Fir­ma in­vi­ta­da: Mi­guel Gª Puen­te

VW Y SU E-FÁ­BRI­CA DE CRIS­TAL

Motor Clásico - - SUMARIO - por Mi­guel Gar­cía Puen­te

Pa­re­ce men­ti­ra que nun­ca hu­bie­ra ido a vi­si­tar la así de­no­mi­na­da «Fá­bri­ca de cris­tal», en Dres­de. Me per­dí sus mo­men­tos de glo­ria, pri­me­ro cuan­do f abr ic aba n el que nac ió pa r a er igir­se en el me­jor co­che del mun­do, el Volks­wa­gen Phae­ton, el sueño me­ga­ló­mano de Fer­di­nand Piëch. Apar­te de su enor­me pe­so y de pa­re­cer­se ex­tre­ma­da­men­te a un Pas­sat, era un se­ñor co­che. Que no se te ave­ria­se, eso sí. Su pre­cio es­ta­ba a la al­tu­ra de la ca­li­dad bus­ca­da, y de las 84.000 uni­da­des pro­du­ci­das, el 80 por cien­to des­ti­na­das a Chi­na. Es un co­che his­tó­ri­co, por­que de su desa­rro­llo, de sus ideas, na­cie­ron pa­ra to­das las mar­cas del gru­po mo­de­los mu­cho me­jor acep­ta­dos y mu­cho más ju­go­sos pa­ra sus ar­cas. Por ejem­plo, el Bentley Fly ing Spur, que tam­bién lle­ga­ron a fa­bri­car aquí pa­ra aque­llos mer­ca­dos a los que no les im­por­ta­ba que un Bentley no sa­lie­ra de Gran Bre­ta­ña (v uel­ve a mi­rar a Chi­na, si quie­res).

Dres­de fue la úl­ti­ma ciu­dad arra­sa­da con bom­bar­deos du­ran­te la se­gun­da mu­ndial por la RAF y re­sul­ta iró­ni­co que allí se lle­va­ra a pro­du­cir un Bentley. Hay aún in­ter­pre­ta­cio­nes di­ver­sas que cues­tio­nan por qué no se ata­có la in­dus­tria de la pe­ri­fe­ria, sino el cen­tro his­tó­ri­co. Es ahí don­de se eri­ge aho­ra esta «Fá­bri­ca de cris­tal», un ejem­plo de sos­te­ni­bi­li­dad, abas­te­ci­da de pie­zas por la mis­ma red de tran­vías de la ciu­dad. To­do un sím­bo­lo, por­que ese si­len­cio y sen­sa­ción de tran­qui­li­dad con­ti­núa al en­trar en la fá­bri­ca. Pa­ra cu­brir los dos tur­nos de tra­ba­jo hay 120 em­plea­dos, que se mue­ven a un rit­mo que so­lo has v is­to en las cons­truc­cio­nes ar­te­sa­na­les. Han que­da­do pa­ra fa­bri­car el V W e-Golf, un eléc­tri­co cu­ya de­man­da de­mo­ra la en­tre­ga sie­te me­ses. La suer­te pa­ra es­tos ar­te­sa­nos es que aquí se par­te de un co­che de com­bust ión di­se­ña­do pa ra la au­to­mat iza­ción máx ima: tiem­pos de ci­clo de 60 seg un­dos, lí­neas de pro­duc­ción ca­pa­ces de vo­mi­tar 100.000 co­ches al año y, si ha­ce fal­ta más ca­pa­ci­dad, se ins­ta­la otra lí­nea cló­ni­ca al la­do.

Gra­cias a ello, to­do en­ca­ja a la per­fec­ción. Hay un útil pa­ra ca­da ope­ra­ción y ex is­te ser voa­sis­ten­cia pa­ra cual­quier ta­rea pe­sa­da. Di­rías que tra­ba­jan a cá­ma­ra len­ta, in­clu­so si nun­ca has vis­to una fá­bri­ca, re­co­gien­do con mi­mo las pie­zas que lle­gan en ca­rros au­to­ma­ti­za­dos que se des­pla­zan por la plan­ta. To­do pa­re­ce ex­qui­si­to, los ma­zos de ca­bles vie­nen en­vuel­tos en una lo­na que de­vuel­ven a la ban­de­ja de esa es­tan­te­ría que lue­go se lle­va­rá de nue­vo el ser v il ca­rri­to. So­lo hay tres es­ta­cio­nes au­to­má­ti­cas con un ro­bot, por ejem­plo pa­ra en­co­lar y co­lo­car la lu­ne­ta con pre­ci­sión. El res­to de las ope­ra­cio­nes tam­bién se su­ce­den en un si­len­cio ca­si se­pul­cral, al «fre­né­ti­co» rit­mo que un día llegó a al­can­zar los 72 co­ches por día. No me ima­gino otro eléc­tri­co pen­sa­do con tan­to es­me­ro: su res­pon­sa­ble Ru­dolf K rebs f ue eleg ido por­que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, «des­ti­la­ba olor a ga­so­li­na» y co­no­cía bien el re­fe­ren­te a ba­tir. De­cía que se ga­nó ene­migos en to­do el Gru­po V W por de­traer las me­jo­res tec­no­lo­gías de la ca­sa pa­ra su pro­yec­to, que te­nía que ser el más re­fi­na­do y si­len­cio­so. Ideal pa­ra ha­cer­se en una fá­bri­ca trans­pa­ren­te, que tam­bién po­drías lla­mar­la museo de la fa­bri­ca­ción. Es lo que pa­re­ce, ha­cien­do ho­nor a su de­no­mi­na­ción ale­mán: «Glä­ser­ne Ma­nu­fak­tur».

Pron­to V W lan­za­rá un mo­de­lo eléc­tri­co de es­te t a ma ño, pe­ro con­ce­bi­do pa ra ser fabr ic ado por ro­bots por mi­llo­nes ca­da año, co­mo se ha­ce aho­ra con los de com­bus­tión. Por eso creo que es­te e-Golf, en su me­jo­ra­da se­gun­da ge­ne­ra­ción, se­ría un co­che digno de co­lec­ción. El úl­ti­mo de los co­ches de gran se­rie he­cho a mano. O el pri­me­ro de los eléc­tri­cos ro­tun­dos. No, no es Tes­la, es un co­che re­don­do. Va­le, sin ca­rác­ter, pe­ro tam­po­co el Ford T po­día pre­su­mir de ello. Con es­te fru­to de la fá­bri­ca-museo tam­bién lle­ga­rá el fi­nal de una era, cuan­do el co­che era tu­yo y ha­cías con él lo que que­rías. Los pró­xi­mos eléc­tri­cos es­ta­rán per­ma­nen­te­men­te co­nec­ta­dos a in­ter­net, te cam­bia­rán sus ca­rac­te­rís­ti­cas des­de un or­de­na­dor re­mo­to ba­jo el pre­tex­to de ac­tua­li­za­cio­nes. Sa­brán qué ha­ces, cuán­do, y si mar­ti­ri­zas esa elec­tro­me­cá­ni­ca que ellos crea­ron. Tu co­che del fu­tu­ro de­ja­rá de ser tu co­che, por­que nun­ca de­ja­rá de res­pon­der a la voz de quien lo fa­bri­có. mc

«Nun­ca ha­brás vis­to una fá­bri­ca tan si­len­cio­sa, tan apro­pia­da pa­ra esos si­gi­lo­sos eléc­tri­cos que fa­bri­ca con mi­mo y par­si­mo­nia...»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.