 2,0 l te­nía te­nía una ca­ja de cam­bios de seis ve­lo­ci­da­des Ge­trag y un di­fe­ren­cial tra­se­ro Ran­ger, que era una evo­lu­ción del Sen­si­tork del Bi­tur­bo y pos­te­rio­res. Era un di­fe­ren­cial cu­rio­so, de ti­po he­li­coi­dal y fun­cio­nal­men­te se­me­jan­te al Tor­sen. Su lu­bri­ca­ción es crí­ti­ca, ade­más de ase­gu­rar­se que no pier­de acei­te por su ra­dia­dor, re­quie­re uno de muy bue­na ca­li­dad. El 2,8 l te­nía una ca­ja ma­nual ca­ja de cin­co ve­lo­ci­da­des o una au­to­má­ti­ca de cua­tro, am­bas de ZF, y un di­fe­ren­cial au­to­blo­can­te con­ven­cio­nal.

La sus­pen­sión era muy se­me­jan­te a la que es­tre­nó el Bi­tur­bo. La de­lan­te­ra es Ma­cPher­son con dos bra­zos in­fe­rio­res y la tra­se­ra, aun­que

se tra­ta bá­si­ca­men­te de rue­das ti­ra­das por trián­gu­los de eje obli­cuo, en el Ghi­bli II se re­em­pla­za­ron los ori­gi­na­les por unos tu­bu­la­res, to­ma­dos del Quat­tro­por­te y con mu­cho me­jor as­pec­to. El prin­ci­pal pro­ble­ma de la sus­pen­sión, al mar­gen del des­gas­te nor­mal de los ele­men­tos elás­ti­cos, es la amor­ti­gua­ción con­tro­la­da elec­tró­ni­ca­men­te, un desa­rro­llo de Ko­ni pa­ra Ma­se­ra­ti. El con­duc­tor po­día ele­gir en­tre cua­tro gra­dos de amor­ti­gua­ción me­dian­te unos bo­to­nes, el amor­ti­gua­dor po­día cam­biar la du­re­za ca­da tres dé­ci­mas de se­gun­do. Pa­ra ha­cer­lo, te­nía in­ter­na­men­te un mo­tor eléc­tri­co que aca­ba dan­do fa­llos. Ade­más, el ca­blea­do era de una ca­li­dad de­fi­cien­te y tam­bién pue­de pro­vo­car erro­res. Es im­por­tan­te com­pro­bar que el LED ro­jo no per­ma­ne­ce en­cen­di­do des­pués de arran­car, de for­ma con­ti­nua o in­ter­mi­ten­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.